Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La salida de Cedrés, el objetivo a un día del cierre del mercado

La UD busca la salida del extremo en forma de cesión o de rescisión, aunque no es vital | El club, sin operaciones cerca de concretar, no descarta sumar algún refuerzo si se pone a tiro

Luis Helguera –sentado–, director deportivo de la UD, habla por teléfono junto a Luis Benítez –de pie, con traje–, del departamento jurídico, en Barranco Seco. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Un cierre de mercado tranquilo. O por lo menos eso es lo que espera la UD Las Palmas, al contrario que en las temporadas anteriores. Este año la entidad amarilla ha hecho los deberes a tiempo y no tiene una sola urgencia. Renovó a los que pretendía –Jesé, Álex Suárez, Curbelo, Raúl Fernández y Rafa Mujica–, fichó hasta ocho jugadores –Unai Veiga, Ferigra, Peñaranda, Pinchi, Raúl Navas, Sadiku, Mfulu y Jonathan Viera– y descartó hace tiempo a los que no quería –los hermanos Javi y Dani Castellano y Aythami Artiles–. Y hasta puso la guinda al plantel con el regreso del ‘21’. Sin embargo, le queda una cuenta pendiente.

Aunque no es imprescindible su salida, el club, tal y como ha anunciado públicamente en las últimas semanas a través del presidente Miguel Ángel Ramírez y del entrenador Pepe Mel, quiere que Cristian Cedrés se marche cedido a algún equipo para que pueda disponer de los minutos que seguramente no tendrá en el cuadro amarillo después de su grave lesión de rodilla.

El propio técnico, que le hizo debutar en el primer equipo en abril de 2019, le trasladó hace semanas que iba a tener poco protagonismo porque no había podido empezar la pretemporada con normalidad y estaba muy en desventaja con respecto a sus compañeros. El jugador, por su parte, prefiere cobrar los dos años que le quedan de contrato y elegir, con la carta de libertad en mano, su próximo destino.

Para que llegue el noveno fichaje debe salir el grancanario u otro jugador; no hay fichas disponibles

decoration

Toda vez que el mercado de verano cierra en el mismo momento en que este martes dé paso al miércoles, la UD, si no ha conseguido sacar al futbolista, algo que Ramírez apuntó que ocurriría «con total seguridad», estará obligado a darle una ficha –con el número 25– o se expondrá a a una denuncia. Llegar a un acuerdo con él es, por tanto, el objetivo fundamental en las últimas horas para poder inscribir jugadores.

Si la UD le incluye finalmente en la plantilla y no se produce ningún otro movimiento, Pepe Mel dispondría de 25 futbolistas para afrontar la temporada, incluido Cedrés. Pero la meta es que salga bien en forma de cesión o bien mediante la rescisión de su contrato. Esa sería una vía para que la entidad amarilla pueda pensar en sumar algún refuerzo más en el último día del mercado.

Tal circunstancia, sin embargo, está lejos de que se produzca. Desde las oficinas de la UD informan de que no existe ninguna operación cerca de concretarse y que sólo habrá algún movimiento si primero tiene hueco y si algún jugador interesante se pone a tiro. Por eso tampoco dan por cerrado el plantel, porque, además, son conscientes de que varios futbolistas descartados de equipos de Primera División pueden ser apetecibles a última hora.

La otra manera para que la UD pudiera tener una ficha disponible, si finalmente Cedrés continúa en el grupo, es que otro jugador se marche, bien cedido o bien tras alcanzar un acuerdo con el club para obtener la carta de libertad. En ese sentido, Ramírez apuntó hace semanas que estaba cerca de que un jugador saliera por la segunda vía, sin embargo, esa supuesta rescisión aún no se ha concretado.

En ese sentido, cabe destacar que ninguno de los futbolistas actuales de la UD ha pedido a la entidad salir en este mercado estival, algo que confirmó el propio Pepe Mel en su penúltima comparecencia ante los medios –en la previa de la cita ante el Huesca–. Al mismo tiempo, el técnico cree que más adelante, en el mercado de invierno sí sucederá que algunos jugadores, los que menos protagonismo hayan tenido, seguramente pedirán marcharse cedidos en busca de minutos.

Con los deberes hechos a tiempo este verano, la entidad permanecerá atenta a posibles chollos

decoration

Al mismo tiempo, Mel dejaba abierta la posibilidad de que alguno de sus jugadores pudiera recibir una oferta antes del cierre de la ventana de fichajes y abandonar la plantilla, sin embargo, no ha habido ninguna ni se espera que llegue el último día.

Por otro lado, la entidad amarilla, según pudo saber este medio, no vería con malos ojos la salida de Maikel Mesa, uno de los últimos jugadores que quedan con un contrato alto de la etapa de Toni Otero en la secretaría técnica, pero el tinerfeño, elegido como capitán principal antes de cederle el brazalete a Jonathan Viera, no quiere marcharse.

Por eso los esfuerzos de la UD Las Palmas se centran fundamentalmente en cerrar la cesión o la rescisión de Cristian Cedrés, aunque no apartará los ojos del mercado por si se diera la posibilidad de reforzar la plantilla. En ese sentido, Ibai Gómez, que tiene encima de la mesa una oferta de la entidad amarilla que considera baja, está lejos de concretar su llegada a la Isla, de donde es su pareja. En cualquier caso, las últimas horas antes de cerrar el plantel no serán fulgurantes como antaño. Los deberes ya están hechos.

Ález Suárez, baja también para la visita a Anduva

Álex Suárez no termina de recuperarse de sus molestias en la rodilla. El central de la UD Las Palmas, descartado por ese motivo para el partido del viernes pasado frente a la SD Huesca, tampoco estará disponible para la visita al campo de Anduva, donde se enfrentará con el CD Mirandés el próximo domingo (17.15 horas, Movistar LaLiga). El capitalino comenzó a sufrir los problemas en la articulación durante un entrenamiento la semana pasada. La afección no es grave, sin embargo, le impide entrenar con normalidad y hoy no participará junto al resto de sus compañeros en el entrenamiento de la tarde (18.00) en Barranco Seco. Será la primera sesión de trabajo de cara a la cita con un rival contra el que siempre ha perdido en tierras burgalesas -cinco veces-, por lo que el reto del próximo fin de semana es mayúsculo. Mañana, el jueves y el viernes la UD se ejercitará en la Isla para luego viajar a la Península. El sábado los convocados amarillos entrenarán en Vitoria para afrontar el choque al día siguiente. También sin Moleiro ni Ale García, citados por la sub 19. | P. F.

Compartir el artículo

stats