El Gobierno de Canarias ha acordado modificar el Plan de previsiones anual del Régimen Específico de Abastecimiento (REA) para incrementar las partidas de cereales para alimentación animal, de alfalfa y de raigrás, así como las partidas de materias vegetales y ensilados.

La intención al modificar el balance del REA es la de abaratar el coste de los insumos en el sector agrario, una medida que ha sido impulsada por las consejerías de Agricultura, Ganadería y Pesca; Economía, Conocimiento y Empleo; Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos; e Industria, obteniendo el respaldo de las diferentes organizaciones agrarias, empresariales e industriales, según informó ayer el Ejecutivo regional.

Pérdidas

Además, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca está trabajando en una línea específica y extraordinaria para los ganaderos que asciende a 7,6 millones de euros, y que se encuentra orientada a paliar las pérdidas ocasionadas por la pandemia en el sector y del sobrecoste en las explotaciones originado por la crisis económica derivada de la crisis sanitaria. Esta ayuda, indican, permitirá al sector afrontar un año complicado.

Al respecto, la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, la socialista Alicia Vanoostende, explicó ayer que este acuerdo, que tendrá incidencia en el cuarto trimestre del año, supone «un balón de oxígeno para el sector ganadero en un contexto mundial donde el incremento de los costes de las materias primas se está cebando con los ganaderos, más si cabe, cuando la mayoría de los insumos destinados a la alimentación animal provienen de fuera del Archipiélago».

La carestía de las materias primas está golpeando con dureza a sectores como el de la construcción o la industria, pero también al sector primario. La idea es reorientar el REA para, en la medida de lo posible, tratar de paliar una crisis de materias primas que es global y que tiene mucho que ver, en el caso de la agricultura, con el acopio de cereales que ha hecho China.