Cuatro pasarelas peatonales de Telde frenarán su deterioro con nuevos materiales

El Cabildo de Gran Canaria invierte 1,9 millones en reparar los pasos elevados de la autopista a la altura de La Estrella, Las Remudas, Casas Nuevas y Las Huesas

Benyara Machinea

Benyara Machinea

Las cuatro pasarelas peatonales que cruzan la autopista GC-1 en el municipio de Telde contarán con nuevas barandillas y con anclajes reforzados para frenar la oxidación provocada por el efecto de las marismas. El Cabildo de Gran Canaria ha aprobado una partida de 1.910.966 euros para comenzar con estas actuaciones de reparación a principios de 2024, una vez culminen los trámites de licitación, con un plazo estimado de cinco meses de ejecución. El proyecto incluye el cambio de materiales por otros más resistentes, como el acero inoxidable, y contará con una capa impermeable que frene su deterioro. "Será dejarlas como nuevas", aseguró Augusto Hidalgo, consejero de Obras Públicas e Infraestructuras de la institución insular.

Cabe destacar que los cuatro puentes que conectan ambos lados de la vía cuentan con un elevado tránsito de personas. Entre ellos se encuentra la pasarela peatonal de La Estrella, que une espacios comerciales como el Decathlon y el centro comercial Alcampo y que deben cruzar gran parte de los viandantes que hacen uso del transporte público para acceder a estos recintos. A poca distancia de allí aparece la pasarela de Las Remudas, que conecta con otra parada de guaguas muy concurrida por los estudiantes del IES Profesor Antonio Cabrera Pérez y por los usuarios del campo de fútbol Las Remudas y del parque de skate.

Otro de los pasos es el que une para los peatones los barrios de El Calero y Casas Nuevas, que tiene especial uso entre los residentes de ambas localidades durante las horas de salida escolar debido a las retenciones que se forman en la carretera. También contará con actuaciones de reparación el puente que permite a los vecinos de Las Huesas acceder a la parada de guaguas en dirección a Las Palmas de Gran Canaria.

Los anclajes de algunas pasarelas, como la de La Estrella, en la foto, están a la vista.

Los anclajes de algunas pasarelas, como la de La Estrella, en la foto, están a la vista. / Juan Castro

La intención de la institución insular es que esta renovación no repercuta en el tráfico de la carretera durante los meses en los que se ejecute, pues las pasarelas se encuentran a pocos metros de algunas de las salidas más concurridas por los conductores, como la del centro comercial Alcampo o la del cruce de Melenara. "Espero que no haya que cortar el tráfico, pero si hay que cortar algún carril será por la noche", afirmó Hidalgo.  

El otro objetivo que se marca el Cabildo es realizar las obras mientras se siguen utilizando los pasos elevados por parte de los peatones. "Esa es quizás la única dificultad que puede haber en la reforma", incidió el consejero. 

El impacto de las marismas

La dificultad que comparten estas pasarelas es su cercanía a la costa, con unas marismas que atacan con fuerza a los materiales de construcción y que provocan que sea necesario un mantenimiento constante. Es por ello que el aspecto que presentan es de deterioro, con pintura desconchada y anclajes que quedan a la vista de los usuarios. 

El paso elevado de Las Remudas es el que cuenta con una reparación más reciente, llevada a cabo a finales de 2017 por un importe de 154.000 euros. La actuación supuso una mejora del hormigón degradado, sobre el que se instaló una losa transitable, y una mayor altura de las vallas. Hidalgo incidió en que "en todas las pasarelas peatonales hay que hacer un mantenimiento cada cierto tiempo porque son materiales que se estropean". Es por ello que en estos cuatro puntos comenzarán por retirar los elementos en mal estado, como las barandillas o las placas de anclaje, para alargar su vida unos años más.