Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estadio de Gran Canaria, del fervor al bajonazo con récord de espectadores

Un total de 11.726 seguidores pasan de la ilusión por ver a Viera al chasco por el 1-1

Del fervor al bajonazo  con récord de espectadores

Del fervor al bajonazo con récord de espectadores

La afición de la UD Las Palmas se llevó un chasco ayer cuando el colegiado García Verdura pitó el final del encuentro, por un lado, porque su equipo acababa de empatar con la UD Ibiza (1-1), pero sobre todo, porque no fue superior a su rival. La sensación, en definitiva, era que la igualada había sido justa, por mucho que entre Sergio Ruiz y Nuke Mfulu regalaran el gol balear a las 12 minutos y los delanteros amarillos fallaran alguna ocasión clara en la primera parte.

Del fervor al bajonazo con récord de espectadores

Hasta un total de 11.726 espectadores, muchos de los cuales tuvieron que hacer largas colas fuera y se perdieron el tramo inicial del choque– se dieron cita en el Estadio de Gran Canaria movidos fundamentalmente por el cuarto debut de Jonathan Viera.

Era la mejor entrada de la temporada –ante el Valladolid acudieron algo más de 7.000 y ante el Huesca algo más de 9.000– y el optimismo imperaba. Concluida la campaña de abonos –con algo más de 11.000–, tocaba ir a ver al equipillo, que venía de un tropiezo severo en Miranda de Ebro, sin embargo, la cosa se terció pronto.

Del fervor por ver de nuevo al ídolo local cobre el césped de Siete Palmas se pasó al silencio, únicamente roto cuando la UD se fue hacia arriba momentos después del tanto de Castel.

Luego, en la segunda parte, se reactivó con la entrada de Moleiro, autor de varias jugadas de fantasía, incluido el disparo del gol, pero con el paso de los minutos el ánimo volvió a decaer ante la inoperancia ofensiva. El bajonazo ya se había instalado en la grada.

Compartir el artículo

stats