19 de junio de 2017
19.06.2017
Consejos

Hiperhidrosis o el exceso de sudoración: ¿cómo afrontarlo?

Descubre los factores que producen una sudoración excesiva y los tratamientos existentes

19.06.2017 | 21:17
La sudoración es incontrolable y puede suponer una molestia significativa

Sudar no es malo, es importante para el control de nuestra temperatura y la creación de una primera barrera de defensa cutánea. No obstante, hay personas que llegan a sudar muchísimo, a pesar de que haga fresco o se esté en reposo. En la mayor parte de los casos la sudoración es perfectamente natural y, generalmente, las personas sudan más en temperaturas cálidas, al ejercitarse, o en respuesta a situaciones que las hacen sentirse nerviosas, enojadas, avergonzadas, o con miedo.

No obstante, cuando la sudoración excesiva y se presenta sin estos desencadenantes estamos hablando de hiperhidrosis. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, las personas con hiperhidrosis parecen tener las glándulas sudoríparas hiperactivas. "La sudoración incontrolable puede llevar a una molestia significativa, tanto física como emocional", indica.

¿Qué factores producen hiperhidrosis?

Además, subraya que la sudoración excesiva suele afectar a las manos, a los pies, y a las axilas. En este caso se llama hiperhidrosis primaria o focal. Es un proceso bastante habitual (afecta entre el 1-3% de la población), aunque posiblemente no se consulta excesivamente por ello, dada la falta de eficacia, hasta ahora, de los tratamientos instaurados, según comenta la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV).

En la mayor parte de los casos, no se puede encontrar la causa y parece ser hereditario. Eso sí, si la sudoración tiene lugar como resultado de otra afección médica, se llama hiperhidrosis secundaria. La sudoración puede presentarse en todo el cuerpo o sólo en una zona.

En este sentido, la jefa del servicio de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro (Madrid), la doctora Inés Gonzalo González, explica que el control de la sudoración corre a cargo del sistema nervioso autónomo, sobre el que no se tiene control, y que regula funciones como la respiración o el latido cardíaco.

Las causas de hiperhidrosis son múltiples: enfermedades neurológicas, endocrinológicas (hipertiroidismo), neoplasias, medicamentosas, fisiológicas (menopausia), o la idiopática (de causa desconocida), que es la que con más frecuencia se ve en las consultas de dermatología. "No existe acuerdo sobre la posible herencia de la hiperhidrosis idiopática, aunque sí se ha visto que pueden existir varios miembros de una misma familia afectos, por lo que podría haber un componente hereditario", apostilla Gonzalo González.

Además, la especialista subraya que esta patología no se asocia al mal olor corporal. Así, precisa que existen de dos tipos: la localizada en una determinada área anatómica, y después la generalizada por todo el cuerpo. Sobre los tratamientos, subraya que cuando la hiperhidrosis tiene una causa orgánica el tratamiento pasa por solucionar dicha causa.

La sudoración excesiva suele afectar a las manos, a los pies, y a las axilas. Fuente: Getty Images.

Tratamiento


En el caso de la hiperhidrosis idíopática existen varios tratamientos en función de su extensión y de las preferencias del paciente. A nivel tópico, se pueden usar antiperspirantes a base de sales de aluminio a diferentes concentraciones. Como tratamiento oral, Gonzalo dice que existen unos fármacos llamados anticolinérgicos, betabloqueantes o benzodiacepinas, que actuarían sobre el sistema nervioso autónomo.

La 'iontoforesis' es otra alternativa en la que se aplica una corriente eléctrica de manera transcutánea. Se trata de 'inyectar en la piel' sustancias a partir de una corriente eléctrica que pasa, a través del agua desde un polo eléctrico a la piel. "Resulta una terapia efectiva, pero difícil de realizar dado el tiempo que conlleva. En el futuro podrían mejorarse sus resultados usando anticolinérgicos tópicos o quizás toxina botulínica", precisa sobre este asunto la AEDV.

También se pueden realizar infiltraciones subcutáneas de toxina botulínica. "El favorito a día de hoy, sobre todo a nivel axilar. Es un excelente tratamiento para la hiperhidrosis axilar y palmar. Sus principales inconvenientes radican en su precio, el dolor que provoca la infiltración, la necesidad de realizar entre dos y tres tratamientos al año, pues su duración es de 4 a 6 meses. A pesar de todo en nuestra experiencia resulta ser la medida de elección en el momento actual y un hecho que lo avala es que los pacientes solicitan su uso, pues es un tratamiento que engancha. Aunque no hay demasiados trabajos, también en la hiperhidrosis facial resulta eficaz", sostiene la AEDV.

Por último, se podría realizar una intervención quirúrgica (simpatectomía) para eliminar los ganglios encargados de estimular la sudoración de axilas y manos. Habitualmente la practican los cirujanos torácicos con "excelentes resultados" en cuanto a la disminución de la sudoración en manos y axilas, que además resulta definitiva. Su principal inconveniente estriba en la aparición de la hiperhidrosis compensatoria, es decir, el paciente deja de sudar en manos y axilas pero aumenta la sudoración en otras localizaciones como en la cara, en la espalda, o en el pecho, por ejemplo.

Por otro lado, la jefa del servicio de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro (Madrid), subraya que no existen datos clínicos que confirmen que se sude más al depilarse, aunque afirma que sí hay algún caso descrito de hiperhidrosis tras la depilación láser.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud


El aire se debe mantener a 20 o 22 grados.
Cómo evitar los resfriados del aire acondicionado

Cómo evitar los resfriados del aire acondicionado

Los cambios de temperatura favorecen la aparición de enfermedades en las vías respiratorias altas

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Las relaciones sexuales en el agua tienen su erótica pero pueden provocar irritaciones y sequedad

Crujirse los dedos, ¿hasta qué punto es malo hacerlo?

Crujirse los dedos, ¿hasta qué punto es malo hacerlo?

Descubre los efectos secundarios y porqué se produce esta costumbre inconsciente

Consejos para prevenir la otitis del nadador

Consejos para prevenir la otitis del nadador

Las personas que padecen dermatitis o que generan tapones de cera suelen sufrir este dolor de oídos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Se fija hasta que un alimento se puede consumir de forma segura, siempre que se sigan las...

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Enlaces recomendados: Premios Cine