Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Rodríguez anuncia su salida de Podemos «para cerrar un ciclo»

200 personas reciben en Los Rodeos al diputado expulsado por agredir a un policía entre ovaciones, pancartas y gritos de «Justicia» o «Alberto somos todas»

Alberto Rodríguez, a su llegada al Aeropuerto de Tenerife-Norte, donde fue recibido por 200 personas. María Pisaca

Alberto Rodríguez anunció su abandono de «la militancia partidista» y de Podemos «para cerrar un ciclo». Eso incluye el cargo de Secretario de Organización de la formación morada. El ya exdiputado tinerfeño lo hizo al llegar ayer a la Isla después de que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le comunicara la pérdida de su acta como consecuencia de la condena del Tribunal Supremo por agresión a un policía nacional en 2014. En el aeropuerto Tenerife Norte le esperaban unas 200 personas para expresarle su apoyo entre ovaciones, pancartas con mensajes reivindicativos y gritos de «Justicia» y «Alberto somos todas». Ni un solo incidente en un recibimiento sin presencia policial y con un despliegue de los medios de comunicación.

Alberto Rodríguez anuncia su salida de Podemos «para cerrar un ciclo»

Podemos había convocado a afiliados y simpatizantes para acudir a Los Rodeos a donde estaba previsto que llegara Rodríguez sobre las seis de la tarde. Lo hicieron poco a poco entre pasajeros en tránsito con el flujo normal de una tarde de sábado. Primero diez, luego treinta y más tarde ya eran ochenta. De ahí al centenar y casi al doble en el momento culminante. Banderas de la República y canarias con las siete estrellas. Había cargos orgánicos de la formación morada como su secretaria general, Laura Fuentes; con responsabilidad en el Parlamento de Canarias como Manuel Marrero, diputado regional, o en áreas de gobierno, como el consejero del Cabildo David Carballo. Pero también mucha gente anónima. Como las chicas que retocaban la pancarta –tras la que se colocaron luego todos– con un lema contundente: «Quitarle el escaño a Alberto injustamente es quitarle el voto a 64.613 canarios». Se refiere a los apoyos que obtuvo Rodríguez en 2019. Al final resumían: «Estuvo bien, como la adrenalina de un concierto». Patricia, limpiadora, opinó que «es un chico agradable». «Me hice un selfie con él cuando volvía de un viaje», agregó.

Alberto Rodríguez anuncia su salida de Podemos «para cerrar un ciclo»

Rodríguez llegó en el vuelo de Iberia 3944 en medio de una gran expectación. Salió luciendo sus habituales rastas y con el puño en alto. Dio besos a los presentes y para ellos fue su primera frase: «No es mi escaño lo que acaban de quitar, sino el voto de todos ustedes». Agradeció el apoyo y entró al trapo: «Hay que cerrar ciclos personales y pasar a otro momento. Por eso anuncio que abandono la militancia partidista y Podemos tras estos años de aprendizaje en los que he recibido muchos palos».

«El escaño no me lo han quitado a mí sino a los más de 64.000 canarios que me votaron»

decoration

Rodríguez no se arrepiente de nada. Tampoco de esa agresión a un policía durante una manifestación en La Laguna el año 2014 que le ha costado la condena. Califica la sentencia de «ataque a la democracia» y «crónica de una infamia». Contextualiza aquellos hechos en «un momento durísimo de recortes» y aclara: «Ni había pruebas ni he sido identificado todavía pero estaba condenado de antemano. La sentencia ya estaba dictada pasara lo que pasara». Recuerda que «podría haber optado por el aforamiento pero no estamos ahí para aferrarnos al cargo». «No tengo nada que ocultar y este proceso demuestra quien controla el poder judicial. Es una interferencia del poder judicial en el legislativo», dijo.

En este sentido contestó con un «por supuesto» a la pregunta de si recurrirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. «Lo haré si no encuentro cobertura en el sistema jurídico español». Agradeció el trabajo de «Marta Flor Núñez, que ha dirigido el equipo jurídico, y aguantado los insultos de las cloacas». En cuanto a la querella contra Batet por prevaricación aclaró que «se estudia ahora, pero haré todo lo que pueda en este ámbito». Señala que «el PSOE no ha resistido a las presiones del poder judicial». Considera que la sentencia «ha faltado el respeto a la libertad de reunión y de manifestación, además de a la separación de los poderes del estado».

«¿Habría sido igual si mi apellido fuera compuesto y no viniera de un barrio obrero?»

decoration

Cabe recordar que el diputado de Podemos fue condenado por la Sala de lo Penal por un delito de atentado a agentes de la autoridad. Aunque la pena de prisión de un mes y quince días fue sustituida por una multa de 540 euros, el Supremo confirmó que Rodríguez tenía que ser inhabilitado.

Lanzó varios dardos para terminar. En primer lugar, una pregunta al aire: «¿Hubiera sido igual si mi apellido fuera compuesto y no viniera de un barrio obrero?». Segundo aviso: «Han ganado una batalla pero al camino es largo. Nuestro pueblo canario se levanta ante las injusticia. Puede darse un giro y que esos miles de votos que hoy se hurtan se conviertan en cientos de miles muy pronto». Cerraron la tarde lemas clásicos –mezclados con los gritos de ánimo de las madres del equipo Rítmico de Gimnasia que volvía de Las Palmas–. Del Canarias no se vende, Canarias se defiende al Sí se puede o Esta batalla la vamos a ganar. Y Alberto se fue como vino. Puño en alto, dando besos y entre abrazos de conocidos. Ha vuelto a casa ya como exdiputado.

Compartir el artículo

stats