Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva etapa política La conformación del Ejecutivo regional

Clavijo completa el Gobierno

Baltar en Sanidad y Valido en Empleo - Gran Canaria gana peso en el Ejecutivo con tres consejerías y la Vicepresidencia

Clavijo completa el Gobierno

Clavijo completa el Gobierno

José Manuel Baltar, experto en gestión hospitalaria y actual director de Operaciones del Grupo Hospitales San Roque, y la nacionalista Cristina Valido, vicepresidenta segunda y consejera de Gobierno Abierto, Acción Social y Atención Ciudadana del Cabildo de Tenerife, serán los nuevos consejeros de Sanidad y de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, respectivamente, del Gobierno de Canarias.

Junto a José Miguel Barragán, secretario general de Coalición Canaria, como consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, y el diputado grancanario Pablo Rodríguez, como vicepresidente del Ejecutivo y consejero de Obras Públicas, completan la lista del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, para cubrir las vacantes tras la ruptura del pacto entre CC y el PSOE y la destitución, el pasado 23 de diciembre, de los socialistas Patricia Hernández, Jesús Morera, Ornella Chacón y Aarón Afonso.

Clavijo da, por tanto, en su nuevo Ejecutivo en minoría un papel relevante a Gran Canaria, isla que estará representada con la Vicepresidencia y con tres consejerías de los diez departamentos del Gobierno canario, pues a Pedro Ortega, actual consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, se suman ahora José Manuel Baltar y Pablo Rodríguez.

Gran Canaria, pues, gana dos áreas de importancia, la Vicepresidencia y Obras Públicas, que antes dirigían la tinerfeña Patricia Hernández y la majorera Ornella Chacón, y mantiene Sanidad, que estaba en manos del único grancanario del equipo socialista, el médico Jesús Morera.

Esta decisión responde a la necesidad de dar más visibilidad a Gran Canaria en la acción del Gobierno regional liderado por CC, ante los embates procedentes de otras fuerzas políticas que, a juicio de la formación nacionalista, lanzan ataques insularistas y dan la visión de que el Ejecutivo actúa en detrimento de esta isla capitalina, como lo ocurrido con el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) y las críticas del Cabildo grancanario sobre el reparto. También el fortalecimiento de miembros grancanarios en el Gobierno monocolor, con dos independientes -Pedro Ortega y José Manuel Baltar-, implica de facto un intento de promocionar a Coalición Canaria en una isla donde la organización nacionalista se ha ido desangrando en las últimas elecciones autonómicas y locales, hasta tal punto de que solo consiguió un diputado regional en los comicios de 2015, un consejero en el Cabildo grancanario y cogobierna en tres municipios, pero únicamente tiene un alcalde en Firgas.

Experiencia

La experiencia del nombramiento de Pedro Ortega, exdirectivo de la Asociación Industrial de Canarias (Asinca), como consejero de Economía e Industria al inicio de la legislatura, le ha ido bien a Clavijo y a CC para abrir puertas a la formación en Gran Canaria.

Esta premisa se podría repetir con Baltar, un experto en gestión hospitalaria, que no es médico como la mayoría de los consejeros anteriores, y que cuenta con un reconocido prestigio regional y nacional. Es vicepresidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española. Baltar tiene experiencia en la gestión pública, pues fue gerente del Hospital Materno Insular de Gran Canaria desde 1990 a 1994. Su tarea será cubrir un departamento especialmente difícil y no exento de complicaciones. Ayer mismo dimitió en bloque el equipo directivo del Hospital Universitario de Canarias, por estar en desacuerdo con el presupuesto que el Gobierno destinará al centro hospitalario este año.

Pablo Rodríguez está llamado a dirigir CC en Gran Canaria, y como vicepresidente y consejero de Obras Públicas le toca cambiar la imagen de que el Gobierno regional desatiende a esta Isla y que se difunde, según la formación nacionalista, desde NC y el Cabildo insular, aparte de negociar el convenio de carreteras y desterrar las pugnas sobre el desequilibrio en inversiones entre Tenerife y Gran Canaria.

El equipo de Clavijo se refuerza, además, con la nacionalista tinerfeña Cristina Valido, actual vicepresidenta segunda del Cabildo de la Isla, que ha llevado el área de Asuntos Sociales desde 2003, y en la actual legislatura la de Gobierno Abierto y Acción Social. Clavijo buscaba a una persona que pudiera asumir la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda sin dilación y con conocimiento de las tareas tan sensibles que debe afrontar, como la Ley de Servicios Sociales, poner al día la dependencia o fomentar las políticas activas de empleo. Valido tiene además experiencia en medios de comunicación, lo que puede ayudar a robustecer la imagen del Gobierno en solitario de Clavijo. Tenerife contará, por tanto, con tres representantes en el Ejecutivo: el propio presidente, la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, y Cristina Valido.

Negociación y diálogo

José Miguel Barragán, viceconsejero de Presidencia y secretario general de CC, completa la lista de nuevos nombramientos que suplen a los socialistas. Procedente de Fuerteventura, como la consejera de Educación, Soledad Monzón, Barragán dirigirá una de las áreas más transversales del Gobierno -Presidencia, Justicia e Igualdad-. Por su perfil negociador y su profundo conocimiento del Parlamento, después de 20 años en labores parlamentarias, muchos como portavoz de CC, cubre la voluntad de diálogo del nuevo Gobierno en minoría para alcanzar acuerdos parlamentarios con las demás fuerzas políticas, con el objetivo de sacar adelante temas fundamentales como la Ley del Suelo.

Clavijo afronta un Gobierno monocolor, con 18 diputados de los 60 del Parlamento, con el apoyo de ASG y con el objetivo de conseguir el del PP, si bien es más que posible que en menos de un año los populares entren en el Ejecutivo para darle mayor estabilidad.

En cualquier caso, frente a la petición de moción de confianza del PSOE, Nueva Canarias y Podemos, el presidente sostiene que no es el primer Gobierno en minoría en la actualidad, pues 14 de las 17 comunidades autónomas están en la misma situación.

Además, tampoco es el primer Ejecutivo que se queda en minoría, pues el propio Román Rodríguez, actual líder de Nueva Canarias y que reclama la moción de confianza a Clavijo, gobernó sin mayoría en 2001; Adán Martín en 2005, durante dos años; y Paulino Rivero, en su último año de la legislatura 2007-2011.

De hecho, desde las primeras elecciones autonómicas, en 1983, la historia del Gobierno deja tras sí un reguero de cambios, con dos mociones de censura, una de las cuales prosperó, y dos salidas de presidentes: una por dimisión -Jerónimo Saavedra-, y otra por moción de confianza -Fernando Fernández-. En 1985 el socialista Jerónimo Saavedra presentó su dimisión tras aprobarse un informe negativo al ingreso de Canarias en la Comunidad Económica Europa. Saavedra siguió un mes después, gracias al Pacto de Progreso (con AM, PRC y PCC-PCE). En los comicios de 1987 un acuerdo entre CDS, las AIC (Agrupaciones Independientes de Canarias, germen de CC), Alianza Popular y la Agrupación Herreña de Independientes (AHI), que se denominó Pacto Canario, aupó a Fernando Fernández, dirigente del CDS, a la Presidencia, y a Lorenzo Olarte como vicepresidente. Se sometió a una moción de confianza en noviembre de 1988 por la tensión generada por la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la perdió. Olarte ocupó la Presidencia.

Censura y dimisiones

En 1991 Saavedra volvió a la Presidencia con el llamado Pacto de Hormigón (PSOE, AIC y AHI). Dos años después prosperó una moción de censura contra él y Manuel Hermoso (AIC) le sustituyó. Se creó CC y gobernó con 31 diputados. Desde las siguientes elecciones en 1995, CC y PP estuvieron cogobernando durante 16 años hasta 2011, cuando entró el PSOE y el pacto entre Paulino Rivero y José Miguel Pérez duró toda la legislatura.

No obstante, la convivencia entre CC y el PP no fue pacífica. En 1999 Román Rodríguez, entonces de CC, gobierna con el PP. Rompen en 2001 y Rodríguez gobierna en minoría con una moción de censura fallida del PSOE en medio. En 2003 Adán Martín pacta con el PP y en 2005 destituye a los tres consejeros populares y sigue en solitario, igual que Paulino Rivero en 2010 tras la ruptura con José Manuel Soria.

Compartir el artículo

stats