Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD frena las lesiones con la técnica de la termografía

La entidad recurre a la Universidad Europea de Madrid para revisar las cargas físicas | El cambio térmico de la musculatura, la clave

Ramírez, presidente de la UD, junto al catedrático José Luis Felipe, el pasado viernes, en el palco del Gran Canaria. | | LP / DLP

Una ecuación de vanguardia para sepultar el ‘síndrome del bisturí’. Barranco Seco ya no es la zona cero de los percances musculares. Al gran trabajo del equipo de fisioterapeutas, encabezado por el especialista Juan Naranjo, así como al cambio de la empresa que mima el césped del estadio y de la ciudad deportiva -responsabilidad del Centro de Jardinería Fuerteventura-, se suma la ciencia.

La entidad amarilla luce un acuerdo de colaboración con la Universidad Europea de Madrid para supervisar con tecnología de alto calibre el trabajo de las cargas físicas del primer equipo y de la base. La NASA aterriza en Barranco Seco. José Luis Felipe, catedrático del centro universitario, es el ideólogo del plan que ha reducido de forma «notable el número de percances musculares», como realzan desde la zona de mando.

En la firma del acuerdo, Miguel Ángel Ramírez, presidente de la entidad, así como Patricio Viñayo, director general de Gestión, y Luis Helguera, director deportivo, conocieron de primero mano las bases de la labor empírica. Un pacto que ha vaciado la enfermería. Más allá de los últimos problemas con el Covid-19 -cayeron Ale García y Mujica-, solo cabe reseñar la recuperación exprés de Viera y las molestias en el tobillo de Jesé. El sol aparece en Barranco Seco.

La Universidad Europea de Madrid pone a disposición de la UD 45 GPS para el control de la carga en los entrenamientos y en la competición, tanto de la élite como en el trabajo de base. Además, trabaja con un encoder lineal -dispositivo de control electrónico de los ejercicios de fuerza-, la concesión de quince licencias de NAC Sport para el departamento de scouting y dos licencias de Tableau para el área de análisis. ‘El equipamiento permite dar un salto cualitativo y cuantitativo en la preparación física de la primera plantilla y del resto de equipos dependientes, así como del departamento de scouting’, detalló ayer el club grancanario en su web.

El acuerdo, que no se sustenta en contraprestación económica alguna, permite a la Universidad Europea de Madrid avanzar en sus estudios científicos con una recogida de datos de gran valor. Combatir las roturas con la ciencia y cimentar el ascenso más saludable.

La línea de colaboración entre la UD y la Universidad Europea de Madrid comenzó el pasado enero. En el caso del plantel de Mel, se recurrió a la innovadora técnica de la termografía. La citada tecnología se fundamenta ‘en realizar una fotografía del tren inferior por delante y detrás a cada futbolista para detectar los desequilibrios térmicos [diferencia de temperatura] entre un mismo grupo muscular de las dos piernas’.

Este banco de pruebas, permite, con un grado de máxima precisión, ajustar las cargas de entrenamiento de los Jesé, Pejiño Sergio Ruiz o Benito Ramírez. El preparador físico David Gómez es el responsable del diseño de las cargas.

La técnica de la termografía perfecciona la labor de los ‘fisios’ contra un diablo llamado sobrecarga. Previene lesiones y aumenta la capacidad de transmisión de información objetiva en un margen récord del estado físico. Se crea un control milimétrico, con el mapa de las características térmicas como eje. Es la otra agua bendita.

El ‘síndrome del bisturí’ resultó devastador antes de la pandemia con el paso por el quirófano de Raúl Fernández, Drolé, Rubén, Dani Castellano y Maikel Mesa. Luego se sumaron Ale Díez, Aythami Artiles o Cristian Cedrés. Las lesiones musculares de Lemos fueron una tónica habitual. La ciencia, en este minuto, bate a la maldición.

Compartir el artículo

stats