Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La beca del centenario Curbelo

El satauteño,que hoy firma 101 duelos, está cerca de concluir el Grado de Ingeniería Mecánica con el respaldo de la Fundación de la UD | «Es un ejemplo; hay que renovarlo»

El defensa satauteño centenario de la UD Eric Curbelo golpea el esférico ante la presión de Riquelme, ante el CD Mirandés en este curso liguero. | | LOF

El central de Santa Brígida está en el mejor momento de su carrera. A los 27 años, suma 1.038 minutos en esta edición liguera y ha logrado superar a Ferigra y a Álex Suárez. Es un superviviente nato, ya logró relegar a suplencia a otros defensores como Cala, Mantovani, Deivid, Aythami Artiles o a De la Bella. Firmó un golazo ante el Alcorcón. En su último contrato, incluyó una cláusula única en la historia: acabar los estudios.

La ‘Curbelomanía’ ya está aquí. El ingeniero que congeló al demonio Sadiq en los Juegos del Mediterráneo. 101 duelos de amarillo y la claúsula de las palmeras de chocolate. El central de moda en Segunda es Eric Curbelo de la Fe (Santa Brígida, 1994). Hoy, ante el Real Oviedo en el Carlos Tartiere, debe rendir cuentas con Borja Bastón. Otro gigante del área para un gregario incombustible. «No va a descansar, siempre está listo. Su gran físico se debe a las palmeras de chocolate de Santa Brígida», llegó a valorar Mel el pasado curso.

El polifacético jugador, que debutó de la mano de Paco Herrera en Majadahonda el 7 de enero del 2019 en una línea de tres centrales junto a Cala y Mantovani, incluyó en su contrato de renovación del pasado julio, una cláusula para concluir su formación universitaria. Precisaba del respaldo económico de la Fundación de la UD y arrasó en los dos estadios. Empollón y ‘producto Mel’ que ya figura en las libretas de los agentes.

Todo lo que toca lo convierte en oro. Espiral de gloria. Probetas mágicas. Le restan trece asignaturas y en 2022 ya conquistará el Grado de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria -la media es de diez asignaturas por año académico-.

En la pasada jornada, fue reconocido por la entidad -la camisa de los cien partidos enmarcada- y se llevó la ovación del partenón de Siete Palmas. Bajo un manto interminable de apuntes y fórmulas, Curbelo se doctora en el verde y en el pupitre. La dirección deportiva ya cuenta con un dispositivo para orquestar la ampliación contractual -la segunda-. «Lo marcará su rendimiento, si mantiene esta línea, por supuesto que seguirá de amarillo. Es canterano y un ejemplo para todos», determinan desde la entidad grancanaria.

En Almería, fue la pesadilla de Sadiq y ante el Alcorcón logró un tanto en el Gran Canaria

decoration

Mel también se ha rendido a los encantos de un superviviente. Machacado por la crítica, ha jugado de lateral derecho, lateral zurdo, central izquierdo y central derecho. Ha logrado sentar a Juan Cala, Martín Mantovani, Aythami Artiles Oliva, Deivid, De la Bella o a su inseparable Álex Suárez. Incluso Ferigra, que llegó de Italia como una garantía, fue superado por el sabiendo de las repostería. «Destaco que comenzó de suplente, que jamás se rinde. Que tiene valores y es un chico de la tierra. Nadie le ha regalado nada, la afición debe estar muy orgullosa», valoró Mel, tras batir a la Real B, con otro partidazo de Curbelo.

Con 1.038 minutos y un señor gol ante la AD Alcorcón -un tiro con escuadra y cartabón, solo a la altura de un científico-, ha participado en trece de los catorce duelos ligueros. Once de inicio. Cifras de vértigo, para un mimbre que subió casi de casualidad. Ángel Rodríguez, segundo de Herrera, dio la orden de apostar por Curbelo cuando en realidad al que deseaban era a Álex Suárez. Sus últimas intervenciones la han convertido en uno de los bastiones de la explosión de los escuderos.

Cuando el entorno esperaba por Viera o Pejiño, el galáctico lleva el ‘6’. Medita ampliar su formación en Estados Unidos. El ingeniero de las palmeras de chocolate y del último tanto prepandémico ante el Málaga en Siete Palmas -febrero del 2020- luce su mejor momento de forma de profesional. La UD prepara un nuevo contrato para el empollón. Bajo el manto de la Fundación, aquí figura el inventor prodigioso. La pesadilla de Sadiq.

El Oyarzabal de Barranco Seco


En el laboratorio de la Real Sociedad, Mikel Oyarzabal es el ejemplo a seguir. Líder en el campo y licenciado universitario. El internacional absoluto completó sus estudios de Empresariales mientras estiraba su carrera de futbolista profesional. A sus 24 años, es la bandera del club donostiarra y del modelo deportivo de Zubieta. Por su parte, Eric Curbelo, de 27 años, lucha por estrenarse en Primera de amarillo. A solo trece asignaturas de finalizar su Grado universitario, los rectores de la base amarilla consideran al satauteño como «la fiel muestra de que se pueden aunar resultados deportivos y académicos». Por su parte, Cardona, lateral zurdo y en su primer año en la élite, cursa Psicología. Otros futbolistas de la UD Las Palmas como Vicente Gómez -hizo INEF- también compatibilizó cerebro y gloria deportiva. | P. C.

Compartir el artículo

stats