Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En busca del nuevo Setién

Luis Helguera repite la fórmula que usó con el cántabro en Primera al apostar por un estilo, más que por un nombre reputado

El director deportivo de la UD, Luis Helguera –izquierda–, junto al nuevo entrenador, García Pimienta, ayer en Gando . | | A. CRUZ

Se dice que el ser humano es un hombre de costumbres y que acude a ellas por la seguridad que le otorga en la búsqueda de su propia supervivencia. Así, desde que Luis Heleguera emprendiera su segunda etapa como director deportivo en la entidad insular en marzo del 2020 para enderezar el rumbo de las oficinas amarillas tras el paso de Rocco Maiorino y Toni Otero, no se había tocado la pieza del banquillo, en propiedad de Pepe Mel hasta el domingo pasado por la noche, cuando el gallego optó por ejecutar una fórmula que ya le había funcionado en el pasado: apostar por un estilo en detrimento del nombre reputado.

Encuesta | ¿Le parece adecuada la elección del nuevo entrenador de la UD Las Palmas, García Pimienta?

  • 252
  • 1089

Corría la jornada 8 de la temporada 2015-16 la UD caía 4-0 en Getafe y Helguera, apenas dos meses después de aterrizar en la casa amarilla, convencía a la estructura del club para apostar por la destitución de Paco Herrera, el encargado de la banqueta del glorioso 21-J, y entregar la manija a Quique Setién, un técnico sin experiencia en Primera División y con el único aval de ser un devoto del cruyffismo.

La noticia cogió con el pie cambiado a muchos. Llegaba un técnico sin un nombre reputado al vestuario y se iba uno consagrado. Ahora, seis años después la apuesta de Helguera pasa por la misma línea. Aterriza Francisco Javier García Pimienta, con un currículum en la élite –Segunda– de tan solo seis partidos con el filial del FC Barcelona.

El movimiento por el momento convence a la cúpula del club. Ayer mismo, el presidente de la entidad, Miguel Ángel Ramírez, sacaba a colación la comparación al ser cuestionado sobre si era un fichaje atrevido el de García Pimienta: «¿Arriesgado? Como lo fue poner a Quique Setién en Primera sin ninguna experiencia y yo creo que nos salió medianamente bien la apuesta», expresó el máximo mandatario.

Además, avaló la subida de fichas de Helguera con sus palabras: «Por experiencia, Mel era el número uno. Hemos optado por otra persona que atesora la experiencia en trabajar con una filosofía», el mensaje es claro, entregarse al ADN Barça.

El técnico ayer durante su presentación recogió el guante de la comparativa. «Trabajó igual en Lugo, Betis y Barça, me identifico con un entrenador como Quique Setién», asintió García; al igual que trasladó que en su ideario y con los mimbres que hay en la plantilla actual tiene claro junto a su segundo de a bordo –Álex García–: «hablabámos hace tiempo de que nuestra idea dónde mejor encajaría era aquí –en la UD–», apostilló.

Setién consiguió sacar la mejor versión de una generación de jugadores comandados por Jonathan Viera, que le siguieron los Vicente Gómez, Roque Mesa o Dani Castellano, además de rescatar a dos hombres que apuntaban a una escasa participación con Paco Herrera como Tana o Willan José.

Ahora le toca el turno a García Pimienta de demostrar cómo va a exprimir mejor la naranja que la dirección deportiva decretó que Pepe Mel no le estaba sacando el jugo suficiente. La primera pista ya la dejó ayer desde la sala de prensa: «Mejorar la defensa teniendo el balón». Ahora le toca plasmarlo en el terreno de juego.

Compartir el artículo

stats