Las autoridades estatales han dejado marchar este martes a primera hora de la tarde a 227 migrantes de origen magrebí que se encontraban encerrados en el campamento improvisado en el muelle de Arguineguín, después de que la incesante llegada de personas en las últimas jornadas haya vuelto a colapsar la capacidad de acogida de esta infraestructura temporal.

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, ha tratado de impedir esta decisión de las autoridades respecto a los migrantes, los cuales iban a ser aparentemente liberados por las calles de la localidad sin ningún tipo de control ni medida de seguridad, en medio de la perplejidad de la ciudadanía de Arguineguín.

La razón aducida para la liberación es que han transcurrido 72 horas desde que llegaron y los liberados reúnen las condiciones para no mantenerlos retenidos en el campamento. Con esta decisión, la Delegación del Gobierno cumple con la legalidad y convierte en realidad la afirmación de Marlaska de que los migrantes no pasaban más de 72 horas en el campamento de Arguineguín.

Tras un primer momento de confusión, los magrebíes se apelotonaron junto al muelle, en la calle, buscando la sombra para evitar el calor que reinaba en la zona. Sin comida, un grupo de vecinos de la localidad trataron de ayudarles, ofreciéndose como traductores y facilitándoles teléfonos móviles para contactar con sus familiares en sus países de origen. Efectivos de Cruz Roja también acudieron a la zona para llevar comida a los magrebíes.

Sin embargo, otro grupo de vecinos increpaba a los migrantes y les acusaban de estar infectados con la Covid-19. Asimismo, llegaron varios coches de alquiler a la zona para llevarse a varios migrantes. De hecho, sobre las 17.30 horas, hora canaria, salió la primera guagua con migrantes rumbo a la Delegación del Gobierno, en Las Palmas de Gran Canaria, a unos 67 kilómetros de distancia. Tardarán entre 45 minutos y una hora en llegar a su destino. Unos veinte minutos después ya habían acudido al lugar otras tres guaguas para recoger a los magrebíes.

Los migrantes liberados de Arguineguín salen rumbo a Las Palmas de Gran Canaria Rubén Torres

"Indignante y decepcionante"

Bueno ha mostrado su preocupación porque la situación está “totalmente desbordada”. Se quejó de que “la Delegación del Gobierno en Canarias no tenga siquiera la deferencia de llamar a esta alcaldesa para decirme que esta situación va a pasar y saber cómo actúo. Estoy improvisando como puedo para intentar buscar una solución”. Bueno ha calificado lo que está ocurriendo en la localidad como “indignante y decepcionante”.

Una realidad que desborda desde hace varios meses a la localidad de Arguineguín, cuya población es de 2.309 habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos a 2019. La cifra de residentes censados es casi equiparable al número de migrantes que han llegado a pernoctar en el muelle, 2.049 el pasado 10 de noviembre.

7

El Estado libera a dos centenares de inmigrantes del campamento de Arguineguín Efe