Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro para personas sin hogar de Jinámar atiende a diez personas desde su apertura

Los usuarios asistirán a talleres de crecimiento personal y recibirán orientación laboral | El centro cuenta con 18 plazas para hombres y seis para mujeres

4

El albergue de Jinámar acoge a unas 20 personas sin hogar

Hace apenas un mes que el nuevo albergue para personas sin hogar de Jinámar, gestionado por la organización Cáritas Diocesana, abrió definitivamente sus puertas. Desde entonces ya han atendido a una decena de usuarios, la mayoría del municipio de Telde y algunos derivados de la Mancomunidad del Sureste, con la cobertura de necesidades básicas como comida, vestimenta y medicación en los casos necesarios, además de duchas y habitaciones. 

El centro, de titularidad municipal, está ubicado en las antiguas instalaciones del RAM Pedro Lezcano, que fue adaptado para albergar tres amplias habitaciones con camas (separadas cada una por mamparas de madera y cortinas para preservar la intimidad del usuario y complementadas con mesillas de noche y lámparas) y taquillas para guardar la ropa. En total este recurso tiene una capacidad máxima de 24 plazas, de las cuales 18 están reservadas a hombres (en el piso de arriba) y el resto a mujeres, que están situadas en el piso inferior. Cada planta tiene sus propios aseos y baños; por otro lado, también cuenta con dos despachos para el equipo técnico, un comedor que puede usarse como sala polivalente en el caso de que sea necesario realizar una actividad o taller y un extenso patio dedicado al ocio. 

Los usuarios tienen total libertad para entrar y salir durante el día si necesitan efectuar alguna gestión, ya que está operativo las 24 horas del día. Raquel Quintero, coordinadora del centro, adelanta que a partir de diciembre comenzarán a organizar actividades y talleres relacionados con los hábitos saludables, la inserción laboral o el deporte, entre otros. El objetivo es que los usuarios cuenten con un recurso para mejorar su vida, tanto a un nivel social, como física y psíquica, y no únicamente con un espacio donde dormir. En este sentido, desde la organización explican que aunque lo ideal es que la administración pública o los recursos sociales del municipio deriven a las personas vulnerables al centro, también los vecinos que se vean en la necesidad de pedir una plaza pueden acercarse sin problema. Una vez allí se les realizará una evaluación para comprobar si cuentan con los requisitos necesarios para entrar. Además también está prevista la derivación de los usuarios a otros centros en el caso de que lo necesiten, ya sea por contar con adicciones que necesitan un tratamiento específico o sufrir alguna enfermedad, entre otras razones.

Por otro lado, para llevar a cabo el trabajo de formación, cuidado y acompañamiento el centro existe un equipo multidisciplinar compuesto por un trabajador social, una educadora social, una psicóloga y seis monitoras educativas. «Abrir un centro para las personas sin techo nos dice que seguimos teniendo sensibilidad, que no estamos de acuerdo con el darwinismo social que nos quieren imponer, sino que seguimos apostando por los débiles y los pobres», expresó esta mañana el obispo, José Mazuelos, durante una visita a las instalaciones, en la que también estuvieron presentes el director de Cáritas, Gonzalo Marrero; el presidente del Cabildo, Antonio Morales; la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández y la consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias, Noemí Santana. 

"Es importante tener un recurso especializado como este, que atiende a las personas más vulnerables e invisibles como son las que no tienen un hogar; desde el primer momento nos pusimos manos a la obra para garantizar la financiación y la viabilidad futura de este recurso", expresó Santana. En concreto el Ejecutivo canario ha destinado un total de 928.872 euros para realizar este y otros proyectos relacionados con los sin techo, mientras que la institución insular financió la adaptación de las instalaciones con una partida de 50.000 euros.

Compartir el artículo

stats