Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día de Canarias

Una década tras la justicia y la verdad

La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022, que lucha por la mejora de la seguridad aérea, es la única considerada de utilidad pública

Un avión MD-82 de Spanair con 172 personas a bordo - 10 tripulantes y 162 pasajeros- hizo su última carrera de despegue el 20 de agosto de 2008 en el aeropuerto de Barajas para poner rumbo a Gran Canaria. Nunca llegó a volar sobre el Atlántico. Poco después de alzar el vuelo, la aeronave modelo McDonnells Douglas 82 se estrelló en las pistas 36-L y 36-R, situadas en una zona arbolada surcada por un riachuelo. Algo falló y 154 personas fallecieron y 18 resultaron heridas. Casi diez años después de la tragedia, los familiares de las víctimas continúan exigiendo justicia y verdad para que la "cadena de errores" que se produjo en aquel entonces no se vuelva a repetir.

En octubre de ese mismo año surge la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 (AVJK5022), una entidad que desde ese momento emprendió un duro camino emocional, social y judicial. Fue la primera asociación de víctimas de la Aviación Comercial constituida en España y también la primera y única considerada de utilidad pública, reconocimiento que le llegó en 2013 por dirigir su actividad al beneficio de la sociedad y de los usuarios de avión. Este año, además, el Ejecutivo regional la distingue con una de las doce Medallas de Oro que concede por el Día de Canarias. "Supone un empujón importantísimo para que mediáticamente la tragedia del vuelo JK5022 vuelva a ponerse en el ojo de huracán", sostiene su presidenta en los últimos ocho años, Pilar Vera, quien en el accidente perdió a una sobrina.

El informe definitivo de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) concluye que la tripulación no configuró de forma correcta el avión accidentado, que despegó con los flaps replegados y el sistema encargado de advertir esos errores (el sistema de alerta TOWS).

Depurar responsabilidades

En septiembre de 2012 la Audiencia Provincial de Madrid declaró el archivo de la causa en sobreseimiento libre de responsabilidades penales, pero la asociación denunció que se obviaron datos de interés, por lo que en enero de 2013 presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional, una petición que fue inadmitida por el órgano judicial. En 2014, la AVJK5022 interpuso una demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, pero nuevamente se da carpetazo a la vía penal, puesto que se inadmite la demanda de la asociación y cierra, mediante decisión inapelable, la causa penal abierta.

Hace apenas un mes, el 18 de abril, los grupos parlamentarios del Congreso constituyeron una comisión de investigación, presidida por la diputada de Unidos Podemos por Las Palmas Meri Pita, sobre el siniestro del avión de Spanair. Su objetivo, además de esclarecer las causas del accidente y depurar responsabilidades, es mejorar la seguridad aérea en España.

La Asociación cumple este año diez años de vida con unas 1.200 personas ligadas a ella. Un tiempo en el que los afectados por el accidente no han cejado en su empeño de seguir buscando justicia y mejoras para evitar nuevas tragedias de este tipo y mejorar procedimientos.

Después de que la aeronave se estrellase contra el suelo, los familiares tuvieron que soportar una angustiosa espera de 30 horas para conocer la lista de pasajeros. "Me fui fuera porque no sabía cómo gestionar el trato que nos habían dado", explica Vera. Así fue como la asociación conoció que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) tenía elaborada una guía de asistencia a víctimas y familiares. Vera también mantuvo un encuentro con Antonio Tajani, entonces comisario europeo de Transportes y ahora presidente de la Cámara europea para que se tuvieran en cuenta tres cuestiones: que el listado se diera a los familiares dos horas después del accidente, que todos los países de la Unión Europea (UE) tuviesen un plan de asistencia a víctimas y que la información de las causas del accidente, antes de hacerse pública, se explicara primero a las familias.

El reglamento europeo 996/2010 recogió estos tres aspectos, lo que permitió, según apunta la presidenta de la AVJK5022, que el Ministerio de Fomento alumbrara tres años más tarde el real decreto 632/2013, que contiene un plan de asistencia a víctimas y un protocolo de coordinación de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado y de las unidades de emergencia que se activan en una catástrofe aérea.

Los pasos hacia delante continuaron. En 2015 nació en España la Federación Internacional de Víctimas de Accidentes Aéreos y sus Familias (FIVAAF), también presidida por Vera. Fue la primera organización internacional de víctimas de accidentes aéreos reconocida como tal por la OACI. "Esto es un hecho histórico. Nunca antes las víctimas habían estado, en forma de federación, influyendo en la normativa de aviación civil", resalta Vera.

Estatuto de la Víctima

La batalla de la AVJK5022 para proteger a los afectados por una catástrofe aérea de otros intereses también ha sido destacada en estos casi diez años de andadura. Los despachos americanos "cayeron en plancha" sobre los familiares poco tiempo después de que se produjera el fatal accidente. "Eso, a día de hoy, aún lo están pagando algunas familias por el tipo de contrato que tienen que firmar". Así, la ley del Estatuto de la Víctima del Delito, que entró en vigor en octubre de 2015, recoge en el artículo ocho que ningún abogado y procurador se puede acercar a ningún afectado de cualquier tipo de tragedia con víctimas múltiples para ofrecerles sus servicios hasta pasados 45 días.

Las indemnizaciones protagonizan otro capítulo de este amargo suceso. La primera sentencia no pactada llegó en febrero de 2015, un fallo en el que se aplicó por vez primera un baremo como accidente de tráfico para calcular la compensación. El mismo criterio empleó la Justicia para imponer a Mapfre, la aseguradora de Spanair, una indemnización de cinco millones a las familias de 34 víctimas en julio de ese mismo año. Fue en 2016 cuando la Justicia usó por primera vez el reglamento comunitario en detrimento del baremo de accidentes de tráfico, tal y como solicitan los afectados. Pese a paso del tiempo, parte de ellos aún no han cerrado este capítulo.

Un concierto a cargo de la Orquesta y Coro de la Sinfónica de Las Palmas rendirá tributo el 18 agosto a las víctimas del accidente del JK5022 en el Auditorio Alfredo Kraus, un acto que también contará con la participación de artistas solitas como Olga Cerpa, Iván Quintana o Patricia Muñoz. La asociación seguirá adelante, persiguiendo justicia y verdad tal y como lo ha hecho "cada día de estos casi diez años".

Compartir el artículo

stats