Blog 
Elizabeth López (El lápiz de la luna)
RSS - Blog de Elizabeth LC

El autor

Blog Elizabeth López (El lápiz de la luna) - Elizabeth LC

Elizabeth LC

Elizabeth López Caballero es profesora especialista en Audición y Lenguaje, mediadora e instructora de yoga infantil. También es Presidenta de la Asociación Contra el Acoso Escolar de Las Palmas (ACAELP). Es colaboradora en La Provincia y tiene varios libros publicados, entre ellos podemos destacar:...

Sobre este blog de Canarias

El lápiz de la luna es un rincón en el que poder dar rienda suelta a mis inquietudes, para así, poder entender un poco mejor este mundo loco en el que vivo.


Archivo

  • 27
    Enero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Canarias Las Palmas

    Jueces sin toga

    Desde muy pequeños nos acostumbraron a juzgar las cosas como bien o como mal, pero no nos enseñaron a razonar el porqué de la benevolencia o de la maldad de determinadas acciones. Era algo incuestionable porque la orden venía de mamá o de papá, cuyo poder era vitalicio. Nos fuimos creando un mapa mental de: “esto sí, esto no, esto caca, esto no se toca, esto está bien, esto está mal, niño malo, malo” y así podría continuar con un sinfín de absurdas premisas que poco nos ayudaban a discernir lo correcto de lo incorrecto. Por suerte, los tiempos cambian y hay nuevos modelos de crianza que no subestiman a los niños y cada vez que los progenitores consideran que una conducta es inapropiada le explican –con argumentos que puedan razonar los menores- el motivo de la reprimenda. Probablemente esos pequeños crezcan con una visión más real del mundo, de su propio comportamiento y del de los demás. Pero esto podremos analizarlo en unos años, ahora, por desgracia, vivimos en una sociedad donde la gran mayoría se cree “juez sin toga”. Donde han tomado el testigo de sus padres y han adoptado un poder “vitalicio” que poco tiene de tal. Juzgarnos no está mal, siempre y cuando que lo hagamos con nosotros mismos, que desde la humildad analicemos cada una de nuestras conductas para, de esta forma, ver en qué fallamos y cómo podemos cambiarlo, porque los seres humanos somos animales de costumbres y repetimos patrones de comportamiento de forma inconsciente. El problema, desde mi punto de vista, viene cuando juzgamos a los demás. Y he aquí el tema que concierne a este artículo. Últimamente me he topado con muchos “jueces sin carrera” que se dedican a conceptuar a las personas, concretamente, a las personas que componen una relación sentimental. Esto se hace desde tiempos ancestrales, no he descubierto yo la pólvora. Somos cotillas, vivimos en una sociedad orwelliana de vigilancia masiva, por eso los programa como Gran Hermano, Sálvame, Mujeres, Hombres y Viceversa, etc, tienen tanta audiencia. No sé cómo podemos atrevernos a juzgar una relación como buena o mala si no vivimos con esa pareja y, tampoco basta con escuchar solo una de las versiones para hacer un análisis exacto. Mi abuela siempre decía que en toda historia hay tres verdades: la tuya, la mía y la verdad. Lo que también deberíamos tener en cuenta -y hablo en primera persona del plural- incluyéndome en todo momento, es el daño que hacemos cuando criticamos, juzgamos o etiquetamos una relación como buena, mala, correcta, incorrecta, real, fingida, con futuro o sin pasado… Tal vez el secreto está en que mientras nos ocupamos de las relaciones ajenas evitamos centrarnos en la nuestra. Quizá mientras nuestro dedo inquisidor apunta hacia afuera en lugar de hacia adentro posponemos el momento de enfrentarnos a nosotros mismos. Deberíamos reflexionar acerca de esto, quitarnos la toga, bajarnos de la tribuna y dejar de intentar ser perfectos. El otro día me dieron un consejo que no olvidaré jamás: “vinimos a ser completos no perfectos”, y como las cosas buenas hay que compartirlas, aquí lo dejo.

                   Jueces sin toga

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook