Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casillas 2.0

Keylor Navas está al mismo nivel que la mejor versión de Íker en la portería del Real Madrid - La confianza que le ha dado Rafa Benítez, clave en el estado de forma del portero costarricense - Su frustrada marcha al United, una motivación

Guayre chuta para batir a Keylor Navas GUERRA

Keylor Navas ha alcanzado un nivel superior: está a la altura de la mejor versión de Iker Casillas en el Real Madrid. Y eso, cuando se habla de uno de los mejores porteros de la historia del fútbol, es mucho. En lo que va de curso, en las primeras nueve jornadas de la Liga BBVA, ha sido un elemento diferenciador para el equipo de Rafa Benítez. Felino en el uno contra uno, eficaz bajo palos, certero a la hora de cerrar los espacios, el guardameta costarricense es uno de los puntos fuertes del líder de Primera División y centra los focos de un club que, durante las últimas temporadas, ha vivido agitado por el debate alrededor de sus guardametas. Ahora ya no hay discusión.

Las similitudes entre Navas y Casillas abarcan, incluso, los puntos menos fuertes del portero de la selección española: en el juego con el balón en los pies va justitito y le cuesta salir del arco. Pero ni siquiera esos detalles restan méritos a un guardameta que, desde hace varias campañas, ha trazado una trayectoria muy sólida. Ha pasada por Albacete y Levante, ha destacado en un Mundial y ha llegado a un club como el Real Madrid. Y, para lograr tanto, no hay otro camino que trabajar duro y esforzarse al máximo, valores que hay que tener muy en cuenta.

El pulso directo con Casillas durante el ejercicio anterior no ha sido el único obstáculo que ha tenido que superar Navas en el Real Madrid. Este mismo verano, durante el último día del mercado de fichajes, llegó a ser jugador del Manchester United en una operación que incluía el traspaso de David de Gea al equipo blanco. Que todo eso se hiciera público y, por un asunto tan rocambolesco como un problema con el fax, ha servido de motivación para el guardameta centroamericano.

De entrada, porque te quiere otro grande de Europa como el Manchester United -algo que por sí solo ya es causa de orgullo-. Eso no se tiene por qué ver como un problema; genera una motivación superior. Además, al final, a nivel económico la operación fue buena para sus intereses -obtuvo una mejora de contrato- y en el plano deportivo se quedó como primer espada -Kiko Casilla asume el rol de suplente y no hay alternancia en las alineaciones entre la Liga BBVA y la Liga de Campeones-.

Pero sobre todo, para entender el buen momento de Keylor Navas, hay que reparar en Rafa Benítez. El entrenador ha depositado en él toda su confianza. Eso es clave en el estado de forma del arquero costarricense. Que alguien apueste por ti, que te reconozca el trabajo después de tantos años, permite crecer a cualquier guardameta. Y todo eso es fundamental en un portero, probablemente más que en cualquier otro puesto de un equipo de fútbol.

Me explico. Un jugador de campo, sin confianza, puede cumplir si mantiene la disciplina táctica y se esfuerza al máximo a nivel físico. Pero eso, a un portero, no le vale. El guardameta mantiene siempre su posición y entra en acción cuando el juego pasa por su zona. Por todo eso, la confianza es un factor determinante bajo palos. Y un portero arropado por su entrenador, seguro, puede alcanzar un nivel superior.

La confianza, en un puesto tan determinante del juego como el de portero, te da esas décimas de segundo de más para adelantarte a la acción y tomar buenas decisiones. Todo eso, en Keylor Navas, se nota ahora. Y un guardameta, sin confianza, no es nada.

Compartir el artículo

stats