Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda La alarmante situación de la empresa pública

El impago de los alquileres de Visocan agrava el estado financiero de la empresa

El Gobierno avisa a las familias que deben pagar pero reclama "mesura" para evitar desahucios

La empresa pública Visocan (Viviendas Sociales e Infraestructuras de Canarias S.A.) se enfrenta a un caótico escenario financiero que arrastra desde hace una década y que la ha puesto al borde del abismo. La situación interna de la sociedad mercantil tiene una dimensión social y otra estrictamente económica y de gestión. La propia Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda se ha visto obligada a reconocer que tiene un agujero de 5,6 millones de euros como consecuencia del impago de los alquileres por parte de muchas de las familias que habitan casas de Visocan. Por otro lado, la deuda a largo plazo de la empresa alcanza los 148 millones de euros, según los datos del propio Ejecutivo a una pregunta del PP.

La situación es más compleja de lo que puede parecer a simple vista. Hay muchas familias que no pagan porque realmente no pueden debido a sus escasos ingresos, pero también las hay que, teniendo ingresos suficientes para poder pagar, no lo hacen a sabiendas del compromiso adquirido por Vivienda de no desahuciar a nadie que habite una casa pública sin demostrar primero su situación económica y familiar.

El Instituto Canario de la Vivienda (Icavi) y la propia empresa tendrán que arremangarse y estudiar la situación familia por familia para solucionar la elevada morosidad existente. La directora del Icavi, María del Pino León, reclama "mesura" y "tranquilidad" para abordar los impagos. "Partimos del compromiso de no desahuciar a nadie pero las familias deben ser conscientes de que deben poner su parte de la renta del alquiler, sobre todo aquellas que tienen una subvención", añade León.

Soluciones

La directora del Instituto Canario de la Vivienda asegura que se buscarán "fórmulas" para solucionar esta problemática una vez se detectan las familias que realmente tienen necesidades económicas perentorias. León descarta que se vayan a tomar medidas que agraven la situación de las unidades familiares y, además, se tendrá que hacer un diagnóstico para comprobar realmente cuáles son las familias que aún pudiendo pagar no lo hacen.

Los datos oficiales reflejan que en la actualidad Visocan cuenta con 324 viviendas en alquiler sin subvención y 4.528 casas en alquiler con subvención. Curiosamente, los datos del departamento que dirige Cristina Valido reflejan que de los 5,6 millones de euros de déficit por este motivo, 5,1 millones corresponden a viviendas subvencionadas, es decir, las que ocupan las familias más vulnerables. María del Pino León reitera que el escenario al que se enfrentan es muy complejo, pero que la obligación de las familias es atender al pago de los alquileres de sus residencias.

Visocan cuenta con un parque de unas 5.300 viviendas, que se encuentran fundamentalmente en los cuatro municipios más habitados, es decir, las dos capitales canarias más La Laguna y Telde. El parque total de viviendas públicas en las Islas está formado por unas 25.000 casas incluyendo las de Visocan.

Los vecinos de las viviendas de Visocan se quejan de que hay familias que no pueden hacer frente a las rentas porque las pagas que reciben son muy bajas y en una familias con tres y cuatro miembros no se puede afrontar el alquiler, incluso con subvención. La renta media de las casas de Visocan oscilan entre los 250 y los 300 euros para los que no tienen ayudas, que se facilitan a los hogares con unos ingresos que ya están regulados.

La directora general del Icevi asegura que la puerta de su despacho "está abierta" para alcanzar soluciones que hagan viable para las familias pagar su deuda de forma que no les suponga un mayor quebranto económico.

Compartir el artículo

stats