Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ioannis Bourousis, frente a sus fantasmas del pasado

El griego se ve las caras de nuevo con el Real Madrid, de donde salió por la puerta de atrás "Laso decidió sentarme tras 15 meses", dijo

Ioannis Bourosis, con la camiseta del Real Madrid en la temporada 2013-2014, ante Tibor Pleiss, con el Baskonia. REAL MADRID

La magnificencia de Ioannis Bourousis a lo largo de su carrera le ha llevado a defender los colores de los mejores equipos de Europa. Su pasaporte aparece sellado con los escudos rutilantes del -muchos de ellos enemigos entre sí - Olympiacos, Panathinaikos, Barcelona o Real Madrid. Del conjunto merengue, a quien se enfrenta el Herbalife este domingo (19.00 horas, Movistar Deportes 1), tiene un amargo recuerdo después de salir por la puerta trasera.

El fichaje más mediático de la temporada en las filas claretianas vuelve a la que fue su casa durante dos temporadas. Bajo la comandancia de Pablo Laso, el pívot griego no cumplió con las expectativas puestas sobre él cuando estampó su firma en un contrato de tres temporadas y que fue liquidado a la conclusión de la segunda, justo después de que el conjunto blanco se alzó con la ansiada Décima (Copa de Europa, actual Euroliga) y Bourousis tenía ya un papel completamente residual en la rotación blanca.

La película de la Final Four celebrada en Madrid en 2015 tuvo en Big Bou a un actor de reparto con escaso protagonismo. La llegada de Gustavo Ayón a la rotación madrileña le apartó casi por completo de la maquinaria engrasada de Laso y en la lucha por el título continental solo disputó cuatro minutos en las semifinales contra el Fenerbahce y cinco ante el Olympiacos en el definitivo duelo que otorgó el trofeo al Real Madrid.

Tanta felicidad encontró en el Buesa Arena, que se convirtió en el líder del cuadro baskonista y conquistó el trofeo de MVP de la temporada regular de la ACB, así como comandar a su equipo hasta la Final Four de la Euroliga, donde cayeron derrotados en semifinales frente al Fenerbahce.

Vaivenes blancos

A la situación de desamor entre Bourousis y el equipo capitalino se había llegado por las decisiones tomadas por el entrenador madridista con el interior de Karditsa. Tal y como el propio pívot comentó para Eurohoops, "Laso cambió algunas cosas en el equipo y tomó una decisión: después de 15 meses como titular, decidió dejarme en el banquillo".

Tiranteces entre el entrenador y jugador que quedaron demostrados en un tiempo muerto en la primera temporada del griego en Madrid cuando se enfrentaban al Estrella Roja y el griego, con su carácter indomable, reaccionó en plena Lasina: "¿Tengo que ir yo a bloquear?", le interrumpió a Laso, para que este acto seguido le recriminara su falta de dureza en defensa.

A pesar de los vaivenes del heleno con la familia merengue, su paso por Madrid le permitió conquistar una Euroliga, una Liga, dos Copas (una en Gran Canaria, en 2015) y dos Supercopas.

Todo ello con unos números que también sufrieron variaciones en los dos años. En la 2013-2014 promedió 6.7 puntos y 4,5 rebotes en ACB, y 8,3 puntos y 5,9 rebotes en Euroliga; mientras que en el segundo curso se fue a los 5,2 puntos y 3,6 rebotes en ACB, y 5 puntos y 3 rebotes por partido en Europa. Un bajón que irremediablemente supuso su salida del Real Madrid.

Compartir el artículo

stats