Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acuerdo para la rescisión de Navas; Sandro, último inscrito

El central libera masa salarial y se queda sin equipo | El delantero viaja mañana a Vitoria

Luis Helguera, director deportivo de la UD, y Sandro Ramírez, antes de la presentación del delantero. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

No habrá sido una operación sencilla, ni mucho menos, pero Sandro Ramírez finalmente podrá ser inscrito en LaLiga antes de que el mercado cierre esta misma noche, cuando el jueves dé paso al viernes, y la UD Las Palmas 2022-23 tendrá su forma definitiva al menos hasta enero, cuando se abra la ventana invernal. Para ello habrán intervenido distintos actores tanto de dentro como de fuera del club, que ha tenido que tirar de diferentes recursos para solventar una de las papeletas más difíciles que tenía: liberal masa salarial para apuntar al delantero. A ello contribuye también la salida de Raúl Navas, que llegó a un acuerdo con la entidad para rescindir el contrato que les unía hasta el próximo junio de 2023.

La fórmula para obtener algún tipo de ingreso que permitiera inscribir a Sandro y el pacto con el central fueron las tareas principales de los ejecutivos de la UD en el día de ayer. El sevillano, de momento, se queda sin equipo, pese a tener una oferta del Leganés que hasta hace apenas unas horas no se acercaba a lo que pretendía. Así las cosas, y dado que Las Palmas tenía la firme intención de quitárselo de encima, la solución pasó por un acuerdo económico para romper el vínculo, tal y como sucedió con Rubén Castro, Mantovani, Srnic o los hermanos Castellano en años anteriores.

Sin Raúl Navas y con las inscripciones de Sandro y Enrique Clemente –la suya no presentaba problemas–, la UD da por cerrada la plantilla salvo que se ponga a tiro este mismo día un delantero o un interior, posiciones que la dirección deportiva trataba de reforzar hasta última hora. Sin embargo, para que eso suceda tendría que haber una venta o valer la misma fórmula utilizada para incluir al delantero grancanario.

El canterano

La cuestión pendiente es saber si el club contrata a Joel del Pino o si le deja ir tal y como hizo hace unas semanas con David Vicente e Iñaki Elejalde –todos mayores de 23, por lo que ya no pueden tener una ficha del filial–, que completaron la pretemporada pero fueron descartados. Hasta ayer entrenó con normalidad en Barranco Seco, pero la UD no se ha pronunciado.

Los miembros de la plantilla susceptibles de ser vendidos son fundamentalmente dos: Alberto Moleiro y Sergi Cardona, que ya han recibido ofertas este verano y que tienen cartel en el mercado por calidad y juventud.

En el caso del centrocampista tinerfeño la intención del club es venderlo, pero en invierno, en un acuerdo que incluiría una cláusula por la que el jugador se quedaría en la UD hasta final de temporada. Cabe recordar que el FC Barcelona ofreció una cantidad de 8 millones de euros fijos más otros tantos en variables, pero Miguel Ángel Ramírez la rechazó porque Joan Laporta y Mateu Alemany no aceptaron incluir una serie de variables por objetivos fáciles de cumplir que habrían garantizado el cobro de unos 25 kilos.

Pasados los meses, la situación es distinta y un nuevo panorama se abre para Moleiro, que ha empezado la temporada como un tiro y podría recibir ofertas de otros clubes de fuera de España que incluso podrían reclamarle en enero. El Barça no se olvida de él, pero ahora cualquier acuerdo es posible. El tinerfeño, por su parte, está centrado en el terreno de juego y sólo piensa en ascender con Las Palmas, con el que amplió su contrato hasta 2026 por expreso deseo suyo.

El otro jugador que recibió propuestas de otros equipos este verano fue Sergi Cardona, por el que el Getafe llegó a ofrecer 2,5 millones. También el Rayo Vallecano se interesó, sin embargo, todos se llevaron la misma respuesta del club: seis millones o nada, por lo que todos entendieron que simplemente no querían venderle. Salvo que alguno ofrezca más o la UD rebaje sus pretensiones, lo cual denotaría que la petición inicial elevada era una pura estrategia, el lateral catalán continuará como amarillo.

Desde la entidad deslizaban hace unos días que el tope salarial estaba prácticamente al límite y que eso hacía inviable cualquier incorporación más allá de la de Enrique Clemente, que llegó libre el pasado fin de semana. Las tareas se centraban en conseguir la manera de inscribir a Sandro y en llegar a un acuerdo de rescisión con Raúl Navas si finalmente no aceptaba ninguna de las propuestas que recibió, cuestiones que la entidad solventó en el penúltimo día del mercado.

Si no se produce ningún movimiento de última hora producto de una operación inesperada, y si la UD descarta finalmente a Joel del Pino, la plantilla quedará conformada por 22 futbolistas profesionales, además de los tres canteranos que de momento están en la dinámica del primer equipo: Palanca, Julen y Ale García.

Existen, por tanto, tres licencias libres, una de las cuales podría ser para el lateral y extremo izquierdo, cuya permanencia aún en el equipo extrañaría si es que el club no tiene la intención de quedárselo. El último día del mercado aclarará el asunto. De momento, los deberes de la UD, aunque no oficiales, están cumplidos: Raúl Navas rescinde y Sandro estará inscrito antes de las 23.59.59 de hoy. Y los que estén, serán.

Compartir el artículo

stats