Kaba y el sentido de la lógica

El delantero guineano, en su debut con la UD, conecta con la grada y deja un remate | Agarrado en el área, se marchó ovacionado

El delantero guineano Sory Kaba, ayer, en el pulso ante la Real Sociedad. | | J. C. GUERRA

El delantero guineano Sory Kaba, ayer, en el pulso ante la Real Sociedad. | | J. C. GUERRA / Paco Cabrera

Paco Cabrera

Paco Cabrera

Las Palmas contó con tres nueves, Sory (primeros 68 minutos), Sandro Ramírez y Munir El Haddadi, en la contienda con mayor bagaje ofensivo del curso. El elemento diferenciador fue el dinamismo del exjugador del Elche CF. Su interpretación del juego y los espacios, el mejor arma de un equipo desatado. 

Estalla la Kabamanía y el vuelo de la botella del Mesías Viera. Los dos lanzamientos a la madera de Enzo Loiodice y sendas intervenciones sobresalientes de Álex Remiro conforman el envoltorio de una contienda de porteros. Instinto felino. Álvaro Valles sacó un remate a bocajarro de Zubimendi y el primer cuarto de hora de la UD Las Palmas fue impresionante. Fútbol de quilates y una velocidad desconcertante. El punto de equilibrio y mesura, el mimbre que brindó sentido a la humanidad, fue el delantero Sory Kaba.

Un nueve de gran manejo de balón, incordio para los centrales Zubeldia y Le Normand. Con una partitura salvaje, los amarillos arrinconaron a una Real de Champions en busca de la primera victoria. Los méritos fueron amarillos, con Julián Araujo y Kaba de estreno en un once. El mexicano fue un rayo y el ariete conectó de inmediato con la grada. Dominio sin impacto en el marcador del Gran Canaria. Abortado el experimento del falso nueve. Todo destiló lógica y peligro. Cada uno en su sitio. Misil de Enzo, remate que toca en Munir en la línea de gol y el tiro cruzado de Sandro Ramírez. Tres golpeos a palos, lo nunca en los 180 minutos anteriores.Una UD revolucionada.

Araujo y Sergi.Dos laterales profundos que se sumaron a la contundencia de Mika Mármol y Álex Suárez. Kirian, Enzo y Viera conectaban con los extremos –Munir y Sandro–. La sinfonía que dejó en evidencia a Imanol. La evolució de Las Palmas resultó determinante. Ante el Mallorca, solo un remate a palos como el penalti de Viera. En Mestalla, el tiro de Pejiño y game over. Pero con Sory Kaba de nueve puro, el caudal ofensivo se triplicó. Superada la primera media hora (32’), el primero lanzamiento de peligro del guineano. Gestos a la grada. Al poco de iniciarse el segundo acto, lo intentó Viera desde larga distancia.

Un goteo infinito de ocasiones que dio paso al cambio de roles. Con la retirada de Kaba (68’), ovación a la nueva estrella amarilla y el nacimiento de una sociedad. «Como jugador, estoy muy contento con el partido que hemos hecho. Tenemos que seguir en esta línea para conseguir la victoria (...) La gente fue muy amable, tengo que devolver ese favor en el campo. Sacrificarme en el césped, hemos completado méritos para ganar. Tenemos que seguir trabajando y mejorar. Hemos mandado dos balones a los postes, la línea es insistir (...) Acabé muerto, debo acostumbrarme a este nivel».

El plantel txuri urdin, tasado en 382 millones, fue eclipsado por un Kaba omnipresente. Dos postes, Enzo abonado al mejor, un bombardeo indiscriminado ante Remiro y un punto de lógica. Pimienta patentó el triple cambio y Pejiño dejó un recorte gourmet. Ante un rival multimillonario,ver a esta UD resulta económico. Un regalo de los dioses. El abono sale barato.