Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Peñaranda asegura estar citado por Venezuela y se marcha a su país

El extremo, fuera ante el Oviedo, se fue casi sin avisar y se saltó el entreno del domingo

Peñaranda, en acción durante el choque ante el Mirandés. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Al cierra de esta edición, la selección nacional de Venezuela todavía no había publicado la lista de convocados para los dos próximos amistosos de la vinotinto, el 1 de junio en Malta y el 9 del mismo mes en Murcia frente a Arabia Saudí. Sin embargo, Adalberto Peñaranda, delantero de la UD Las Palmas, ya está en su país. Se entiende que, cuando el preparador José Pékerman comunique la citación, el nombre del extremo aparecerá. Lo que nadie comprende en la entidad amarilla, sin embargo, es que no haya dado mayor explicación para marcharse y ausentarse del entrenamiento del pasado domingo, justo después de la victoria frente al Real Oviedo (2-1).

De hecho, Peñaranda ni siquiera estuvo en la fiesta del equipo tras haber conseguido una victoria que le dejaba su participación en el playoff a tiro de un sólo punto. Salió en la primera foto que la plantilla y demás trabajadores de la UD se sacaron en el vestuario nada más acceder al mismo, pero de inmediato cogió sus cosas y se marchó.

Lo único que dijo fue que se iba a Venezuela porque le habían convocado después de varias ventanas internacionales sin acudir, seguramente por la lesiones, –si fue a la de octubre–, y nada más. El venezolano desapareció del Estadio de Gran Canaria el sábado por la noche y el domingo ya cruzaba el charco.

Así, el extremo de la UD no participó en la sesión de trabajo del domingo por la mañana junto al resto de suplentes y nos convocados del partido anterior, como es habitual, cuestión que, por otra parte, tampoco afectó al grupo, pues le consideran un jugador perdido para la causa.

Xavi García Pimienta le había dejado fuera de la convocatoria para el choque crucial ante el cuadro ovetense como único descarte por decisión técnica y no se lo tomó bien. Vio el encuentro donde había presenciado muchos a lo largo de la temporada, en el palco de jugadores, luego bajó al césped para figurar y se dio a la fuga.

Cabe recordar que a principios que a principios de marzo Peñaranda se quedó fuera de la convocatoria para el partido de Huesca por haber llegado indispuesto, sin las condiciones necesarias para completar un entrenamiento al máximo nivel, a la primera sesión de la semana. En ese preciso momento García Pimienta le sacó de la lista de viajeros.

La vida cambió para el internacional venezolano en octubre, justo después de volver con su selección, cuando se produjo una grave rotura muscular en Lugo que le tuvo fuera de los terrenos de juego durante dos meses. Por aquel entonces ya había perdido la titularidad, pero el percance resultó definitivo.

Pasados los meses, en los que también sufrió otra lesión muscular, nunca tuvo protagonismo con el barcelonés que sólo le incluyó en cinco partidos, un rato en cada uno.

Así, el fichaje de Peñaranda el verano pasado ha resultado ser un fiasco absoluto. Se marcha de la UD, a la que llegó cedido por el Watford por un curso, con 18 participaciones, dos goles y una asistencia. Un fracaso total.

Compartir el artículo

stats