Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Metales estrellas contra el cáncer

Las universidades canarias rastrean las tierras raras en los montes submarinos, que se usan en investigaciones para atacar tumores

Metales estrellas contra el cáncer

Las llaman las vitaminas de la industria y son necesarias para la tecnología de última generación en móviles o tabletas, además de ser esenciales para la biomedicina, la industria militar o el funcionamiento de los vehículos eléctricos. Se conocen mundialmente como tierras raras, también llamados metales especiales, y son un conjunto de 17 elementos químicos metálicos: el escandio, el itrio y el llamado grupo de los lantánidos -lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio-. Los montes submarinos en aguas canarias tienen tierras raras.

El proyecto Materiales para una Avanzada Generación de Energía en Canarias (Magec) fue una iniciativa conjunta de las universidades de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria para analizar, entre otras cuestiones, las tierras raras en tres montes submarinos situados dentro del Archipiélago, una investigación realizada por Jorge Méndez, del Departamento de Física de Universidad de La Laguna (ULL), entre otros.

Encontraron estos recursos estratégicos en los montes submarinos de La Concepción, Amanay y el Banquete, situados en aguas de Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria, y a poca profundidad. La investigación se realizó entre 2015 y 2016 .

Jorge Méndez explica que este proyecto profundiza en la investigación sobre la mejora de la eficiencia de los procesos de fotosíntesis artificial, con el objetivo de obtener hidrógeno del agua, en concreto de las salinas, como combustible verde, imitando el secreto de las plantas para almacenar la energía solar y separar el oxígeno del hidrógeno.

Según Méndez, el hidrógeno resultante de la fotosíntesis artifi-cial puede ser almacenado o utilizado para obtener energía al usarse en pilas de combustible de alta eficiencia, para afrontar la desafiante demanda energética mundial y reducir las emisiones de CO2 combatiendo el calentamiento global.

En concreto, propone un innovador avance para mejorar la producción sostenible de hidrógeno que hoy en día se obtiene de los combustibles fósiles. Con materiales luminiscentes de alta eficiencia dopados con iones de tierras raras (cristales, vidrios, nano-vitrocerámicos, materiales de resina impresos en 3D), es posible absorber la región infrarroja no aprovechada de la radiación solar y sacar el hidrógeno del agua.

Magec plantea desarrollar una explotación semi-industrial y sostenible usando las tradicionales salinas de Canarias como un sistema de foto-reactores solares para la extracción del hidrógeno del agua de mar de Canarias, que con elevados índices de irradiación solar durante todo el año es propicia para el desarrollo de energías renovables. Y las tierras raras al ser amplificadores ópticos son idóneas para potenciar la luz.

Atacar tumores

Las tierras raras se usan en las nanopartículas para detectar tumores cancerígenos y tratarlos con la luz, con técnicas menos invasivas que la radioterapia y la quimioterapia. "Es una técnica muy prometedora y en la última década ha habido avances con ratones y ahora con primates, que es el paso previo a los humanos", explica el investigador de la ULL.

"El iterbo y el tulio son las estrellas de la lucha contra el cáncer y se usan en las nanopartículas que se meten en el cuerpo humano, se pegan al tumor cancerígeno y se ilumina con luz infrarroja, una luz inerte que no hace daño al cuerpo humano, y cuando las nanopartículas están dentro del tumor cogen esa luz del terbio y el tulio y la transforman desde dentro en drogas anticancerígenas activadas por la luz, lo que se llama fototerapia del cáncer, y atacan el tumor desde dentro; estamos pasando de matar moscas a cañonazos, como es la radioterapia y la quimioterapia, a francotiradores del cáncer, a atacar el tumor desde dentro", afirma.

Jorge Méndez es experto en aplicaciones de estos materiales a las nuevas tecnologías y, de hecho, prepara el congreso SHIFT 2017, que se celebrará en Tenerife a finales de año. Es un evento internacional de primer nivel sobre las aplicaciones de estos elementos estratégicos de tierras raras, tanto en energías renovables como en biomedicina.

China produce el 95% del consumo mundial de tierras raras por lo que es tan importante para Europa y Estados Unidos encontrar otras fuentes que tengan estos elementos, que durante muchos años fueron desconocidos y se pensaba que carecían de interés.

Solo un gramo de floruro de iterbo cuesta cien euros, indica Jorge Méndez. En las últimas décadas el hombre no ha cesado de encontrar aplicaciones múltiples para las tierras raras en las nuevas tecnologías que han ido surgiendo. Se encuentran en láseres, teléfonos móviles y pantallas de cristal líquido; en terminales como Iphone o tabletas táctiles que, en gran medida, se basan en parte de las propiedades de estos elementos.

El negocio se extiende también a las tecnologías verdes tales como baterías de vehículos híbridos, paneles solares, lámparas de bajo consumo, turbinas eólicas e, incluso, a la industria militar con misiles de crucero, los proyectiles teledirigidos, radares así como los blindajes radioactivos.

Canarias tiene este elemento estratégico pero explotarlo es cuestión bien distinta. Los montes submarinos canarios, con menos profundidad, son más asequibles para una extracción, pero es zona protegida.

Compartir el artículo

stats