Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde

El Ayuntamiento recupera el acceso a una de las cuevas de ‘El Corredera’

Despejan el sendero que lleva a esta caverna para conectar el Barranco Real con Punto Fielato | Rehabilitan el empedrado antiguo y construyen una escalera

El Ayuntamiento recupera el acceso a una de las cuevas de ‘El Corredera’

Las tareas de limpieza y adaptación que están ejecutándose en el barranco real con el objetivo de convertir este recurso en uno de los corredores paisajísticos más extensos y con mayores recursos de la Isla ha supuesto para el municipio la recuperación de numerosos senderos y caminos rurales que muchos vecinos ya daban por perdidos. Uno de los más llamativos es el acceso hacia la calle Faraday, ubicada en el área de Punto Fielato (a las afueras del casco de San Gregorio), conocido por ser uno de los lugares donde se escondió Juan García Suárez, conocido popularmente como El Corredera, en una de sus múltiples huidas perseguido por la policía del régimen franquista.

Según explican los vecinos de la zona, que conocen bien la historia de este famoso opositor -último ejecutado a garrote vil en Canarias-, García escapó de las fuerzas del orden público por una zona escarpada del barranco hasta alcanzar una pequeña cueva, en donde se refugiaría durante varios días. El departamento de Medioambiente del Ayuntamiento de Telde, que elabora acciones para adecentar el barranco, ha dado visibilidad a este acceso que conecta directamente la gran vía pedestre con la ciudad.

El concejal del área, Álvaro Monzón, explica que el sendero contaba con un empedrado parcial que se conservaba en buen estado sólo en algunos tramos, mientras que en otros la erosión impedía su uso. En las últimas semanas se ha procedido a adecentar la zona, conservando parte del empedrado antiguo y, en otras zonas, instalando escaleras para un tránsito más cómodo. La rehabilitación además de dar visibilidad y utilidad a un camino histórico, abriendo una nueva entrada al casco teldense, también permite que se diseñen nuevas rutas rurales y circulares.

Algunos vecinos señalan también La Barranquera como zona de refugio para el opositor

decoration

El Corredera estuvo prófugo de la justicia durante más de 20 años. Durante este tiempo se vio involucrado en varios altercados, empezando por la muerte de un anciano durante una manifestación celebrada en la plaza de San Gregorio en contra de los militares tras estallar el golpe de estado el 18 de junio de 1936. Para evitar ser detenido huyó por primera vez, pero ese solo fue el comienzo de su larga historia. Juan García fue llamado a filas al iniciarse la guerra civil, pero por miedo a que lo encarcelaran debido al crimen por el que se le acusaba no se presentó y fue declarado prófugo e intesamente perseguido durante los años siguientes.

En este sentido, uno de los sucesos por lo que más se le recuerda es por su confrontación con Vicente Trujillo, conocido como El Carnicero, un vecino teldense que formaba parte de una cuadrilla de falangistas en la localidad. Su empeño durante muchos años fue capturar a Juan García, pero al desconocer su paradero -estaba refugiado en la capital de la Isla trabajando bajo otra identidad- se acercaba todas las noches a la casa familiar a molestar y humillar a la madre y a la hermana, que murió antes de poder volver a ver a El Corredera. Cuando García vuelve, en el año 47, se entera de todo lo ocurrido en su ausencia y jura vengarse, asestándole una noche seis tiros a Trujillo. De esta manera vuelve a huir a la capital, donde tiempo después un concejal de Telde que le reconoce lo denuncia y García acaba matando a un guardia que iba a detenerlo. Así volvió a refugiarse en el interior de la Isla, hasta que finalmente en 1958 le encuentran, lo juzgan, lo condenan y lo ejecutan mediante el método de garrote vil, convirtiéndose en el último hombre en Canarias en sufrir esta pena.

El Ayuntamiento recupera el acceso a una de las cuevas de ‘El Corredera’

Su historia ha quedado marcada en la memoria de los canarios, por lo que es posible que el Consistorio señalice la entrada a la cueva de Punto Fielato como uno de los lugares claves de su trayectoria de huida. No es una certeza, pues otros residentes de la zona señalan el área de La Barranquera -a apenas 800 metros de distancia- como el verdadero lugar donde acabó escondido el fugitivo de leyenda, como se le ha apodado en otras ocasiones.

Asimismo, Monzón avanza que además de este acceso, la institución local ha efectuado otros trabajos de rehabilitación en otros senderos del municipio anexos al barranco. Uno de los que más destaca se sitúa entre el barrio de La Herradura y el Valle de los Nueve. Según explica el concejal, «el camino que bajaba al Barranco Real era muy transitado tanto para ir a trabajar como en las devociones religiosas». Sin embargo, la aparición de los vehículos de motor produjo que cada vez menos la ciudadanía precisase de usarlo y la vegetación lo acabó por taponas.

«Las obras del corredor paisajístico han permitido que paralelamente se efectuasen trabajos para recuperar este sendero, en el que se ha construido una escalera con cuerdas quitamiedos», añade Monzón, que además añade que este acceso también da conexión a dos pequeñas ermitas, entre ellas la de San José de las Longueras. Por último, también señala como otro de los éxitos de la institución la recuperación de la escalera de acceso a la zona de Hoya Manrique, que se encontraba en unas condiciones muy precarias y constituía un peligro para quienes la utilizaban.

En las próximas semanas instalarán 56 señales informativas en 38 puntos del corredor

decoration

Finalmente, el responsable político recuerda que en los próximos días iniciarán la instalación de un total de 66 señales direccionales en un total de 38 puntos del corredor paisajístico, entre los que se encontrarán el de la cueva de El Corredera.

En la imagen principal, la cueva en donde Juan García Suárez, ‘El corredera’, pudo refugiarse durante días tras una de sus múltiples huidas al ser juzgado por el régimen franquista. El sendero que lleva hasta esta caverna conecta también el Barranco Real con la zona de Punto Fielato y ha sido rehabilitado recientemente por el Ayuntamiento. Abajo, una fotografía del prófugo. |

Compartir el artículo

stats