Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un trampolín de oro llamado segunda vuelta

Valladolid, Mallorca y Elche, con 9,6 victorias y 34 puntos de media, subieron como tapados

José Mel Pérez se saluda con José Rojo Martín ‘Pacheta’, que subió con el Elche en 2020, en el estadio de Gran Canaria.  | | Q. CURBELO

José Mel Pérez se saluda con José Rojo Martín ‘Pacheta’, que subió con el Elche en 2020, en el estadio de Gran Canaria. | | Q. CURBELO

La resurrección del tapado. A falta de 21 jornadas -toda la segunda vuelta con 63 puntos-, el mapa de la categoría de plata está sujeto a alteraciones radicales. La huella de los números desvela tres casos sintomáticos. El Real Valladolid finalizó la primera parte del campeonato 2017-18 con 29 puntos en el casillero (décimo), los mismos que luce en la actualidad la UD de Pepe Mel, y alcanzó el objetivo de la Primera previo paso por el playoff -donde se deshizo del Sporting de Gijón y CD Numancia-.

El segundo tramo del campeonato pucelano fue de matrícula: 38 puntos, once victorias, cuatro en las últimas cinco jornadas. Escalaron cinco puestos y acabaron quintos. Por su parte, el RCD Mallorca, en la 2018-19, lucía la octava plaza al término de las primeras 21 fechas con 33 unidades. Sumaron 36 puntos en la segunda parte del campeonato y escalaron tres posiciones. En el playoff y contra todo pronóstico, trituraron a Albacete Balompié y Deportivo.

La formación bermellona, dirigida por Vicente Moreno, despertó a tiempo. Logró diez triunfos en la segunda vuelta para poner rumbo a su segundo ascenso de forma consecutiva. Al igual que el Valladolid -que se volvió intratable con el alta de Sergio González como técnico en abril del 2018-, los mallorquines no figuraban en las quinielas de favoritos al ascenso.

Ni Girona, Almería, Zaragoza...

En la pasada campaña, la primera bajo las garras del Covid-19, el Elche escenificó una reacción portentosa con 30 puntos, ocho victorias y se coló como sexto en el playoff. El ‘caso Fuenlabrada’ fue el empujón mágico para arrebatarle la plaza al Rayo Vallecano. Acabaron sextos con 61 unidades. Escalaron tres posiciones en relación al final del primer acto de la competición. Con Pacheta como líder espiritual, el bloque ilicitano sacó la máxima rentabilidad a dos tantos en la promoción. Se deshizo de Zaragoza y Girona con idéntico protocolo -0-0 en el Martínez Valero y 0-1 en La Romareda y en estadio de Montilivi-.

El conjunto maño se descompuso tras el parón por la pandemia y sumó una victoria en las últimas nueve jornadas. Sin Luis Suárez, ya reclamado por el Watford. Los de Víctor Fernández solo ganaron un duelo en La Romareda en las últimas siete apariciones de local.

Los tres conjuntos, Valladolid, Mallorca y Elche, promediaron 9,6 victorias y 34 puntos en 21 duelos. Asaltaron la banca cuando no figuraban en el guion. “Las segundas vueltas son muy complicadas y da tiempo para todo, tanto para lo bueno como para lo malo”, determinó Mel, el pasado viernes, durante la rueda de prensa telemática antes de medirse al CD Leganés de José Luis Martí.

El hundimiento del Numancia

La Segunda es un maratón satánico. 42 kilómetros y un guion indescifrable. Para el CD Numancia, en el pasado curso, su concurso acabó en una fosa. Tras lucir la sexta plaza en la 21ª jornada como firme candidato a la gloria, terminó descendiendo al computar 13 derrotas en la segunda parte del curso. Una señora catástrofe.

La renta con el pozo en el vigésimoprimer duelo era de once puntos. El conjunto soriano había bailado al líder Cádiz CF de Álvaro Cervera (2-4) y ponía el turbo hacia la ‘liga de las estrellas’. Del Carranza a una máquina de tortura.

Tras 23 años lejos de la categoría de bronce, el Numancia se desplomó y ‘rascó’ cinco victorias y tres empates (18 puntos, por los 32 de la 1ª vuelta). Acompañó a Racing, Extremadura UD y Dépor. Adiós traumático a la esfera profesional. Ascensos, descensos y un porvenir enigmático. La UD comienza esta tarde a escribir su historia. Busca ser el tapado de oro.

Compartir el artículo

stats