Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Choque de trenes

Jémez y Rémy en la UD: uno o ninguno, pero nunca los dos

Pese a que Paco expulsó al futbolista en invierno, Ramírez no descarta la continuidad del entrenador ni del delantero

Jémez y Rémy en la UD: uno  o ninguno, pero nunca los dos

Jémez y Rémy en la UD: uno o ninguno, pero nunca los dos

Paco Jémez y Loïc Rémy, a día de hoy, pertenecen a la UD Las Palmas, pero lo que está claro es que sus caminos, salvo una reconciliación altamente improbable, por no decir imposible, jamás volverán a cruzarse y menos en la entidad amarilla. Pese a que el presidente Miguel Ángel Ramírez no descarta la continuidad del técnico y, por otro lado, recuerda que el delantero debe volver cuando finalice su cesión en el Getafe a la conclusión del campeonato, la realidad es que el curso que viene sólo seguirá uno o ninguno, nunca los dos.

La relación entre el cordobés y el francés está completamente rota desde que el pasado 27 de diciembre, el primer día del técnico en su segunda etapa al frente de la UD, expulsó al jugador -y a Oussama Tannane- por llegar tarde en dos ocasiones, la primera a coger la guagua para trasladarse al entrenamiento en El Hornillo y la segunda a la cena de esa misma noche en el hotel de concentración.

Rémy, en una entrevista concedida a este medio, aseguró haberse sentido como "un pedazo de mierda" por la actitud de su entrenador, al que también acusó de no tener "las suficientes pelotas" para comunicarle su decisión "a la cara". Además, opinó que no se puede "apartar a dos jugadores en tu primer día en un equipo por llegar un minuto tarde".

La reacción de Jémez no se hizo esperar y al día siguiente explicó que Rémy "es un mentiroso" porque "no llegó tarde una vez, sino dos", y que había "30 testigos" que pudieron comprobar cómo le dijo tras su segundo retraso en el día "que cogiera sus cosas y se fuera para casa", al tiempo que aclaró que no era "una cuestión de pelotas".

En esa misma comparecencia el cordobés desveló que los motivos deportivos que había expuesto anteriormente para la marcha del delantero fueron simplemente una excusa "para ayudarle", cuando la realidad era bien distinta y su descarte, según la versión del propio entrenador, había sido por una cuestión disciplinaria.

Una vuelta desde Getafe

Una vuelta desde Getafe

El próximo domingo (17.30 beIN LaLiga) Las Palmas se enfrenta al equipo al que cedió al francés hasta final de temporada, aunque el futbolista no jugará en virtud de la llamada cláusula del miedo, que estable que el cuadro madrileño tendría que pagar una cantidad de dinero a la UD para que pudiera participar, algo que casi ningún equipo suele hacer.

En el partido de l primera vuelta, disputado en Getafe, Jémez, sabedor de que su fichaje se iba a hacer oficial al día siguiente, acudió al palco del Coliseum para ver el encuentro y pudo comprobar cómo Rémy fallaba dos ocasiones claras de gol en la que probablemente fue su peor actuación como amarillo.

Sin embargo, en aquel entonces era el máximo goleador del equipo con seis tantos y el que más peligro creaba. Precisamente por eso su descarte tras el primer día de Paco como técnico de la UD sorprendió a todos, más todavía cuando el preparador utilizó argumentos deportivos para explicar su decisión. Luego, pasadas dos semanas, confesó sus motivos reales tras las declaraciones explosivas de Rémy.

Jémez desveló posteriormente que confiaba en encontrar un sustituto de garantías en el mercado invernal, sin embargo, no lo consiguió: Emenike llegó lesionado y nadie lo sabía y Ezekiel no apareció hasta el día clave ante el Levante, pero ya era demasiado tarde. Nada garantiza que con Rémy Las Palmas se hubiera salvado, de hecho, el galo sólo ha jugado ocho partidos con el Getafe -dos goles-, pero al menos habría tenido un delantero para acompañar a Calleri. Sólo uno o ninguno seguirá.

Compartir el artículo

stats