La UD Las Palmas se piensa si pagar para que Sandro pueda jugar ante el Huesca

Las Palmas tendría que pagar una indemnización a la entidad oscense, propietaria del isleño, si este participa | Puede ir citado y no intervenir

Vitolo y Sandro celebran la victoria de la UD Las Palmas sobre el Cartahena.

Vitolo y Sandro celebran la victoria de la UD Las Palmas sobre el Cartahena. / LP/DLP

Un dilema se presenta en la semana en la que la UD Las Palmas prepara su partido frente a la SD Huesca el próximo sábado (15.15 horas) en El Alcoraz: pagar o no pagar para que Sandro Ramírez, cedido en el club isleño por la entidad oscense, pueda jugar el partido. Desde las oficinas de Pío XII aseguran que la decisión aún no está tomada y que esta dependerá de cómo evolucione la semana. Tampoco está descartada la posibilidad de que el isleño forme parte de la convocatoria y no participe si no es estrictamente necesario. En definitiva, todas las vías están abiertas.

Cabe recordar que el acuerdo de cesión que firmaron la UD y el Huesca el verano pasado para que Sandro pudiera cumplir su deseo y jugar el presente curso en el equipo de su tierra incluye la llamada en el argot futbolístico cláusula del miedo, es decir, una indemnización que tiene que pagar el poseedor de los derechos federativos de un jugador –en este caso la UD– al club dueño del mismo. Como las negociaciones no fueron fáciles, sino todo lo contrario, entre otras cosas por la negación del grancanario a participar en la pretemporada del cuadro que dirige el José Ángel Cuco Ziganda, la entidad aragonesa decidió incluir tal condición, cada vez menos habitual.

El préstamo costó a la UD una cantidad de 500.000 euros, cantidad que el club no abonaba por un jugador desde hacía varios años. Sin embargo, no es la única cantidad que el abonará por el delantero, al que le prometió que ejecutaría, en cualquier caso, la opción de compra de 350.000 si el equipo se mantiene en Segunda y de un millón si asciende a Primera. Cuestionado el día de su presentación por si contemplaba regresar al Huesca la temporada que viene –el vínculo concluye en junio de 2024–, Sandro dejó claro, con el director deportivo Luis Helguera presente a su lado, que Las Palmas le había garantizado de palabra que lo adquiriría en propiedad.

Odisea

Tras un periodo de preparación difícil, en el que apenas pudo entrenar, y cuando lo hizo fue en solitario, el grancanario, de 27 años, llegó a la Isla tras la disputa de la segunda jornada y nada más ponerse manos ala obra para coger la forma sufrió una lesión muscular que le frenó en seco.

No debutó hasta un mes después, en la séptima fecha, frente al Granada en el Gran Canaria. La semana siguiente, en Miranda de Ebro, marcó su primer gol del curso al aprovechar un gran pase de Jonathan Viera. Después de cinco partidos seguidos como suplente, el domingo pasado fue titular ante el Cartagena. Y ahora su participación en Huesca no está asegura. El club tiene días para pensar si pagar o no.

Suscríbete para seguir leyendo