Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

"Nunca me había soltado tanto como en este disco"

"En este álbum nos hemos encargado de quitar todas las máscaras", asegura la cantante India Martínez

"Nunca me había soltado tanto como en este disco"

"Nunca me había soltado tanto como en este disco"

La fusión del flamenco y el pop en la voz de la cantante India Martínez desnuda todos los ángulos de su alma en su nuevo disco Te cuento un secreto (Sony, 2016). El séptimo trabajo discográfico de la artista, del que firmó ejemplares esta semana en El Corte Inglés de Mesa y López, se adentra en nuevas sonoridades de la mano de un repertorio original donde se despoja de máscaras y disfraces. Nacida en Córdoba en 1985 como Jennifer Jessica Martínez Fernández, esta devota del flamenco se trasladó con 11 años a Roquetas de Mar (Almería), donde se la conocía como "la niña del puerto". Y con 18 año reemergía al abrigo de su primer álbum como India Martínez, a sugerencia de su primer productor, por su tez morena de reminiscencias étnicas. "Me sentí identificada con el nombre desde el principio porque no me encerraba en ningún estilo, sino que era muy abierto, que es como, a día de hoy, sigo mirando a la música", afirma la cantante, quien brindará tres conciertos en Canarias en mayo de 2017.

¿En qué aspectos marca su séptimo álbum Te cuento un secreto una evolución con respecto a trabajos anteriores?

Te cuento un secreto es un disco muy fresco, limpio y transparente, que descubre partes de mí que se van desvelando a través de las canciones. En ellas cuento mis gustos o mis aficiones para que se entienda por qué introduzco ese sonido, esa locura o ese ritmo en una canción concreta. La evolución que marca este disco proviene de que a mí siempre me gusta hacer un paroncito entre una etapa y otra, incluso a nivel personal, para poder hacer un punto y aparte. Y en ese tiempo de descanso me dedico a seguir preparándome y volviendo a estudiar piano, armonía o guitarra. Me encanta la música, empaparme de ella y entenderla cada vez un poco más desde dentro. Yo llevo en esto desde niña, pero siempre quiero prepararme más. Uno necesita seguir estudiando porque, si no, se estanca, así que este disco nace de esa transición y de volver a refrescarme de nuevos sonidos y vivencias.

¿Cómo define el nuevo mapa sonoro que traza este disco?

Aunque parto del flamenco tradicional como raíz, lo cierto es que nunca me he inscrito en el flamenco clásico. Siempre ha habido diferentes tintes en mi música porque, desde muy pequeñita, no sólo escucho flamenco, sino muchas otras músicas de otras culturas. Pero digamos que de los siete discos que tengo en el mercado, quizás este tenga uno de los sonidos más abiertos, más poperos y más cañeros dentro de mis raíces flamencas. En mi voz siempre está la esencia del flamenco, cante lo que cante, pero estas canciones se abren a nuevos aires latinos y algunas rumbas, con canciones de diferentes tiempos e, incluso, este año nos hemos atrevido con los sonidos un poco más electrónicos.

¿A qué se debe ese deseo de descubrir sus "secretos" ante el público en este disco?

Es verdad que en este álbum hay muchos secretos, como dice el título. Siento que ya llevo muchos años en esto y, hasta ahora, nunca me había soltado tanto como en este disco, donde cuento varios aspectos de mi personalidad, así que, sin duda, este disco refleja más mi edad y mi estado de ánimo. A menudo, la gente piensa que soy mayor de lo que soy, por los maquillajes y las fotografías, supongo. Por eso, en este álbum nos hemos encargado de quitar todo ese tipo de máscaras, en todos los sentidos.

¿Siempre participa en el proceso de composición?

Siempre me ha gustado participar desde niña, desde los primeros discos hasta el último. Cuando una hace suyas las canciones y las historias, resulta mucho más fácil poder transmitirlas con la voz. A nivel musical, me gusta mucho involucrarme en todos los aspectos e imprimir mi propio sonido en las canciones. Además, tengo un equipazo que me entiende perfectamente y me deja participar. Creo que, con el tiempo, lo que vas construyendo es un gran equipo con el que creas la fórmula que funciona y, a partir de entonces, todo es fluidez y armonía. Y creo que eso se nota mucho en el resultado.

¿Su single Todo no es casualidad hace un guiño a tantos años de dedicación a la música?

No podría ser de otra forma [Risas]. Como dice la canción, todas las cosas que han ido pasando en mi vida no son casualidad para mí, sino que resultan a base de esfuerzo y de mucha constancia, de saber aprovechar cada momento y cada oportunidad que se te brinda. Creo que la vida por fin me va recompensando por todos estos años de dedicación y esfuerzo. Y yo estoy muy agradecida por todo lo que me ha ido pasando, porque he ido evolucionando en la música y en la vida. Pero si estoy agradecida por algo es, sobre todo, por poder dedicarme a la música, porque lo más bonito que le puede pasar a alguien es dedicarse a lo que más le gusta.

Si el flamenco es su raíz, ¿la música es su vocación?

Es lo que he hecho siempre. Por eso, intento formarme musicalmente siempre, empaparme de mucha música; aunque la he ido compaginando con mis estudios, siempre lo he tenido clarísimo desde muy niña. También he tenido la suerte de que mi familia siempre me haya apoyado y haya luchado conmigo desde el principio para dedicarme a lo que me gusta.

El punto de inflexión en su carrera llegó con el disco 13 verdades. ¿Aquí termina de forjarse la identidad de India Martínez?

Yo creo que fue justo antes de lanzar 13 verdades, que fue cuando necesitaba también otro respiro. Ya venía un poco saturada, a pesar de logros tan importantes como las dos nominaciones a los Grammy Latino. Es decir, iba por buen camino, pero tenía que canalizar todo eso sin ningún tipo de presiones externas por parte de productores o del equipo. Yo siempre me he dejado llevar, pero aquí tomé las riendas para defender al 100% lo que yo quería decir. Entonces, me desprendí un poco de discográficas y todo ese ambiente para que no me influyesen en nada y, a partir de ahí, hacer las canciones que me dictase el corazón. Entonces, cuando ya tenía un repertorio lo bastante amplio, que mostrase a la India al 100%, fue cuando apareció Sony Music y fichaban a una artista, no la estaban creando. Por eso, fue tan importante ese momento, porque nada ni nadie me influía, yo era la más pura explosión de emociones y por fin estaba soltando lo que me había guardado durante tanto tiempo. Creo que siempre he estado bastante comedida, así que aproveché ese tiempo para seguir preparándome e reinventándome.

Además de dos nominaciones a los Grammy Latino, atesora un premio Goya a Mejor canción por la película El Niño. ¿Cómo vivió esta e xperiencia?

Eso fue algo inesperado, porque uno aspira a premios de la música como, por ejemplo, los Grammy Latino, que suele ser la meta, aunque luego te quedes a la mitad. Lo importante es soñar e intentar alcanzarlo siempre. Pero lo de un premio Goya jamás me lo había planteado, claro. Contaron con nosotros para componer esta canción expresamente para la película y fue genial, fue una experiencia súper bonita, porque yo había participado en alguna otra banda sonora, pero nunca como autora ni para crear expresamente una canción para esa historia. Entonces, me encantó ver esa película cuando aún estaba un poco a medias para crear la canción. Fue una experiencia súper bonita y, encima, te recompensan con un Goya, ¡madre mía! No nos lo creíamos en ese momento ni yo ni mis productores, David Santiesteban y Riki Rivera, porque fue algo histórico que vamos a recordar siempre.

Compartir el artículo

stats