Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música Entrevista a Piedad Milicua

"El comité de la Orquesta veta a una violinista por luchas con su madre"

"Nueve días después de que la contrataran, el comité convocó una huelga y pidió que se anule el contrato", asegura la abogada

Piedad Milicua.

Piedad Milicua. ANDRÉS CRUZ

¿Cuál es exactamente el conflicto que afecta a la violinista Vanessa Gherman, su defendida?

En 2015 se convocó un proceso de selección por parte de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC). Había que cubrir dos plazas de violín; una era la propia de la convocatoria y la otra surgió porque un tutti pasó a solista y quedaba una vacante. Tres músicos llegaron al final del proceso de selección, entre ellos Vanessa, con la misma valoración por parte del tribunal; había pues que elegir a dos. Ocurre que por el camino se produjo otra vacante y el consejero decidió contratar a los tres y cubrir así las tres vacantes. A eso se opuso el comité de empresa rotundamente y exigió, bajo amenaza de huelga, que fuera la orquesta quien tuviera el poder de decidir las contrataciones. Ese fue uno de los motivos del preaviso de huelga del año pasado, que buscaba contratar sólo a los dos que ellos decidieran.

¿Consiguió el comité de empresa imponer ese criterio?

Estábamos en periodo electoral y yo creo que eso influyó. Accedieron a las exigencias del comité y así se completó la fase final de aquel proceso de selección. Lograron, tras amenazar con huelgas, que el tribunal fuera la propia orquesta y que su decisión fuera vinculante. Normalmente la orquesta da su opinión sobre quién considera más idóneo, pero no es vinculante ni sirve para vetar a nadie. En ese caso votaron solo para dos plazas, como ellos querían, y Vanessa quedó la tercera. Pero en ningún lado constó que fuera no apta o que suspendiera. Es más, quien tuvo que exponer los motivos por los que consideraba más idóneos a los otros dos, aseguró que los tres eran igual de buenos. Se hizo el tribunal como ellos querían y decidieron ellos. Contrataron a estos dos músicos de forma temporal por un año con la posibilidad de renovar.

¿Quién selecciona habitualmente a los músicos que pasan a engrosar las filas de la OFGC?

El convenio establece que el tribunal debe estar conformado por nueve músicos, incluyendo un representante de la orquesta y dos o tres solistas de fuera llamados para eso. Después de esa convocatoria se firmó el nuevo convenio y, por cierto, no se cambió esto, que sigue estando igual. Es la fundación la que tiene la facultad de contratar o no contratar.

Finalmente se cubrieron esas dos plazas de violín, pero ¿qué ocurrió con la tercera?

Quedó vacante. Vanessa fue alguna vez como sustituta, porque pertenece a la lista de sustituciones, a la que accedió también tras las correspondientes audiciones. Pues el comité decidió enviarle una carta al gerente solicitándole que no la vuelva a contratar para sustituciones.

¿Por qué se trata de evitar a toda costa la contratación de Vanessa Gherman, si había sido considerada apta?

Esto viene de atrás, el comité de empresa sostiene una lucha contra la madre de Vanessa, la concertino Mariana Abacioae. Ella lleva 30 años en la orquesta y sostienen un enfrentamiento radical con ella. Los otros compañeros se dejan llevar, se dejan convencer, quieren estar tranquilos, no quieren líos con el comité. Desde el principio vetaron a su hija, le dijeron que no iba a entrar y eso es lo que han hecho. Hay una lucha encarnizada con Mariana, pero Vanessa no tiene culpa, porque ella es tan buena como los otros dos. Ella participó en el proceso de selección y su madre se abstuvo, no estuvo en el tribunal.

¿Y qué desata esta última crisis?

Mi defendida había puesto una demanda pidiendo la nulidad del proceso de selección que la había dejado fuera y su repetición. Antes de juicio llegamos a un acuerdo, una conciliación, algo que se hace tanto en derecho laboral. Como persistía esa vacante y Vanessa había superado el proceso selectivo, la fundación decidió hacerle a ella también un contrato temporal por un año, igual que a los otros dos. Vanessa no quitaba el puesto a nadie, pero a los nueve días de convocó una segunda huelga, y el primer motivo que se aduce es que se anule su contrato.

Compartir el artículo

stats