La administración local ha instalado trampas mortales en los barrios de medianías que se ven más afectados por la presencia de la serpiente invasora. Además desde el área de Medioambiente se ha formado a una docena de trabajadores para identificar y capturar a estos ejemplares cuando se presente la ocasión.