UD Las Palmas

La Copa como un desafío

La UD, con la tranquilidad del octavo puesto, apunta alto en el torneo del KO, en el que se mide mañana con el Tudelano

Cuatro cuartos, dos ‘semis’ y la final del 78 es todo el bagaje

Aboubacar Bassinga ‘Abou’, del Juvenil A, presionado por Gabriel Palmero, con Sergi Cardona y Cristian Herrera al fondo, durante el entrenamiento de ayer en Barranco Seco. | | LP/DLP

Aboubacar Bassinga ‘Abou’, del Juvenil A, presionado por Gabriel Palmero, con Sergi Cardona y Cristian Herrera al fondo, durante el entrenamiento de ayer en Barranco Seco. | | LP/DLP / Pablo Fuentes

Con el equipo por fin en Primera División y, además, situado cómodamente en la octava plaza después de 15 jornadas, con el descenso a 12 puntos de distancia, la Copa del Rey se presenta a la UD Las Palmas como un nuevo gran desafío. El objetivo es claro y es la permanencia en la élite una temporada más, pero como está encaminada –en el club estiman que con seis triunfos más o la combinación para sumar otros 18 puntos estará cerrada–, el equipo puede tomarse el torneo del KO más en serio de lo que lo hizo las cinco campañas anteriores en Segunda, categoría en la que, por un lado, no tenía tan buen equipo como tiene ahora, y por otro, no podía enfocarse a nada más que no fuera clasificarse para el playoff o subir de manera directa, como sucedió el pasado mes de mayo. Ahora sí, el equipo amarillo puede encontrar en la Copa una forma de ilusionar todavía más a su gente, enganchada al grupo y al entrenador.

Mañana frente al CD Tudelano de Segunda RFEF (20.00 horas), en cualquier caso, debiera valer una nueva rotación integral de Xavi García Pimienta, con la suma de jugadores del filial, para pasar de ronda y meterse en los treintaidosavos de final, donde seguramente ya espere un equipo de Segunda División, aunque podría caer otro del fútbol no profesional.

El técnico catalán cuenta con toda la plantilla disponible con la duda de Eric Curbelo, que aunque no está del todo restablecido en principio estará en la expedición que esta mañana pondrá rumbo a San Sebastián para luego entrenar por la tarde en la localidad zaragozana de Tarazona. Quien no estará seguro es Jonathan Viera, que entrena pero no juega. En el partido de la primera eliminatoria, en Manacor, se encontraba en Dubái con permiso del club. Y nadie cuenta con él.

Quienes sí pintan bastante, más ahora cuando asoma una nueva ronda a priori sencilla, son los canteranos. García Pimienta se llevará a otros seis, como en el duelo de Mallorca. De ellos, repiten cinco: Ale Gorrín, Gabriel Palmero, Juanma Herzog, Iñaki González y Pau Ferrer. El único que se cae es Yadam Santana, que cede su lugar a Aboubacar Bassinga, apodado Abou, un costamarfileño llegado a Canarias en patera y sacado de las canchas de cemento por los captadores de la UD. Este curso, después de años sin licencia por minoría de edad, pudo por fin estrenarse con el juvenil División de Honor. Apunta muy alto.

De Tercera a Segunda RFEF

Con ellos y con los otros Las Palmas no tiene excusas para no superar al Tudelano, que milita en una categoría superior que la del Manacor, pero que lo hace en dos menos que la UD, y pasar por fin de la segunda eliminatoria, la barrera de los cinco últimos cursos en los que el objetivo era otro, como ahora, sólo que sin las ansias ni las angustias de entonces. Rayo Majadahonda, Badajoz, Navalcarnero, Valladolid y La Nucía fueron los verdugos anteriores. Ahora, la UD no puede fallar.

En Xavi García Pimienta, el hombre de varios récords en el club –el mejor final de temporada de la historia o el mejor registro defensivo en 15 jornadas son dos ejemplos– está la misión de encontrar la manera de que el equipo sea capaz de competir dos veces por semana entre enero y principios de febrero de 2024, cuando quedan decididos los finalistas del torneo.

Cabe recordar que el técnico catalán quiso dejar claro que la plantilla actual de la UD no estaba capacitada para jugar dos encuentros por semana, pero al mismo tiempo deslizó que analizaría la situación a medida que avanzara la competición. Ha pasado algo más de un mes desde entonces y su equipo está aún mejor en la clasificación y mira ya más hacia arriba que hacia abajo. Hay un plan.

En el calendario venidero de la UD después del Tudelano están el Alavés en Mendizorroza, el Cádiz en el Gran Canaria y el Athletic Club en San Mamés para cerrar el año. Tras las vacaciones de Navidad, el Barça llegará a la Isla el 4 de enero para cerrar la primera vuelta. Y después podría jugar dos choques seguidos de Copa si se clasifica mañana, el primero seguramente el 7 de enero y el segundo entre el 16 y el 18, porque el fin de semana del 13 y 14 no hay Liga por la disputa de la Supercopa de España. El calendario, por tanto, ayudaría, y Las Palmas podría plantarse en los octavos de final antes de visitar al Rayo.

Es la ilusión de una afición que la última vez que vio a su equipo en cuartos de final fue con Quique Setién al mando en el curso 2015-16, cuando el Valencia de Gary Neville eliminó a los amarillos. Para unas semifinales hay que remontarse hasta la 1996-97, cuando el Barça de Ronaldo Nazario acabó con el sueño de la UD. Cuatro cuartos (57-58, 74-75, 74-76 y 15-16), dos semis (73-74 y 96-97) y la final de 1978, perdida frente al Barcelona en el Bernabéu, es todo el bagaje copero de un histórico como Las Palmas.

Seguramente el entrenador y los jugadores quieran erigirse en héroes del que sería el primer título importante de la historia del club, que el verano que viene cumplirá 75 años. Osasuna, que a estas alturas del curso pasado sólo tenía dos puntos más, llegó a la final. Esta Copa puede ser el gran desafío de una UD de lujo.

[object Object]

La UD Las Palmas no volverá a entrenar en la ciudad deportiva de Barranco Seco en toda la semana. El doble compromiso fuera de casa, mañana (20.00 horas) en Tudela frente al CD Tudelano en la segunda eliminatoria de la Copa del Rey, y el sábado (13.00) en Vitoria contra el Deportivo Alavés en la decimosexta jornada de LaLiga EA Sports, obliga a los jugadores, al cuerpo técnico y demás personal a hacer un viaje especial. La expedición pondrá rumbo a la Península a primera hora de esta mañana para aprovechar un vuelo directo a San Sebastián, desde donde la guagua amarilla se trasladará a la localidad Navarra, donde estará el primer hotel de concentración. Sin embargo, el entrenamiento previo al choque, previsto para esta tarde, no será en esa comunidad autónoma, sino en Aragón, en concreto, en Tarazona, localidad de la provincia de Zaragoza situada a algo más de media hora en carretera. Tras el encuentro de mañana la expedición partirá hacia Bilbao, donde la UD dormirá dos noches y donde entrenará el jueves por la tarde y el viernes por la mañana, cuando emprenderá viaje a la capital de Álava para disputar el partido el día siguiente. El movido viaje de Las Palmas no acaba ahí, ya que después del duelo de Mendizorroza el regreso será desde Santander vía Madrid, por lo que, después de dos vuelos, los expedicionarios aterrizarán en Gran Canaria la madrigada del sábado. El domingo, el equipo tiene jornada de descanso. | P. F.