Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

"La colección Ramírez-Navarro es de las mejores de pintura de Canarias"

"Sigue siendo un enigma que este fondo no esté expuesto al público permanentemente", señala la historiadora Diana Fernández

La historiadora Diana Fernández, ayer en la capital grancanaria.

La historiadora Diana Fernández, ayer en la capital grancanaria. SABRINA CEBALLOS

¿Cuál es la importancia de la colección Ramírez-Navarro?

Al ser una colección privada, el criterio seguido por la misma es muy personal y ha ido transformándose junto a las vivencias de sus coleccionistas Rodolfo Ramírez y Ana Rosa Navarro. Con el tiempo, pues llevan coleccionando desde los 18 años hasta la actualidad, han ido reforzando su relación gracias al mutuo amor por el arte. Las experiencias vividas, viajes, visitas a casi todos los museos europeos más importantes, conocer ambientes artísticos y la investigación y el estudio profundizado y constante de cada una de sus obras han hecho que estén juntos en una misma colección lienzos de diferentes movimientos artísticos. Por eso la colección nos puede dar la visión global de la historia del arte desde el siglo XIX a nuestros días. Todos estos hechos se resumen en la que es para muchos historiadores de arte la mejor colección de pintura del Archipiélago.

¿No hay ninguna colección similar en el Archipiélago?

Hay muy buenas colecciones de arte en nuestras islas, pero ninguna privada que equilibre tanto los conceptos de cantidad y calidad en cuanto a sus obras. La colección reúne más de cuatrocientos cuadros en un medio como el insular, que hace de coleccionar una tarea francamente difícil. La insularidad es una barrera a vencer constantemente para una colección que busca la diversidad y el constante contacto con ambiente artístico del exterior. Se deben adaptar los criterios de selección de las obras para formar parte de la colección. En una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria no te puedes centrar en un solo artista, y dado que no existe una oferta amplia de obras, no podemos centrarnos tampoco en un solo estilo de pintura. Aquí en Canarias los coleccionistas han tenido que adaptarse y centrar como objetivo principal la calidad de la obra, sea canaria, nacional o extranjera. De ahí la importancia de estudiar, investigar y viajar en busca del arte, esa es la base de la Colección Ramírez-Navarro.

¿Cuáles son sus obras más importantes?

La verdad es que no podría decir ninguna en concreto, hay de todo y para todos los gustos. La pintura canaria es protagonista en la Colección Ramírez-Navarro, la búsqueda de pintores de todo el Archipiélago es algo a resaltar, pero ese protagonismo lo comparte con la pintura nacional e internacional, destacando en esta última la pintura francesa, de gran valor para la pareja coleccionista. Hoy explicaré algunas de ellas, centrándome en dos de sus pasiones, el arte canario y el arte francés, lienzos escogidos por su valor tanto artístico como sentimental y muchas de ellas de reciente adquisición. Estarán pintores canarios como José Oramas, Felo Monzón, Carlos Chevilly, José Luis Fajardo, César Manrique, Juan Ismael, Luis de la Cruz y Ríos, José Julio, Santiago Santana, Néstor, Nicolás Massieu y Matos, Elena Lecuona, Cándido Camacho o Ricardo Montesdeoca. Entre los pintores franceses destacar a Suzanne Eisendieck, Gaston Corbier, los hermanos Vagh Weinmann, Jacques Gotko, Jean Alfred Adler o Lucien de Maleville.

¿Por qué cree que no hay un museo en Canarias que exhiba una muestra que exponga la historia de la pintura de las Islas como la que contiene la colección?

Sigue siendo un enigma que esta colección no esté expuesta al público permanentemente cuando tantas veces sus coleccionistas la han ofrecido a nuestras instituciones de forma gratuita. Rodolfo Ramírez siempre me cuenta que un coleccionista acaba muriendo, pero no tiene por qué desaparecer con él su colección. Su mayor ilusión es que la colección siga unida tras su desaparición. Ese sueño de compartir su pasión, la locura del arte, lo que tanto disfrutan en casa pueda también disfrutarlo cualquier persona que tenga interés por las obras, pues todas ellas pertenecen a nuestro patrimonio artístico, a nuestra historia del arte, y también tenemos derecho a disfrutarla. Con esa intención se han realizado exposiciones, tanto en Canarias como en la Península, reportajes en prensa especializada en arte como la revista nacional Descubrir el Arte o artículos escrito por su coleccionista en la edición especial para Santander Banca Privada The Rutherford's Choice.

El título de la conferencia habla de las impresiones subjetivas que le ha dado la colección ¿Cuáles han sido?

Escogí dos adjetivos que describen muy bien tanto a la colección como a los coleccionistas: la pasión y la constancia. Pasión por el coleccionismo y el arte, porque no pasa un día en el que el coleccionista no admire sus obras, hable de alguna de ellas, estudie alguno de sus pintores o analice si están en buen estado o necesitan cuidados para su mejor conservación. Apasionado en la búsqueda incansable, años incluso, de la obra o del artista que tiene en mente hasta que la puede incluir entre sus tesoros. Pasión porque no se pierda el concepto que quería expresar el artista en su obra, escogen con cuidado el marco de cada cuadro, atendiendo a su contexto temporal y artístico. También es la constancia lo que ha hecho que esta colección sea posible y otra característica que define a sus propietarios. Pacientes y constantes han hecho del coleccionismo su forma de vida durante cuarenta años.

Cómo historiadora, ¿cuáles han sido las mayores dificultades que ha encontrado al inventariar o estudiar la colección?

Como investigadora, la dificultad se encuentra sobre todo en la falta de información de muchos artistas tanto en libros como por Internet. El manejo de fuentes es primordial para un trabajo de investigación y cuanto más diversas sean, mejor. En el caso de estudio de una obra sin identificar quizás ésta sea la tarea más ardua. Debemos identificar su autoría descifrando su firma en los mejores casos, realizándose en la mayoría de ellos la identificación a través de horas de búsqueda de obras similares, comparativas de estilo, paleta cromática utilizada, pincelada, composición, temática escogida o el estudio físico de la madera y la tela del lienzo. Hoy en día, la colección posee obras de las que no se ha podido identificar su autoría, siendo ésta otra muestra del criterio seguido por el coleccionista a la hora de adquirir un cuadro, primando la calidad del artista antes que su firma.

Compartir el artículo

stats