Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kosmos halla gas no comerciable en el Sahara

La petrolera norteamericana tapona el pozo abierto en diciembre pero anuncia que seguirá adelante con sus planes de exploración en la zona

La petrolera Kosmos anunció ayer que taponará y abandonará el primero de los pozos abiertos en aguas del Sahara Occidental. Al igual que lo ocurrido en las exploraciones llevadas a cabo en Canarias el pasado mes de enero por Repsol, el gas hallado por la compañía norteamericana en la zona no tiene, después su análisis, la calidad suficiente para su comercialización. Ello, sin embargo, no supondrá el abandono del proyecto. Kosmos, que comparte con la escocesa Cairn Energy y la Agencia Marroquí de Hidrocarburos y Minas los derechos sobre 22.000 kilómetros cuadrados de subsuelo marino de Cabo Bojador, utilizará los datos obtenidos en este primer intento para perfeccionar el plan de exploración "y tomar decisiones sobre la ubicación y el momento de trabajar en un posible segundo pozo", anunció ayer en un comunicado.

Ubicado a unos 170 kilómetros de la costa en aguas con 2.135 metros de profundidad, el pozo CB-1 se perforó, según la empresa, de acuerdo al plan proyectado a una profundidad total de 5.700 metros, y un coste neto para la compañía norteamericana de aproximadamente 75,9 millones de euros.

Kosmos, que concentra sus exploraciones en áreas emergentes del Atlántico -Ghana, Irlanda, Mauritania, Marruecos (incluyendo el Sahara) y Surinam- tiene los derechos para realizar actividades de exploración en Cabo Bojador desde 2006, en virtud de un acuerdo petrolero con la Agencia Nacional de Hidrocarburos y Minas (Onhym) del gobierno de Marruecos

Con todo, las exploraciones iniciadas el pasado 19 de diciembre, en paralelo a las que tenían lugar a unos 50 kilómetros de Lanzarote y Fuerteventura, supusieron una escalada de la tensión entre el gobierno de Rabat y la República Árabe Saharaui Democrática que las consideraron un expolio de los recursos naturales de un territorio cuya soberanía está en discusión. El presidente de la RASD, Mohamed Abdelaziz, advirtió por carta ese mismo mes al secretario general de las Nacio-nes Unidas, Ban Ki-moon, del riesgo "desestabilización en la zona" y la puesta en peligro de la búsqueda de una solución pacífica a un conflicto que se alarga ya durante casi 40 años y que implica a la propia ONU.

Esas advertencias del Sahara y la cercanía con el Archipiélago -física y sentimentalmente- motivaron el retraso de los sondeos y sendas reuniones de los responsables del consorcio petrolero con los ministerios de Industria y Exteriores. Era, señaló la empresa, una deferencia al Estado colindante. Si bien nadie niega que en la mesa de José Manuel García-Margallo se habló del trasfondo político de la decisión de Marruecos (capitaliza un 20% de la ex-ploración) de otorgar autorizaciones en aguas cuya soberanía está en cuestión.

El director y presidente ejecutivo de Kosmos Energy, Andrew G. Inglis, señala en la nota hecha pública ayer que, aunque no se considera un descubrimiento comercialmente viable, "este primer pozo ha servido para reducir significativamente el riesgo para la exploración adicional de petróleo en la cuenca, al comprobar que se trata de un sistema funcional en presencia de carga de hidrocarburos, con trampa y sello efectivos".

"Los resultados del pozo CB-1 confirman el potencial de exploración sustancial de nuestro bloque Cabo Bojador, que incluye un diverso rango de zonas independientes y canales con muchas posibilidades. En el futuro, el desafío clave será encontrar yacimientos con suficiente tamaño y calidad para que su exploración sea comercialmente viable. Analizaremos la información obtenida en el pozo CB-1 y la integraremos con los datos sísmicos tridimensionales que recientemente hemos adquirido para perfeccionar nuestro plan de exploración y tomar decisiones sobre la ubicación y el momento de trabajar en un posible segundo pozo", apunta Inglis.

Compartir el artículo

stats