Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El negocio de entrar en una casa vacía

De 'sobornar' a quienes okupan las casas a denunciarles por extorsión

El trabajo de las empresas que recuperan las viviendas se ha multiplicado un 200%

Las técnicas de negociación de las empresas de desokupación cambian desde que un juzgado de Palma (Baleares), el pasado mayo, admitió a trámite la denuncia de un constructor por extorsión. Cuatro okupas le pidieron 8.000 euros por salir de un edificio suyo. El dueño pagó... y denunció.

Pagar por salir ya no es opción para la empresa de origen barcelonés Fuera Okupas, que cuenta con sedes también en Madrid y Valencia, y que emplea a Fredy el Gigante, récord mundial de halterofilia en la modalidad Press Banca. En su nómina también está Enoc el Toreador Solves, campeón de España de artes marciales mixtas. La firma presenta sus fotos en su publicidad. A Solves se le ve en un ring; Fredy muestra un bíceps tremendo junto a un cartel que dice: Okupa, lo tienes negro.

Tras el confinamiento su trabajo se ha multiplicado "en okupación, un 30%, y en lo que son impagos de alquileres un 200%", explica Jorge Fe, gerente de Fuera Okupas.

La extensión de la okupación abona el negocio de los mediadores de aspecto imponente que, en grupo y de forma más o menos coactiva, convencen al okupa de que se vaya. Estas empresas, sobre todo en Cataluña, Valencia y Madrid, tienen cuna en los gimnasios y el ambiente de los porteros de discoteca.

La firma de Fe cobra la media del sector, 2.500 euros más impuestos. Mil euros se pagan a la firma del contrato y el resto cuando el dueño recupera el uso de su vivienda.

"Nuestro servicio siempre es de mediación", aclara Jorge Fe para negar que se emplee violencia. Pero sí envía forzudos a hablar con el okupa: "Cuando llegamos no somos bien recibidos. Solemos encontrarnos auténtica chusma, delincuentes que nos salen con cuchillos, con palos?".

Jorge Fe asegura que también denunciará por extorsión al okupa que le pida dinero. "Nosotros no pagamos al okupa, no premiamos la okupación", afirma.

Compartir el artículo

stats