Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa. Jornada 2

Al Granca le queda un mundo (64-82)

El equipo amarillo no puede competir ante un Barça superior desde el inicio

53

Liga Endesa: CB Gran Canaria - FC Barcelona

A este Granca le queda un mundo por construir. Al menos, para competir, para pelear y para mirarle la cara a equipos como el Barça, que no es poca cosa, pero al que, como mínimo, habría que inquietar. Más aún si juegas en tu casa, más todavía con el reclamo de ver de nuevo a tu afición, más si se entiende que este nuevo Gran Canaria quiere alejarse de sus vicios del año pasado.

Porque el bofetón que se llevó del campeón de la Liga Endesa el curso pasado resonó fuerte en el Gran Canaria Arena de Siete Palmas. Un arreón sin contemplaciones que volvió a sacar carencias que recuerdan al pasado. El Granca, más que amarillo, está ahora mismo verde para hacerle sudar a un titán enfundado de azulgrana. 

Se fue el Gran Canaria a casa apalizado (64-82), con una buena somanta, víctima de un juego desordenado en ataque, sin clarividencia, pero tamién por su pobre bagaje defensivo, corto en todo, sin el mínimo exigible para 

Había ganas de baloncesto en el Gran Canaria Arena. La primera ovación de la noche, en medio de la pausa de los pitos, fue para Kyle Kuric, ejemplo de tirador y de vida; después, el Thunderstuck dejó pasó a la presentación de un Granca que tiene como primer objetivo que su gente, su gran escudo, vuelva a sentir devoción por él.

El Barça rebajó la euforia pronto a base de manos, de defensa y de triples. Aquello era un no parar, sin fallo en sus cuatro primeros lanzamientos, con Higgins poseído --ya llevaba un pleno de tres tiros--. Y ante esa vorágine Porfi Fisac paró el partido (2-12, min.4). 

Las cosas no mejoraban para el Granca. Hasta los tiros bien defendidos entraban para el Barça. Niko Mirotic tomó el relevo de Higgins en la anotación y llevó la ventaja a los 13 puntos (5-18, min. 6). Mal asunto. Siempre que llegaba un balón a la esquina ahí había un lanzador azulgrana con ganas y tiempo para enchufar (7-23, min. 7).

El Gran Canaria entendió que debía afanarse para que el partido no se le fuera en el primer cuarto. Y eso hizo, sobre todo agitado por Chris Kramer, para levantar un parcial de 10-0 con el que cerrar el cuarto y meterse de lleno en lo que tenía entre manos (17-23).

De aquel trance de acierto a casi tres minutos y medio para ver los primeros puntos amarillos en el segundo acto. Lo mejor estaba en el lado contrario, donde el Barça hacía bueno ese mal (18-28, min.14 tras un triple de Kuric). Pero el Granca era incapaz de encontrar un camino al aro, lastrado ante otro pulso defensivo del Barça.

Se desmadraba Kuric y le acompañaba Hayes para desarbolar al Granca y volver a lanzar a los suyos. En el Granca aparecían las prisas, ilustradas en los excesos de Dylan Ennis. La distancia se volvía a agrandar (23-39, min.18) La historia se complicaba otra vez para los de Porfi Fisac. Al descanso, 26-41.

Segunda parte

Porque a ratos al Granca no le vale. Y menos ante uno de los mejores equipos del continente como el Barça: o se afanaba en defender o estaba muerto. Y tampoco le valía con tirar continuamente de individualidades, de amasar el balón en las mismas manos. Se agarró entonces a los puntos de Slaughter y al oficio de Stevic para recortar distancias y bajar la distancia por debajo de los diez puntos (35-43, min. 25).

Un esfuerzo que apagó el Barça con un parcial de 0-10 para desmontar al Gran Canaria, ojiplático, sin recursos ni soluciones para intimidar al Barça (35-53, min. 28). La direferencia saltó a los 20 puntos de la mano de Kyle Kuric -qué genio- y el tractor que es el Barça no paró. Con diez minutos por delante, remontar 18 puntos sonaba a epopeya (44-62).

Cuarenta segundos tardó en parar el partido Jasikevicius en el último cuarto. Le bastó con un par de personales y una canasta de Salvó para cortocircuitar cualquier intento de reacción del Granca. Al Barça le dio tiempo para rotar, mover jugadores, descanasar; al Gran Canaria de tirar de orgullo para que el dolor del marcador fuera meno y de probar al canterano Miguel Serrano. La historia ya estaba escrita.

Ficha técnica:

Herbalife Gran Canaria (17+9+18+20): I. Diop (-), Brussino (6), J.López (2), Pustovyi (11) y Ennis (13) -equipo inicial-; Slaughter (10), Shurna (-), Salvó (8), K. Diop (3), Kramer (7), Serrano (-) y Stevic (4).

Entrenador: Porfirio Fisac.

Barça (23+18+21+20): Hayes (7), Oriola (2), Higgins (15), Mirotic (12) y Calathes (8) -equipo inicial-, Davies (8), Sanli (4), Martínez (3), Smits (-), Laprovittola (7), Jokubaitis (3) y Kuric (13)

Entrenador: Sarunas Jasikevicius. Sin eliminados.

Árbitros: Miguel Ángel Pérez Pérez, Vicente Bultó y David Sánchez.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena ante 1.751 espectadores.

Compartir el artículo

stats