Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de las luces

Caballero defiende la iluminación navideña de Vigo como una atracción turística y dice que cuesta más el alumbrado de un estadio en un mes

Abel Caballero. JOSÉ CARLOS GUERRA

Las luces navideñas de Vigo cuestan menos que las de un campo de fútbol de tamaño intermedio en un mes, y qué decir sobre la iluminación de un estadio grande como el del Real Madrid, del Barcelona, o el "del Celta", apostilló bromeando Abel Caballero. El domingo se celebró el partido entre el Barça y el Real Madrid y nadie protestó por el gasto del alumbrado, cuestionó ayer el alcalde de Vigo. Sus luminarias se han convertido en un importante reclamo turístico de la ciudad y en la pasada Navidad tres millones de personas se acercaron a ver las espectaculares luces. "Tres millones y sin publicidad. ¿Exceso de gasto de qué? Hay gente que habla sin saber", contestó ayer de forma taxativa en el Foro Prensa Ibérica, en el hotel Santa Catalina, cuando se le preguntó por el gasto de las bombillas, de las que, sin duda, se siente orgulloso y de su otra idea: la cuenta atrás para su apagado, que también se convirtió en un fenómeno de atracción turística.

Así se lo recordó el alcalde de las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, durante la presentación en el acto de su homólogo gallego, al que conoció cuando ambos militaban en el Partido Comunista, a pesar de la diferencia de edad, y antes de pasarse al PSOE.

"Yo sé quién no ha ido a ver las luces y ni le gustarán: se llama Feijóo", dijo Abel Caballero, durante su disertación, en la que criticó que instituciones, como puede ser el gobierno de una comunidad autónoma, se guíen en ciertas decisiones por su color político. "Y en Galicia se hace" y hay "desatención" hacia, por ejemplo, su ayuntamiento, enfatizó. Feijóo es del PP y Caballero del PSOE.

El alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) disertó sobre el municipalismo, pero también aprovechó el foro para hablar en clave gallega y darle leña al máximo oponente del PSOE en Galicia, el presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijóo, que está en plena precampaña electoral por las elecciones del 5 de abril.

De hecho, para hablar de la necesidad de que los ayuntamientos tengan más competencias aseveró que Feijóo no les ayudó en el incendio que cercó a Vigo hace dos años. "Creedme que fue serio", recordó ante el público, un centenar de personas entre cargos políticos, sobre todo del PSOE, representantes económicos y sociales. El fuego comenzó a las tres de la tarde y a las cinco de la madrugada estaba extinguido. La Xunta no les apoyó en absoluto, aseveró, para justificar que es necesario un cambio competencial porque, en casos como el del incendio, actuó sin que las competencias fueran suyas.

También afirmó en otro momento del foro que la Xunta les obliga a pagar el 50% de las escuelas infantiles y centros de día, el AVE no llega a su ciudad y que desde el Gobierno autonómico no le quieren contestar, pese a que se lo ha preguntado en numerosas ocasiones, si subvenciona vuelos desde Santiago de Compostela con dinero de todos los gallegos, en detrimento de Vigo. Dardos para el líder del PP en Galicia.

La importante labor del municipalismo y la necesidad de que en este primer cuarto del siglo XXI se afronte una necesaria reforma de las competencias que deben tener los ayuntamientos fue el hilo conductor de su interesante y amena conferencia. Competencias sí, pero con dinero detrás, porque si no hay recursos no las quieren, precisó como buen gallego.

El regidor, de 73 años, es un orador nato. Posee una dilatada experiencia en política-ha sido diputado en las Cortes Generales desde 1982 a 1997 y ministro de Transportes, Comunicaciones y Turismo con Felipe González-, y una amplia formación académica - doctor de Ciencias Económicas por las universidades de Santiago de Compostela y Cambridge y catedrático de Teoría Económica en excedencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Vigo-, además de autor de cinco libros y otros que tiene ya en marcha. Así lo recordó Augusto Hidalgo en su presentación, donde destacó la "buena pluma" de Caballero como escritor y su arduo trabajo como "alcalde incombustible", cuya personalidad "irradía más luz que las luces navideñas de su ciudad", afirmó. "No pasa desapercibido", de ahí sus buenos resultados, pues ha repetido cuatro veces como regidor de la ciudad, expuso.

Entre los presentes, que siguieron con atención la charla de Caballero, se encontraban otros alcaldes como la de Candelaria, María Concepción Brito, presidenta de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), el regidor de Arucas, Juan Jesús Facundo, el propio Hidalgo -todos socialistas-, además del alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, de Roque Aguayro-NC. También acudieron el presidente del Gobierno y secretario general del partido en Canarias, Ángel Víctor Torres, el vicepresidente del Cabildo grancanario, Miguel Ángel Pérez, el presidente de la Zona Franca, Gabriel Corujo, o el máximo dirigente de la Confederación Canaria de Empresarios, Agustín Manrique de Lara.

Pero el que no podía faltar en el acto fue su amigo, Jerónimo Saavedra, que, como él, fue antes ministro que alcalde. De hecho, Caballero recordó que Vigo y Las Palmas de Gran Canaria se hermanaron en 2010 a propuesta de Saavedra cuando era regidor de la capital. Y también evocó que, pese a ser socialista, cuando Saavedra era ministro de Administraciones Públicas -y Caballero secretario de Política Municipal del PSOE- le montaron "un buen lío" porque ya entonces reclamaban que las competencias debían distribuirse en un 50% para el Estado, un 25% para las comunidades autónomas y un 25% para los ayuntamientos. Pero las corporaciones locales obtuvieron un 12% al engordar en el reparto a las administraciones autonómicas.

La conferencia de Caballero suscitó cuestiones diversas entre el público, que trasladaba el director de LA PROVINCIA /Diario de Las Palmas, Antonio Cacereño. Aparte de las luces de Vigo, preguntaron por la transparencia de los ayuntamientos- lo son sin duda, dijo-; también surgió Cataluña o el coronavirus -"sosiego y calma que se está llevando muy bien", recalcó- . Además, tuvieron curiosidad por su amplia obra. Tiene cuatro libros, acaba de publicar otro, y uno en cocina sobre la situación política de España. "Otros ven el Barcelona-Real Madrid y yo escribo", bromeó para finalizar.

Compartir el artículo

stats