Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los populares airean sus trapos sucios

El tesorero del PP en Lanzarote acusa a Antona de "trampas" en la recogida de avales

Asier Antona, el martes al presentar sus avales en la sede del PP en Tenerife. LP/DLP

En el PP de Canarias la tensión ha llegado a tal punto que no dudan en tirarse públicamente los trastos a la cabeza. Los populares airean sus trapos sucios con motivo del XIV congreso regional de la organización, que se celebrará los días 17 y 18 de marzo para elegir a su presidente. La exhibición de apoyos de Asier Antona, el candidato oficial, desde antes incluso de la convocatoria del cónclave, y la entrega de 3.105 avales sin que quede acreditada su autenticidad, ha soliviantado a sus adversarios, que están en pie de guerra y le acusan de "trampas" y "presiones" para atraer voluntades. La vicepresidenta segunda del Parlamento, Cristina Tavío, el exdelegado del Gobierno Enrique Hernández Bento y el exalcalde de la capital grancanaria Juan José Cardona han elevado el tono contra el "uso del aparato" a favor de Antona y la "falta de neutralidad y transparencia" del comité organizador de la cita autonómica. La batalla interna desconcierta a los afiliados y el ambiente está tan turbio que la secretaria general de la formación, Australia Navarro, dio ayer un golpe sobre la mesa y apeló a la "seriedad" y "responsabilidad" de todos los aspirantes a tomar las riendas del PP de las Islas, tras cerca de 18 años de liderazgo de José Manuel Soria. La también presidenta del PP de Gran Canaria hizo un llamamiento al "respeto" entre los contendientes y a la "unidad del partido por encima de cualquier otra cuestión".

Ya no es sólo que haya quienes niegan el saludo y se cambian de acera al tropezarse con un precandidato, sino que el crudo enfrentamiento entre antonistas y afines al resto de competidores se intensifica en las redes sociales con reproches y acusaciones mutuas. De hecho, la tirantez entre las familias del PP motivó que ayer Facebook bloqueara la cuenta de Hernández Bento tras la "denuncia masiva de otros usuarios". "Nos tienen miedo, pronto la recuperaremos", comentó él en Twitter.

Desde que el martes a última hora Antona mostró su dominio interno del partido con más de 3.000 avales que respaldan su candidatura, sus rivales expresaron sus sospechas de que la mayoría no están al corriente de sus cuotas o pertenecen a personas que realmente no son afiliadas, tal como estipula el reglamento. Hernández Bento y Cardona advirtieron incluso de que si buena parte de esas firmas de Antona son ciertas abandonarán la carrera electoral y exigieron al comité organizador certificar dichos avales para comprobar que cumplen los requisitos exigidos. A sus protestas se sumó Cristina Tavío, que hasta ahora era más comedida en sus declaraciones.

Sus conjeturas fueron confirmadas ayer por el vicesecretario de Organización y tesorero del PP de Lanzarote, Ángel Vázquez, que señaló que muchos de los avales recabados por Antona en esta isla no están al día en sus obligaciones económicas o ni siquiera militan. Además de criticar la actitud "irresponsable" de los firmantes, señaló que "ningún candidato debe hacer trampas". "Quiero poder fiarme de quien salga elegido presidente, no quiero que haya trampas en el proceso", insistió. Y apuntó: "Sólo es uno [de los candidatos] el que genera las dudas". Añadió que el órgano que tutela el congreso "debe velar por que cada aval esté perfectamente cotejado" y reclamó "transparencia". Confesó que a él mismo le han llegado afiliados y cargos quejándose de "presiones" para posicionarse al lado de Antona. Otras fuentes apuntaron que en la sede de Lanzarote Antona recopiló 49 avales, de los que sólo dos estaban al corriente de pago y el resto no y había tres que no eran militantes.

Mientras los tres candidatos se quejan de falta de "juego limpio", los partidarios de Antona defienden que el dirigente palmero "se ha dejado la piel" recorriendo las Islas desde que en 2012 fue designado secretario general y consideran que las críticas forman parte de una estrategia para "entorpecer y enturbiar el proceso".

Antona huye del conflicto, no quiere entrar en ese "juego". Acepta "con deportividad" las quejas y no le gusta "echar gasolina al fuego". "Me han acusado de casi todo, pero yo no voy a acusar a nadie, jamás hablaré mal de un compañero. El 2 de marzo veremos la fortaleza real de cada uno", aseguró ayer.

La secretaria general del PP de las Islas, Australia Navarro, intentó frenar la escalada de tensión. Pidió a todos "seriedad y responsabilidad" y llamó a la "calma". Defendió el trabajo del comité organizador, que "ni manipula datos ni manipula la realidad ni certifica lo que no es y está haciendo un esfuerzo tremendo porque el congreso se desarrolle conforme al estatuto y al reglamento". Instó a "no desacreditar" al comité, que actúa "correctamente y de manera imparcial". Elogió el papel y la trayectoria del presidente de este órgano, Felipe Afonso.

Compartir el artículo

stats