Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas - CD Leganés (4-2): 'Pepinazo' de optimismo

La UD gana el Leganés y rompe una racha de seis partidos sin ganar en casa. Sadiku, en dos ocasiones, Kirian y Viera, de penalti, los goleadores. Los amarillos, a cuatro puntos del 'playoff' antes de la visita a Ponferrada

31

UD Las Palmas - CD Leganés

El principio y el final resumieron todo. Lo primero que sucedió en la noche de lunes en Siete Palmas fue una conjura de los once titulares de la UD cuando segundos antes el árbitro estaba dispuesto a dar el pitido inicial. Un corrillo de ultimísima hora de ánimo. Un chorro de ilusión. Como la que se desprendió en el tiempo añadido y mientras los jugadores se retiraban al vestuario con un cántico sencillo, de tres palabras pero cargado de contenido, por parte de la grada: “Sí, se puede”. En medio, Las Palmas ganó con cierta autoridad al cuadro pepinero, el Leganés (4-2), cerró una racha horrible de seis partidos ganar en casa y dio el primer paso para acabar el domingo que viene a un punto del 'playoff'. Dejar de hablar de él para abrazar el partido a partido ha dado resultado.

Un pepinazo, aunque se le complicó la cosa a Las Palmas demasiado pronto, pero con la misma premura lo solucionó. El gol de Qasmi en la primera acción de peligro del choque fue respondido por Sadiku de inmediato, lo que activó un asedio con el que el cuadro amarillo llegó a remontar e incluso marcharse al vestuario con dos goles de diferencia, gracias a los tantos de Kirian, que marcó un golazo como el del Heliodoro, y de Jonathan Viera, de penalti. Luego se marchó lesionado. En principio, nada grave.

Pero como la UD se empeña en dar emoción a los partidos, un autogol de Lemos a algo más de una cuarto de hora para el final, cuando no había sucedido nada en la segunda mitad, despertó a todo los fantasmas del pasado hasta que Sadiku, bigoleador, los mandó a dormir otra vez a las primeras de cambio. Por fin Las Palmas descubrió que tenía a un delantero que hacía goles desperdiciado en el banquillo. Brillaron él y casi todos. Y con actuaciones así, llenas de juego, pero también de verticalidad y efectividad, que son compatibles, la UD tiene licencia para creer.

García Pimienta tiró por lo sencillo y, a la vez, lo más sensato: apostar por los que le dieron resultado en Valladolid. Así, Coco repitió en el centro de la defensa junto a Curbelo, y Sadiku, goleador en Zorrilla, lo hizo en la delantera. La única obligación de cambio que tenía el técnico era elegir al sustituto de Moleiro, que vio el partido en un hotel de La Nucía concentrado con España sub 19. Clemente fue el seleccionado para ocupar el extremo izquierdo, y aprovechó su oportunidad.

Bien por la inyección de moral que supuso ganar en Pucela, por el corrillo antes del inicio o porque simplemente era el día, la UD salió eléctrica, enchufada, con tantas ganas que cayó en la precipitación y producto de ellos apenas creó ocasiones en el tramo inicial del encuentro. Fallaba siempre el último pase, lo que abría una vía de contraataque al Leganés, que sin haber hecho nada se vio con un gol por encima.

UD Las Palmas - CD Leganés Juan Castro

Fue en el rechace de una falta innecesaria de Mfulu en el borde del área. Nyom recogió la pelota en el costado derecho y lanzó un chut cruzado envenenado que no encontró ninguna pierna de la UD porque todos habían salido rápido para provocar el fuera de juego. Menos Curbelo, que habilitó a Qasmi y tuvo que ver en primera línea cómo el marroquí marcaba el 0-1 a placer frente Valles (20').

El presagio entonces era terrible, con el equipo necesitado de una remontada que jamás había completado en todo el curso y ante un equipo acostumbrado a vivir cómodo en la retaguardia. Pero como el fútbol es como es, tan impredecible, Las Palmas no sólo volteó el resultado y con un gol de sobra, sino que lo hizo en 14 minutos, los que tardó en marcar tres tantos en un ejercicio tremendo de fe y efectividad.

Resultó clave lograr el primero pronto, en concreto, tres minutos después, gracias, como nueve días atrás, al olfato de Armando Sadiku, que si bien cada balón que había tocado fuera del área había resultado un desastre, el primero con el que contactó dentro lo mandó a la red. La jugada fue buena, de las que ya había hecho la UD, pero en esta ocasión con la precisión necesaria. Pase en profundidad de Jesé a Lemos, que le dobló, y centro de este al área para que el albanés, que se hizo hueco en el primer palo, empatara con un toque con el interior de la zurda. Buen gol (23').

Con el 1-1, el ímpetu de Las Palmas, acrecentado por una grada entregada tras la igualada, provocó un torbellino del que el Leganés no supo resguardarse. Un pase magistral de Viera en la siguiente acción lo controló Jesé, aunque el balón se le fue largo. Aún así, llegó a disparar, y tal circunstancia resultó determinante, porque del córner resultante llegó el gol de la remontada en cinco minutos.

El tumulto en el área sirvió para que se creara un aclarado enorme donde el mago de La Feria puso la pelota con suficiencia, rasa, perfecta, para la llegada de Kirian, que hizo el resto. Giró el tobillo como en Tenerife, al lado contrario del que más le gusta, y con un golpeo sensacional marcó un golazo con el que volvió a demostrar, por si a alguno sólo le valen los goles, que es un gran futbolista.

La avalancha prosiguió de tal manera que antes del tercero Sadiku remató de cabeza a las manos de Dani Jiménez y Jesé, en otra de sus arrancadas, disparó desviado. Pero el balón que entró fue el de Jonathan Viera. Un manotazo de Cissé en la cara de Kirian tras un centro de Lemos desde la derecha propició un penalti que vio Iglesias Villanueva a pocos metros de distancia. Había fallado el último que había lanzado, en esa misma portería, frente al Burgos. Esta vez acertó: disparo al centro y gol (37'). La UD, estaba, por fin, ante un choque tranquilo en la segunda parte si hacía las cosas bien.

UD Las Palmas - CD Leganés Juan Castro

Lo que pretendió el cuadro amarillo, fue, precisamente, que no pasara nada. Los primeros 20 minutos transcurrieron entre la parsimonia amarilla con el balón y la inoperancia del Leganés en ataque, hasta que el primer disparo supuso un drama: lesión de Jonathan Viera. Al golpear desde fuera del área se llevó la mano a la parte de atrás del muslo y salió del campo de manera automática. Lo hizo caminando, por lo que puede que sólo fuera una sobrecarga (66').

Lo siguiente fue una carambola que metió al cuadro de Mehdi Nafti en el partido. Un disparo del lateral izquierdo Javi Hernández, sumado al ataque, rechazó primero en el poste derecho de Valles y luego en Lemos antes de traspasar la línea de meta, por mucho que el sevillano se hubiera esmerado en evitarlo y que el colegiado no lo hubiera visto. Vicandi Garrido, desde el VAR, le rectificó (71').

UD Las Palmas - CD Leganés Juan Castro

El 3-2 despertó a la grada y, en consecuencia, al equipo, porque el mensaje fue claro: “Las Palmas, échale huevos”. La consigna caló de alguna manera, porque la reacción no se hizo esperar. Al igual que con el tanto anterior del Leganés, la UD le bajó los ánimos demasiado pronto. La jugada volvió engendrarse desde la derecha: Lemos puso un gran centro en el área; Maikel, que había entrado por Viera, cabeceó con fuerza; Dani Jiménez, casi vencido, rechazó la pelota; y entre Rober y sobre todo Sadiku se encargaron de meterla dentro.

El 4-2 dio calma, tranquilizó. Espantó, en definitiva, a todos los fantasmas que habían aparecido por Siete Palmas. Y puso a la UD Las Palmas a cuatro puntos de la promoción de ascenso. Y dejó en sus manos la posibilidad de ponerse a uno el domingo que viene si gana en Ponferrada, y también de demostrar que “sí, se puede”.

Ficha técnica.-


(4) UD Las Palmas: Valles; Lemos, Coco (Raúl Navas, 46'), Curbelo, Cardona; Mfulu, Kirian (Fabio, 90'), Jonathan Viera (Maikel, 66'); Clemente (Rober, 66'), Sadiku y Jesé (Benito, 83').

(2) CD Leganés: Dani Jiménez; Nyom (Palencia, 46'), Giraudon, Sergio González, Javi Hernández; Rober Ibañez (Randjelovic, 65'), Rubén Pardo, Cissé (Luis Perea, 54'), Arnaiz; Qasmi (Borja Garcés, 46') y Bautista (Juan Muñoz, 72').

Goles: 0-1.- (20'): Qasmi; 1-1.- (23'): Sadiku; 2-1.- (26'): Kirian; 3-1.- (37'): Jonathan Viera, de penalti; 3-2.- (71'): Lemos, en propia puerta; 4-2.- (75'): Sadiku.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Amonestó a los locales Coco y Curbelo, y a los visitantes Cissé, Nyom, Qasmi, Palencia, Giraudon y Rubén Pardo. Estuvo en el VAR Vicandi Garrido (C. Vasco).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 33 de LaLiga SmartBank, disputado en el Estadio de Gran Canaria ante 6.961 espectadores.

Compartir el artículo

stats