Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Secretaria general de Podemos en Canarias

Meri Pita: "Hay otra forma de hacer política, no pregonamos medidas utópicas"

"El día que nos parezcamos a otro partido será que hemos perdido la frescura con que nacemos", indica la número dos en la lista al Congreso por Las Palmas

Meri Pita.

Meri Pita. LP/DLP

¿Por qué no quiso ser la primera en la lista al Congreso de los Diputados por la provincia de Las Palmas?

No es que no quisiera ser la primera, es que entendíamos que si la candidata Victoria Rosell asumía venir a la candidatura tenía un perfil perfecto para ser la primera. En Podemos no importa ser primero, segundo o tercero, sino el equipo. Era importante que el perfil social de la juez Victoria Rosell diera el paso y es muy difícil para ella porque es renunciar a su sueldo. Entrar en Podemos implica un plus que no tienen otros partidos políticos, que es el código ético y en Podemos ni se pagan liberaciones ni más de tres veces el Salario Mínimo Interprofesional. Estamos muy contentos de que ella encabece, pero hay un equipo muy bueno detrás.

¿Cómo afronta su primera campaña electoral?

Con mucha ilusión porque no es un proceso electoral normal. No estamos ante un cambio de legislatura, sino ante un cambio de ciclo. El régimen de 1978 se ha agotado y la sociedad española necesita otro traje social, que deseche la corrupción como elemento de hacer política. Hay que atender las política sociales en vez de las políticas de los bancos y acabar con la tremenda brecha de desigualdad social. Nos hemos empobrecido no sólo a niveles económicos, sino también en derechos, el estado social casi está en defunción, la sanidad y la educación pública se devalúan y los servicios sociales no existen.

¿Qué propuestas concretas ofrecerán en su programa para Canarias?

Las especificidades que tenemos respecto a Canarias son muy claras. Hay que blindar a Canarias en la Constitución como Archipiélago y reconocer que es una región ultraperiférica, además de fijar a las Islas como una plataforma de paz, no de agresión a un continente vecino que ya ha sufrido bastante, que ha sido expoliado y rapiñado por las grandes potencias.

¿Cómo van a hacer llegar esas demandas al partido en Madrid?

El programa estatal de Podemos reconoce la plurinacionalidad del Estado y las distintas sensibilidades nacionales, ya que España es un país de naciones.

¿Los líos orgánicos de Podemos en Canarias complican su labor en las listas?

No creo que tengamos ni una décima parte de lo que tienen los otros partidos políticos. Además somos muy jóvenes, teniendo en cuenta que tenemos problemas de crecimiento y de virus como cualquier cuerpo joven que se inicia. Eso sí tenemos la exposición mediática que se nos quiere dar y cualquier cosa que pase en Podemos parece que adquiere una dimensión mediática que no se corresponde con la realidad. No tenemos ni más ni menos que los problemas de crecimiento de una organización donde somos plurales, no somos pensamiento único y ésa es una virtud, no un defecto. No queremos ni parecernos en los andares al resto de organizaciones políticas, por eso no escondemos nuestras disidencias, lo que sí somos es demócratas y respetamos los reglamentos que democráticamente nos hemos dado.

Pablo Iglesias ha diseñado un grupo parlamentario compacto de afines a la dirección, sólo uno de ellos, Andrés Bódalo, número 1 por Jaén, podría encuadrarse en el sector más crítico.

Pablo Iglesias ha tenido el derecho, como el resto de secretarios generales autonómicos, de conformar su lista y él ha elegido la mitad de su lista y la otra mitad viene de primarias. No creo que eso reste ni un ápice de democracia a todo el proceso, al contrario.

¿Cómo se entiende que un partido que defiende elegir a sus candidatos por primarias designe a Victoria Rosell, entre otros fichajes estrella, a dedo?

Bueno, ha sido a dedo en el sentido de que lo hemos designado personalmente, pero en el proceso de primarias de julio participamos cerca de 40.000 personas y el 85% de los participantes votó que sí se permitía a la dirección del partido buscar confluencias con otras organizaciones políticas, con movimientos sociales e incorporar personas de entidad social, como es el caso de Victoria Rosell y del exteniente general Julio Rodríguez. Hemos incorporado a mucha más gente, de Equo, de otros partidos, de pequeñas candidaturas de unidad popular. Es absolutamente democrático y no lo ha hecho ningún otro partido. Igual que decir quiénes son ministeriables o no. Eso es un ejercicio de transparencia, porque a veces los gobiernos llegan y nombran ministros a personas que no se han presentado a los procesos electorales. Nosotros creemos en la democracia real y que todo el que asuma responsabilidades públicas debe estar sometido al plebiscito. Estamos haciendo un ejercicio de transparencia y no queremos parecernos a ninguna otra organización.

Hay críticas a las listas por sectores de la militancia.

Tenemos un sector que siempre critica. Hay elementos hostiles a Podemos y un interés del establishment establecido de colocarnos en el mismo escenario y que se diga: “¿Ves que son iguales que nosotros?” porque el mal menor para ellos es que los ciudadanos nos comparen con ellos, pero no nos parecemos ni en los andares.

¿A qué atribuye entonces que haya candidatos estrella nombrados por la dirección que han decidido renunciar a las listas?

Eso obedece a mil cuestiones. Desconozco exactamente las renuncias de unos y otros. El consejo estatal y la coordinadora estatal están facultados para colocar a esos elementos sociales de interés. Estaban perfectamente ratificados por un referéndum. En España no hay ni un solo partido que haya hecho ese ejercicio democrático.

¿La palabra casta queda atrás tras fichar un militar y varios jueces de renombre que forman parte de los poderes fácticos?

La palabra casta no tiene nada que ver con una profesión, sino con una manera de hacer. Cuando hablamos de casta la mayoría de la ciudadanía sabe a quién nos referimos. Nos referimos a esa gente que se acerca a la política o a la vida pública para gestionarse intereses privados; a aquellos que entregan el interés general a intereses particulares de determinadas empresas; a las puertas giratorias; y a que blindemos en la Constitución que tengamos que pagar una deuda cuya mayor parte es ilegítima y que no seamos capaces de blindar el derecho al trabajo o el derecho a la vivienda.

¿Ya han cerrado su programa electoral en las Islas?

Hubo más de 50 asambleas en Canarias, el documento pasó su período de votación y ahora está en imprenta. Esperamos que en los próximos días nos llegue en formato papel para llevarlo a los 80 consejos municipales y empezar a explosionar nuestro programa.

¿Qué estrategia van a seguir?

No podemos competir con los millones de euros que se gastarán los partidos tradicionales. Además, no creemos que ese gasto millonario sea ético. Nuestra campaña será a pie de calle, hablando con la ciudadanía y transmitir nuestro programa a través de los panfletos. No vamos a tener grandes vallas publicitarias ni dinero para invertir en grandes cuñas.

¿Un pacto con Ciudadanos es factible?

Tenemos un pacto con la ciudadanía a través de un código ético y un programa que nos comprometemos a trasladar. Los pactos deben ser refrendados en asamblea por ciudadanos con votación. Si me preguntas a nivel particular si me gustaría pactar con Ciudadanos yo diría rotundamente que no porque es una organización que sigue las políticas continuistas del austericidio y neoliberales y, por tanto, es más de lo mismo.

¿Se sienten más cercanos al Partido Socialista?

Al PSOE le sienta muy bien la oposición. Cuando está en la oposición tiene un lenguaje muy parecido al nuestro. De hecho, en las tertulias a las que asistimos a veces asentimos a los compañeros del PSOE porque casi tienen nuestro programa. Diríase que nos leen por las noches y por la mañana nos hablan. En cualquier caso, el pacto será refrendado por todos y tiene que establecer un programa, no va a ser un pacto sencillamente por ocupar una silla,

Una vez más el voto de la izquierda va dividido en estas elecciones generales.

Los compañeros de Izquierda Unida han tomado una decisión y tienen que asumirla. Podemos no es un partido al uso, sino una herramienta de participación y no se discutía por parte de nadie que dentro de las fuerzas de la democracia real Podemos es la posición más avanzada. Intentamos empatizar con todo el mundo. Hay compañeros que entienden que el fin no justifica, sino que el medio es el objetivo y allá ellos. Es una pena, pero no será porque nosotros no hayamos puesto todo nuestro interés en que fuera así.

¿Excesivas condiciones a IU?

Las condiciones que hemos puesto es que no queríamos una sopa de letras, ya que eso fracasó en el siglo XX, la suma de siglas no sirvió para mucho y no es eso lo que demanda la ciudadanía ahora.

¿La realidad ha cambiado el discurso de Podemos hacia la moderación?

Creo que no, lo que pasa es que sí hemos ido asumiendo en la medida en que tenemos responsabilidades institucionales el proceso del cambio. Los cambios no se producen de hoy para mañana y en ese proceso de cambio tenemos que ir ajustando nuestras propuestas. Por ejemplo, se nos acusa de que no hablamos de la renta básica, nosotros creemos que cualquier ser humano por serlo debe tener una renta básica, pero ¿es conseguible en la realidad económica que vivimos ahora? No, pero vamos a hacerlo paulatinamente. Primero vamos a actuar sobre la persona que no tiene recursos. Unas 50.000 familias en Canarias no perciben ningún ingreso y vamos a cubrir primero esas necesidades. Todas nuestras propuestas tienen un proceso de desarrollo. Nos dicen que si hemos dulcificado nuestro discurso, antes éramos perroflautas, ahora somos unos prepotentes porque ponemos a gente que tiene entidad social; antes éramos radicales y ahora socialdemócratas, es el abanico de críticas que recibimos. No somos iguales a ninguna otra organización. El día que nos parezcamos a otra organización es que hemos perdido la frescura con que nacemos y ese ADN muy de Podemos que nos hace diferentes al resto.

Las encuestas apuntan que Podemos se desinfla.

Las encuestas no dejan de ser apuestas. Lo que coinciden en la cocina de todas las encuestas es que habrá una alta participación y un porcentaje muy alto de indecisos, por encima del 25%. Vamos a dirigir nuestra campaña a cualquier ciudadano decente que perciba la realidad como la percibimos todos, dura, con ese abismo entre ricos y pobres, con esa tremenda desigualdad, ocho puntos por encima de la media europea; con esas grandes bolsas de pobreza infantil y con esa inmensa bolsa de jóvenes emigrando. Nosotros diseñamos otro país diferente al que está diseñando el bipartidismo, que se ha plegado a la Troika y a esas políticas neoliberales, que han traído estos niveles de pobreza jamás conocida en España.

¿Qué expectativas electorales tienen en el Archipiélago?

No nos gusta jugar con las hipótesis. Lo que nos dicen es que podemos sacar un senador en Gran Canaria y tres o cuatro diputados en Canarias, bien dos en cada provincia o tres en Las Palmas y uno en Santa Cruz de Tenerife. Pero la encuesta que vale de verdad es la del 20 de diciembre. Yo no soy muy de apuestas, sino muy realista y trabajadora y quisiera que nuestro mensaje llegara a todos los rincones de Canarias y que fuera un mensaje ilusionante, de decir a la gente que sí hay otra manera de hacer política, que no estamos pregonando en el desierto medidas utópicas. Las propuestas que estamos haciendo de poner a trabajar la economía para la mayoría es posible. El día 20 de diciembre la ciudadanía va a tener tres opciones: votar al PP o al PSOE, que son más de lo mismo, o votar la opción de cambio que representa Podemos. No hay otra.

¿Pablo Iglesias hará campaña en Canarias?

Juan Carlos Monedero estará el 28 de noviembre en Santa Cruz de Tenerife y el día 29 en Gran Canaria. El 8 de diciembre está confirmada la presencia de Pablo Iglesias en Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats