Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Incremento de la presión

Interior tacha de “elucubración” el informe de los 140.000 migrantes

El Ministerio de Marlaska asegura que la Comisaría de Extranjería “tiró a la papelera” la proyección sobre próximas llegadas por irreal

Interior tacha de “elucubración” el informe de los 140.000 migrantes

Interior tacha de “elucubración” el informe de los 140.000 migrantes

El Ministerio del Interior descarta por completo que Canarias vaya a seguir recibiendo en los próximos meses el mismo o parecido flujo de inmigración irregular en la actualidad. Es, por tanto, de todo punto “increíble y tremendamente exagerada” la cifra que se señala en un informe policial, elaborado en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras (CGEF), que calcula en 140.000 el número de migrantes procedentes de África que llegaría a Canarias en los próximos doce meses. De hecho, el departamento que dirige el ministro Fernando Grande-Marlaska no otorga a ese documento ningún tipo de oficialidad y niega que pueda ser considerado de “informe”. Lo tacha de “elucubración” que fue descartada desde el primer momento “debido a su nula fiabilidad”.

Un portavoz del Ministerio señaló ayer que “el documento de la Policía que ha sido difundido es un borrador sin firma” que de hecho se había “tirado a la papelera” por parte de los responsables operativos de la CGEF por esa “nula fiabilidad”. Los responsables de interior aseguran que el documento “no recoge una proyección real ni un análisis a futuro, contiene una elucubración genérica basada exclusivamente en el ritmo de llegadas que tuvo lugar en dos días de noviembre”, justamente los que marcaron el récord desde que se inició la oleada en octubre, que es a su vez el mayor número histórico de arribadas en ese espacio de tiempo con 1.269 personas. En el gabinete de Grande-Marlaska se asegura que “los informes oficiales que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y que sirven de base para la toma de decisiones están formados y suscritos por los responsables de cada área”, incidiendo así en la, según ese departamento, irrelevancia de ese “documento”. Nunca ha servido por tanto, señalan, para hacer cualquier tipo de prospección o análisis sobre la situación que se pueda vivir en Canarias.

El Estado confía en que en pocas semanas haya resultados desde los países de origen

decoration

Según los cálculos de ese documento, teniendo cuenta la media diaria de arribada de migrates durante este mes –alrededor de 400 a las Islas– la cifra anual en los próximos años alcanzaría los 140.000 en Canarias, 180.000 en toda España. Un tercio llegarán desde Marruecos. Un país que, apunta el documento hecho público el pasado miércoles por la Cadena Ser, estaría enviando un mensaje claro al Estado de demanda de contraprestaciones a cambio ampliar la vigilancia en los frentes mediterráneo y atlántico e impedir los movimientos de las mafias de tráfico de personas.

Desde el gabinete de Marlaska se asegura que el contenido del documento “en ningún caso refleja la proyección real que el Ministerio del Interior o el Gobierno barajan en el ámbito migratorio”, que confían en poder devolver a números similares a los del año pasado tras la ofensiva que está llevando a cabo el Ejecutivo central en los países de origen de los migrantes. Así, el portavoz de Interior señala que “el Ministerio confía plenamente en que el trabajo de fondo realizado por el Gobierno y por este departamento en este terreno, basado en la cooperación con los países de origen y tránsito y la lucha efectiva contra las mafias que trafican con personas, tendrán resultados visibles a muy corto plazo, similares a los obtenidos durante la pasada legislatura”, en la que, aseguran, se redujo a la mitad la cifra de 64.000 migrantes llegados a España en 2018.

Esas cifras corresponden no obstante a la oleada de llegadas producidas a las costas mediterráneas del sur de la Península tras el taponamiento producido meses antes frente a las costas de Italia y de Grecia. Desde entonces se ha reactivado la ruta de Canarias y en especial como consecuencia de los efectos económicos y sociales en los países del Magreb por la pandemia de coronavirus, que ha acabado con la actividad turística en esos países y ha llevado al paro a miles de jóvenes ocupados en ese sector. Hasta antes del verano, el confinamiento y el cierre de las fronteras durante la primera oleada de la pandemia evitó que las mafias pudieran activar sus operativos en la ruta hacia Canarias, pero tras la relajación de las medidas anti-covid en la zona, la oleada de salidas de embarcaciones ha sido incesante. Sólo en el mes de noviembre habrían llegado al Archipiélago 6.853 personas.

El departamento de Marlaska asegura que la estrategia en la misma que en la crisis de 2006

decoration

Desde el Ministerio del Interior tampoco se tiene en consideración las observaciones que se realizan en el mencionado documento de la CGEF sobre terceros países y sus respectivas estrategias de relaciones con España en materia de inmigración. En el documento se señala que “aproximadamente un tercio de los llegados vienen de Argelia, que claramente ha revisado su política de repatriaciones alegando que no es posible debido al cierre de fronteras por el coronavirus. Otro tercio de llegadas son marroquíes, país que claramente nos está enviando un mensaje demanda de contraprestaciones”. Estas observaciones “no se ajustan en absoluto a la realidad”, aseguran en Interior.

Resultados en breve

El gabinete de Grande-Marlaska insiste en que en la actual crisis migratoria en Canarias “se está trabajando de la misma forma y con la misma estrategia” que se hizo durante la crisis de los cayucos de 2006, tanto en materia de cooperación policial y de control de fronteras, como de convenios de repatriación con los países de origen, aunque los resultados y los objetivos están tardando más en alcanzarse por la pandemia. “Llevamos meses trabajando en todos los ámbitos y confiamos en que en poder tener resultados en muy poco tiempo”, aseguran en Interior.

También la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Canarias califica de “infamia” el mencionado documento interno de la Policía. Su portavoz, Txema Santana, asegura que para dicho cálculo los autores de la nota “han cogido los diez días de mayor llegada en noviembre y han hecho un cálculo para todo el año”, algo que resulta “muy sorprendente”. Santana señala por el contrario que “en esta segunda quincena [del mes] está descendiendo el número de llegadas; están siendo más irregulares porque el clima no va a permitir la regularidad de septiembre, octubre y noviembre. Eso es lo que hace que estos meses sean los de más llegadas”.

Compartir el artículo

stats