Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reportaje

La UD, a la caza de la barrera mágica de las quince victorias de 1977

Los de Setién, 11 triunfos, aspiran a igualar el histórico dato de Olsen y el del subcampeonato de 1969 con Molowny -La misión pasa por batir mañana al Espanyol, así como a Granada, Athletic en esta recta final de Liga

David García y Roque Mesa felicitan a Viera, por su tanto de penalti ante el Valencia.

David García y Roque Mesa felicitan a Viera, por su tanto de penalti ante el Valencia. Quique Curbelo

El último desafío de la galaxia. Un pulso contra la historia. Con 11 victorias, la UD afronta las últimas cuatro jornadas -ante RCD Espanyol, Granada, Athletic de Bilbao y Málaga- con el desafío de abrazar la leyenda. Firmada la salvación, aparece un consuelo de mérito en el horizonte. Igualar las 15 victorias en la máxima categoría de la UD de Roque Olsen (1976-77), con Carlos 'Puma' Morete como máximo artillero (22 goles). Era un bloque amarillo que disfrutaba de la magia de los argentinos Carnevali, Brindisi y Wolff, así como con un exponente e prestigio como Germán Dévora.

El cuadro de Setién puede clonar la cifra mágica de 15 triunfos, si encadena cuatro consecutivos en este punto y final. Mientras arden Sporting o Levante, la UD empieza su cacería por un gramo de gloria ante su versión más demoledora.

La derrota ante el Betis en el Villamarín (1-0), la segunda en las últimas 9 jornadas [con un bagaje de oro de 6 triunfos y un empate], no afecta el ánimo de un vestuario repleto de héroes. "Queremos más; seguiremos escalando y vamos a luchar por la octava plaza", dice Tana.

Aquí está el mayor motivo de orgullo para la sensación del campeonato. La salvación ya está asegurada, el Everest de la permanencia es tierra conquistada, y toca mirar a los grandes registros del pasado.

Paso por Europa

En esa lucha contra la historia más perfecta, se puede igualar la cifra mágica de 15 victorias, que se lograron en la máxima categoría en la 1968-69 (acabaron subcampeones de Liga, con el mejor puesto en sus 32 participaciones), 1971-72 (terminaron quintos y se ganaron la condición de disputar la Copa de Ferias) y 1976-77 (fueron cuartos y jugaron la UEFA). 39 años después, se trata de copiar la cifra de 15.

Si el plantel de Setién consigue dos conquistas, en este tramo final, igualaría la cifra de 13 completada por Kresic en la 2000-01. El equipo del preparador croata finalizó en una decorosa undécima posición, 46 puntos y 42 goles a favor.

Como recién ascendido, y en un marco económico dramático, la UD se aferró a la pegada de un debutante como Guayre -que logró 8 dianas y fue traspasado en junio del 2001 por 6 millones de euros al Villarreal-. En la siguiente campaña, llegó el último descenso a Segunda. Con Fernando Vázquez, los isleños solo computaron 9 victorias y entregaron su plazo en el paraíso tras empatar en Anoeta. Un funeral, que supuso el inicio del calvario eterno.

Esta 2015-16 es la presencia número 32 de la UD en la liga de las estrellas. La entidad grancanaria ocupa la posición 18ª en el ranking histórico. El bagaje logrado por Setién [11 victorias, 7 empates, 16 derrotas, 40 puntos, 38 goles a favor y la posición undécima] es un tesoro. Ya ha superado 14 registros de la UD a final de curso en su paso por la máxima categoría, desde su debut en 1951. En las 1951-52 (9 victorias), 1954-55, (10), 1956-57 (9), 1957-58 (9), 1958-59 (10), 1959-60 (5), 1965-66 (9), 1966-67 (8), 1969-70 (10), 1970-71 (5), 1982-83 (7), 1985-86 (9) y 2001-02 (9) no se superó la barrera de Setién. Escenario que refuerza el mérito del estratega.

En tres casos (1951-52, 1959-60 y 2001-02) se terminó perdiendo la categoría. Faltaría el descenso de la 1987-88, para completar el capítulo de pesadillas, pero es que en este caso se bajó al infierno con 12 victorias y colista. Un disparate. Máxima crueldad.

Tonono y Guedes, en la retina

Setién, en la previa del duelo con el Sporting, en la fábrica Ahemon Pepsi, puso el anzuelo bendito para animar a sus pupilos. "Si lo ganamos todo -restaban seis jornadas-, nos recordarán más que a Tonono y Guedes". La arenga pu-so en valor la ambición del ves-tuario, que sin embargo empató con los asturianos (1-1) y cayó frente al Betis (1-0).

El hecho de evocar a dos históricos como Tonono y Guedes, recupera las miles de hazañas de una generación de caviar. En la 1967-68, acabaron terceros con 17 victorias. Y un curso más tarde, con 15 éxitos, besaron el subcampeonato. León, José Juan, Germán, Castellano o Justo Gilberto, con los nombrados Tonono y Guedes, dirigidos por Molowny, tienen el privilegio de presumir del mejor puesto.

Con 11 victorias, igual que en este curso de magia, abandera- do por Viera y Roque, aparecen las campañas 1955-56 (acabaron undécimos), 1964-65 (novenos), 1972-73 (11º) y1981-82 (15º).

Y en once temporadas, la UD ha logrado superar la cifra actual de once victorias. Siete de ellas se logra- ron en los setenta -con 15 en la 1976-77 como techo de la época-. A dos del récord (17) en la 1967-68.

Objetivo, domar al Espanyol por la victoria doce. Las cuentas de la gloria. Es la libreta contable del ejército de caviar. Máxima ambición. Con Willian como pichichi y embajador de pólvora (8 tantos), la UD tiene al conjunto periquito en su punto de mira. Pendientes del Granada-Levante, para sellar de forma matemática la salvación, los de Setién se obsesionan con las victorias.

Tras 241 días de competición -el campeonato arrancó el 22 de agosto en el Calderón ante el Atlético de Madrid con derrota-, la UD de Setién navega bajo el equilibrio. Todo encaja. Con 11 de victorias, ocupa la posición undécima en el ranking de triunfos. En la clasificación virtual de goles a favor, los amarillos (38) marcharían 12º. En lo referente a las victorias visitantes (4), la UD es undécima en la tabla. Con 46 goles recibidos, marcha 11º en la clasificación de las dianas encajadas.

Un escudo humilde en la zona intermedia, que lucha por el triunfo 15 en el Olimpo de Messi y Cristiano Ronaldo. Faltan cuatro zancadas para igualar a los Wolff, Morete y Germán Dévora en esa constelación de magia de 1977. De Roque Olsen a Setién. Bendita cruzada.

Compartir el artículo

stats