Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moción de censura en Santa Cruz

El portavoz del PP insinúa que Zambudio pretendía romper el pacto con el PSOE

CC, PP y la edil expulsada de Cs desalojan a Patricia Hernández en un pleno marcado por la tensión y por el intercambio de reproches

El portavoz del PP insinúa que Zambudio pretendía romper el pacto con el PSOE

Se acabó. Solo algo más de un año ha durado el denominado, por sus protagonistas, "cambio" en Santa Cruz de Tenerife. El nacionalista José Manuel Bermúdez ha desalojado del Ayuntamiento a la socialista Patricia Hernández y a su equipo de Gobierno, recuperando así la Alcaldía que esta le quitó, tras las elecciones de mayo de 2019, con el apoyo de los dos ediles de Ciudadanos (Cs), que incumplieron las directrices del partido, y de Unidas Podemos (UP) desde la oposición. La moción de censura contra Hernández presentada por Coalición Canaria (CC), Partido Popular (PP) y la edil expulsada de Ciudadanos, Evelyn Alonso, fue aprobada ayer con 14 votos a favor y 13 en contra, en un pleno marcado por la tensión dentro y fuera de la Casa de los Dragos, y tras un baile de acusaciones y reproches. El ya alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, sentenció que ha llegado el momento de dejar atrás la "bronca política" y de "sacar Santa Cruz adelante", pues "con ocurrencias caprichosas", dijo, "no se puede gobernar con fundamento".

La sesión plenaria arrancó, entre fuertes medidas de seguridad y agentes de la Policía Local y de la Nacional en cada esquina del Ayuntamiento chicharrero, a las 12:00 en punto. Entre las pocas autoridades que pudieron asistir, debido al control del aforo por el Covid 19, se encontraban el secretario regional del PSOE y la vicesecretaria de Acción Política, Jorge González y Nira Fierro, respectivamente; el diputado de Ciudadanos (Cs) Ricardo Fernández de la Puente; los diputados de CC Rosa Dávila y José Alberto Díaz-Estébanez; y el secretario general del PP canario, Pedro Suárez. La Mesa del pleno, presidida por el secretario y por los ediles de mayor y de menor edad, José Sabaté, del PSOE, y Rosario González, de CC, dieron lectura a la moción de censura, en la que, según apuntó el portavoz socialista, José Ángel Martín, se había producido un error con los apellidos de la alcaldesa. "No ha sido identificada correctamente ni por los censurantes", denunció Martín, aunque el secretario del Pleno aclaró que el error no impedía la celebración de la sesión.

El primero en tomar la palabra fue José Manuel Bermúdez, quien comenzó su discurso explicando que había presentado esta moción de censura, la primera en la historia de Santa Cruz de Tenerife, con "ilusión y compromiso, y desde la experiencia y una trayectoria intachable al servicio de la Isla y de este municipio", porque para la capital "resulta vital contar con una mayoría de Gobierno fiable, que ponga fin a la parálisis que sufre". En este sentido, recordó que con la dimisión, en el pasado mes de abril, del que fuese edil de Infraestructuras y Urbanismo, Juan Ramón Lazcano, de Cs, el Ayuntamiento chicharrero se quedó con un gobierno en minoría, "entregado a Unidas Podemos".

Precisamente, Bermúdez destacó los motivos por los que Lazcano abandonó el Consistorio, "por una situación continua de conflictividad y porque se tomaban decisiones en las que prevalecían los intereses políticos frente a los generales". "Y estas declaraciones realizadas por el propio Lazcano describen la radiografía perfecta del gobierno actual, el cual ha provocado la involución del municipio, lo ha llevado al estancamiento, agravado por la crisis del coronavirus Covid 19", apuntó.

Argumentó que la moción de censura se ha presentado porque Santa Cruz y sus ciudadanos necesitan urgentemente estabilidad política y que se gobierne a favor del interés general. Calificó de "caprichosa, oscurantista y sectorial" la gestión llevada a cabo por la alcaldesa socialista y por su equipo de Gobierno, y así, agregó, "es imposible gobernar con fundamento". Le reprochó a Hernández que, "por ejemplo, pusiera en peligro a la población con la celebración del Carnaval a pesar del grave episodio de calima que sufrió la ciudad".

Tras aprobarse la moción de censura y ya convertido en alcalde, Bermúdez sentenció que ya ha llegado el momento de dejar atrás la bronca política y de sacar Santa Cruz adelante, "centrándonos en dos objetivos fundamentales, atender a las personas que peor lo están pasando y trabajar por la reactivación económica de la ciudad". Aseguró que afronta esta nueva etapa con mucha ilusión y admitió que, tras la aprobación de la moción de censura en la capital, le encantaría que hubiese también "un gobierno alternativo en el Ejecutivo canario y en el Cabildo".

Tras la intervención de Bermúdez en la sesión plenaria de ayer, y antes de que se votara la moción de censura, la siguiente en tomar la palabra fue la socialista Patricia Hernández, quien acusó a CC de haberla promovido porque "consideran que el Ayuntamiento de Santa Cruz es suyo". "El problema es que ustedes necesitan el poder como el aire los demás, lo necesitan para poder respirar. Han confundido el Consistorio con la sede de su partido y creen que este municipio les pertenece", declaró. Asimismo, la ya exalcaldesa de la capital denunció que "también se intente con esta censura que apartemos los ojos de los expedientes oscuros que hemos descubierto".

Reprochó a Bermúdez que durante sus mandatos solo "se dedicase a prometer, sin hacer absolutamente nada" y que "nunca haya sido capaz de enfrentarse a nadie poderoso, como Sacyr, los condenados de Las Teresitas o Meridiano, que intentó dejar sin aparcamientos a Santa Cruz".

A Evelyn Alonso, la edil expulsada de Cs por apoyar la moción de censura de CC y PP, también le dedicó unas palabras. "Sabrá usted si todo esto le compensa", le dijo. Finalmente, Patricia Hernández envió un mensaje a los chicharreros, indicando que para ella ha sido "todo un orgullo" ser alcaldesa de esta ciudad y, además, "la primera mujer que lo ha conseguido". "Les aseguro que esté donde esté, gobernando o en la oposición, mi compromiso será idéntico, pues velaré por los intereses de Santa Cruz", señaló. Hernández concluyó su discurso con una frase de Pedro Zerolo: "Al final todo saldrá bien y si no sale bien, es que no es el final".

Después de las intervenciones de Bermúdez y Hernández les llegó el turno a los portavoces de los diferentes grupos políticos en el Consistorio chicharrero. La primera fue la primera teniente de alcaldesa y edil de Cs, Matilde Zambudio, quien comparó la moción de censura con un "desahucio". Aseguró sentirse muy preocupada "porque el Ayuntamiento quedará reducido a la política clientelar".

Denunció que esta moción de censura esté apoyada "por una tránsfuga", refiriéndose a Evelyn Alonso, pues es "una acción corrupta y no es honrosa para Santa Cruz". En este sentido, declaró que ella, que en un principio fue expulsada de la formación naranja por incumplir las directrices de su partido, "nunca fue una edil no adscrita". Tachó a los firmantes de la censura de "irresponsables" y afirmó que la población chicharrera no está a favor de que Bermúdez recupere la Alcaldía.

Por su parte, el portavoz del PP, Guillermo Díaz Guerra, calificó de "asqueroso y canalla" el discurso político del equipo de Gobierno. Recordó que CC ganó las elecciones y que, aun así, el PP aplaudió el cambio de gobierno en Santa Cruz a favor de la alcaldesa socialista, "pues considerábamos que era necesario y que CC debía refrescarse y estar en la oposición". Pero, añadió, "nos hemos llevado una gran decepción" y, por el contrario, "hemos descubierto en CC personas que comparten la ilusión por trabajar por esta ciudad".

"Destruir personas"

Díaz Guerra explicó que esta moción de censura no se presenta para quitar a unos y poner a otros, sino para censurar una gestión, por parte del PSOE y Cs, que "ha sido pésima". "Han estado más preocupados en buscar en los cajones que en sacar adelante proyectos, más preocupados en hacer oposición a la oposición. Son especialistas en destruir personas con expedientes del tres al cuarto e incompletos. Sabemos que nuestros futuros socios no son perfectos, pero los preferimos", manifestó el portavoz de los populares. Este añadió que José Manuel Bermúdez "ha sido honesto y se ha ganado mi confianza". "Con ustedes, sin embargo, me he llevado una gran decepción", dijo.

Ramón Trujillo, portavoz de Unidas Podemos, pidió al PP que fuese valiente y que votase en contra de la moción de censura, algo que no ocurrió. Trujillo centró su discurso en los logros conseguidos por el Partido Socialista y por la edil de Ciudadanos, y criticó duramente la gestión realizada por CC en anteriores mandatos.

El segundo teniente de alcaldesa y portavoz del PSOE, José Ángel Martín, inició su discurso denunciando ataques homófobos contra el edil socialista Florentino Guzmán Plasencia. Y declaró que esta moción de censura "no es legítima ni por las formas, ni por el momento ni por el fondo".

El último en intervenir fue el portavoz de CC, Juan José Martínez, quien destacó que la moción de censura no es solo legítima sino necesaria, recordando que fue CC quien ganó las elecciones y que "Hernández consiguió la Alcaldía a través de una maniobra política con dos tránsfugas".

Los ediles votaron en secreto y con mascarillas. Finalmente, la moción de censura fue aprobada con 14 votos a favor y 13 en contra.

Compartir el artículo

stats