Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting de Gijón piensa en Christian Rivera, descarte de la UD

El asturiano, que sólo suma seis apariciones este curso, acaba contrato en 2022 y no cuenta | Cederle y asumir parte de la ficha, una de las vías

Christian Rivera

Christian Rivera La Provincia

La UD Las Palmas puede haber encontrado por fin un destino para Christian Rivera, que siempre le ha supuesto un lastre tanto deportivo como económico desde que llegara a la entidad amarilla en el verano de 2018 de la mano de Toni Otero, exsecretario técnico del club. Se trata del Real Sporting de Gijón, el equipo de su ciudad, que se ha interesado por el jugador de cara a la próxima temporada.

Aunque el conjunto asturiano aún tiene una último opción hoy de clasificarse para el playoff y optar al ascenso, los dirigentes dan por hecho que militará la campaña que viene en Segunda ante la dificultad de alcanzar el sexto puesto en la última jornada y, por eso, ya ha puesto la mirada en un futbolista que consideran válido para la categoría, tal y como apuntan varios medios del Principado.

El hecho de que Rivera tenga un año más de contrato en la UD –firmó por cuatro temporadas, hasta junio de 2022– hace que la salida del jugador sólo pueda producirse en forma de venta o de cesión. La primera opción está totalmente descartada por la pérdida de valor del mediocentro, que acabará el curso con sólo seis apariciones. La segunda, por tanto, es la más factible, aunque es previsible que la entidad amarilla tenga que asumir buena parte de la ficha, de las tres más altas de la plantilla –cuesta al club a alrededor de un millón–.

Al menos, le costará menos que en la presente temporada después de que no fuera capaz de encontrarle un destino el verano pasado, tal y como tenía previsto. La medida que adoptó la UD entonces fue la de no pagarle, lo que provocó la denuncia del jugador, sin embargo, ambas partes llegaron a un acuerdo y evitaron el juicio.

Tres préstamos

La idea del club, en todo caso, es pagar lo menos posible por un futbolista que no le ha reportado rendimiento alguno en tres campañas. En la primera, se marchó cedido al Huesca en octubre; en la segunda, el préstamo fue al Leganés en la primera mitad del curso y al Girona en la segunda; y en la tercera, sólo ha jugado seis choques.

En el último tramo del campeonato el jugador, que no actúa desde el 19 de marzo, alega problemas de espalda para no jugar, aunque no hay parte médico. La cesión al Sporting sería un alivio.

Compartir el artículo

stats