Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El viaje de Jacob Wiley para ser europeo

El pívot estadounidense del Granca se integra desde Estados Unidos con la selección de Macedonia del Norte en busca de su condición de comunitario

Jacob Wiley

Jacob Wiley

Un pasaporte para un jugador estadounidense que aspira a hacer carrera en Europa significa mucho. Es un valor que da un plus al jugador en cuestión: deja atrás su plaza de extracomunitario y su caché sube. Si encima su nivel puede ir al alza, ese documento multiplica su importancia. En eso anda Jacob Wiley, jugador del Herbalife Gran Canaria, de la mano de sus agentes desde que arrancó la temporada. Un pasaporte que tiene en la mano, pero al que le falta un requisito para dejar atrás su condición de extracomunitario: debutar de manera oficial con la selección nacional, en este caso la de Macedonia del Norte.

Ahora Jacob Wiley está de vuelta en Europa para conseguir esa condición de comunitario en el baloncesto europeo. El pívot del Granca, cuyo contrato está suspendido de manera temporal –según explicó el club en diciembre– ha iniciado su viaje desde Estados Unidos hasta Macedonia. Tres iconos de aviones en su cuenta de Twitter anuncian el viaje.

Convocado por el seleccionador macedonio Aleksandar Todorov, Wiley espera poder debutar en las ventanas de este mes de febrero, donde Macedonia jugará cuatro partidos en la ciudad rusa de Perm ante Rusia, Estonia e Italia, sus rivales en el grupo B del clasifiacorio para el Eurobasket de 2022. Eso será entre los días 18 a 22 de febrero.

La Federación de Macedonia anunció que durante el día de hoy y mañana, los seleccionados –hasta 24 en total– pasarán los test PCR antes de que se designe la lista final. Un test al que Wiley espera llegar sin sobresaltos para conseguir su condición de comunitario en el baloncesto europeo. Si no, el jugador de Long Beach se encontrará en el día de la marmota.

Porque Wiley se contagió con el Covid-19 en la primera llamada que recibió de la selección en el pasado mes de noviembre. El californiano estuvo de cuarentena en Estonia con síntomas de la enfermedad. Después, en sintonía con el club, decidió regresar a Estados Unidos para continuar con su recuperación y a la espera del pasaporte. Por el camino, llegó Sean Kilpatrick que junto a Matt Costello son los extracomunitarios del Granca. También Oliver Stevic para completar una rotación interior que con Khalifa Diop y Olek Balcerowski con minutos parece más que completa.

El Granca ha intentado poner a Wiley en el mercado. Ahora, con su condición de comunitario más próxima que nunca, vuelve el enredo. “Queremos que Wiley vuelva a incorporarse a la disciplina del club, porque es un jugador más y el equipo es el que es ahora mismo”, indicó el dierctor deportivo Willy Villar en Radio Marca hace unas semanas. Desde el 21 de noviembre, Wiley no pisa una pista. Ahora de camino a Macedonia está más cerca de regresar a jugar y volver a Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats