Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos sindicatos critican que se utilice a la Policía Canaria para el traslado de vacunas

Co.bas y CSI-F advierten de que el cuerpo está desatendiendo sus propias funciones

Un agente de la Policía Canaria reparte mascarillas durante el confinamiento.

Dos sindicatos del Cuerpo General de la Policía Canaria denuncian que se esté utilizando a los agentes para el traslado de las vacunas entre islas a pesar de que no se encuentra entre sus funciones. Co.bas y CSI-F advierten de que con esta práctica se está desatendiendo otros servicios que sí tienen asignados y desarrollaban con cierta estabilidad en el ámbito de los juzgados de menores o en asuntos medioambientales, tributarios o de transporte. Así se lo han transmitido ambos sindicatos a la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias en un escrito hace dos semanas sin que todavía hayan recibido ninguna respuesta oficial.

Abraham Catalina, portavoz del sindicato Co.bas, explica que el cuerpo asumió el reparto de viales desde que se inició la campaña de vacunación debido a la situación de emergencia sanitaria en la que se encontraba el Archipiélago considerando que se trataba de una tarea circunstancial. «Poco a poco se han ido incrementando los viajes y hacemos de dos a tres a la semana e incluso varios en el mismo día», detalla y apunta que incluso «se han suspendido servicios para el traslado de test de antígenos». Unas tareas que los agentes creen que no son de su competencia y que además les impiden realizar las funciones que hasta ahora venían desempeñando.

Según aseguran los sindicatos en una reunión celebrada en marzo de 2021, a la que asistió el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, ya se planteó esta situación y en ella se reconoció que si bien el traslado de vacunas había sido asumido debido a la situación de pandemia esta función quedaría luego a encomendada a empresas específicas de reparto.

«Ha pasado casi un año y seguimos igual», lamenta Catalina, que asume que aunque los agentes asumieron este tipo de servicios durante los momentos más duros de la pandemia, en la actualidad, «con más del 85% de la población vacunada no tiene sentido que sigamos interrumpiendo los servicios de las verdaderas funciones del cuerpo».

Catalina asegura que el traslado de vacunas está afectando también a la planificación del trabajo de los agentes, «produciendo cambios de turno que se suman a los que nos han impuesto por la emergencia del volcán en La Palma», además de que incluso está suponiendo "que se les dinieguen permisos o solicitudes de días libres".

El representante de los trabajadores apunta que recientemente se les ha comunicado además que la obligación de llevar vacunas, junto al contingente especial que presta servicio en La Palma y a la alta incidencia de las bajas por covid, ha obligado a retrasar la puesta en marcha de las Unidades Operativas del Cuerpo hasta el mes de marzo. 

Compartir el artículo

stats