Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ZEC aprieta en Madrid para salvar el comercio triangular en las Islas

Las empresas deben liquidar en julio el impuesto de Sociedades y siguen las trabas de Tributos - El presidente de la ZEC asegura que Montero lo ve «prioritario»

Contenedores en el Puerto de Las Palmas. Andrés Cruz

La Zona Especial Canaria (ZEC) está apretando al Ministerio de Hacienda para que corrija, lo antes posible, las restrictivas interpretaciones sobre el comercio triangular que se realiza desde hace dos décadas en este área de baja tributación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF), y evitar, así, la fuga de las empresas radicadas en el Archipiélago que se dedican a comerciar con mercancías entre países sin que estos productos tengan que transitar por las Islas. La Dirección General de Tributos estatal efectuó en noviembre de 2020 una nueva interpretación de la Ley del REF de 1994, en la que rechaza que el comercio triangular se pueda beneficiar del 4% del impuesto de Sociedades si los productos con los que operan las empresas no pasan por el Archipiélago.

En este momento, el presidente de la Zona Especial Canaria, Pablo Hernández, negocia «a marchas forzadas» con Hacienda -que paradójicamente es el Ministerio del que depende la ZEC- un cambio del texto de la norma que zanje esta cuestión para evitar la deslocalización de las empresas. Asegura que la ministra María Jesús Montero ha dado instrucciones para que este asunto sea «prioritario» y ahora están viendo con la Dirección General de Tributos cómo plantear la modificación legislativa. «Esta semana hemos tenido dos reuniones y estamos a marchas forzadas para que se resuelva antes de la liquidación del impuesto de Sociedades», asevera Pablo Hernández.

Efectivamente, el problema es que del 1 al 20 de julio las empresas deben liquidar el impuesto de Sociedades del ejercicio 2021 y desconocen, a estas alturas, si tendrán que pagar el 4% o tributar al régimen general del 25%, es decir, fuera de la ZEC, y además temen que sea con carácter retroactivo a 2020.

Las negociaciones con Tributos van en la línea de quitar el requisito de que las mercancías pasen por Canarias, y se propone a cambio que se garantice que estas empresas cuentan con un anclaje suficiente en las Islas, y eso se cumple si tienen a todos sus empleados en Canarias.

Además, se plantea introducir algún mecanismo de control de las mercancías, porque otro problema que puede tener el comercio triangular es «el blanqueo si los productos no pasan por Canarias, y las facturas van y vienen», apunta Hernández. Por ello, negocian un mecanismo de registro para tener más información sobre las mercancías que se compran en un país y se venden en otro.

No obstante, observa por los datos que maneja que la práctica totalidad de las empresas de la ZEC cumple con la condición de generar empleo en las Islas, economía y el valor añadido que proporciona realizar este tipo de comercio, es decir, no se produce ese «trading malo», en referencia al posible blanqueo, aunque ésta es una labor de la Inspección de Tributos. «Hay comercio triangular bueno y malo, y el asunto es definir normativamente cómo se deslinda» y, por lo tanto, establecer un control que garantice que no se da pie ni a blanqueo ni operaciones que no se hagan desde Canarias, abunda.

En este contexto, recuerda que Madeira, otra región ultraperferiférica como Canarias, cuenta con una Zona Franca similar a la ZEC y había empresas que hacían esas operaciones sin crear puestos de trabajo efectivos, sino que contrataban a pocas personas para figurar, y las operaciones triangulares se realizaban desde empresas fuera de la isla portuguesa, hecho que en 2020 constató la Comisión Europea, por lo que Bruselas abrió un expediente de infracción a 300 sociedades.

Según el presidente de la ZEC, otro problema es que si se hace una modificación «muy profunda» en las operaciones triangulares va a tener que contar con el visto bueno de Europa y «se puede retrasar» la aclaración. Por tanto, se está hilando fino para que Hacienda no ponga pegas al comercio triangular pero sin tener que pasar el filtro comunitario.

El Gobierno de Canarias y los asesores fiscales de estas empresas consideran esencial que esta cuestión se aclare cuanto antes. Evidencian que la propia ZEC ha sido quien ha atraído a las empresas de comercio triangular y Tributos, que también pertenece a Hacienda, dice ahora que no pueden estar sujetas a los beneficios del área si los productos no pasan por las Islas.

Ese cambio de última hora hace peligrar la reputación internacional de la ZEC, sostienen, puesto que es un instrumento central del fuero canario, que se ha dedicado desde su gestación en 2001 a atraer y autorizar empresas extranjeras y nacionales, para que realicen sin problemas actividades de comercio triangular. La mayoría de estas sociedades compran desde Canarias, por ejemplo, productos del mar en las costas de África y los venden a Asia, Europa o EEUU, o viceversa, adquieren maquinaria o aparatos electrónicos en Europa, América o China y los llevan al continente africano.

En este momento están instaladas en la ZEC unas 120 empresas de comercio triangular con entre 500 y 750 empleos directos, aparte de los indirectos -asesorías fiscales, transporte, mantenimiento o limpieza-, con un volumen de negocios que rondan los 140 millones de euros anuales, lo que supone entre un 10 y un 20 % de la actividad económica de la ZEC.

El viceconsejero de Hacienda, Fermín Delgado, ha manifestado en reiteradas ocasiones que «es inaudito y grave» este cambio de postura de Tributos, y pone en evidencia que el área estatal tributaria cuestione la política realizada por el Consorcio de la ZEC, que ha sido dirigido por partidos de todos los colores políticos.

Compartir el artículo

stats