Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra entre dimensiones

Robert Kirkman crea en 'Oblivion song' una obra transgresora que trata los temas más actuales a través de la ciencia ficción

Guerra entre dimensiones

Guerra entre dimensiones

Todo el mundo relaciona la obra de Robert Kirkman con la archiconocida Los muertos vivientes y, en menor medida, también con Paria, dos sagas de terror que han sido adaptadas a la pequeña pantalla como The Walking Dead y Outcast, sus respectivos nombres originales en inglés. También hay una tercera saga en este terreno llamada Hombre lobo que quizás sea la mejor de todas pero que las avispadas mentes pensantes de las grandes cadenas estadounidense aún no han tenido la osadía de convertir en otro producto de televisión dirigido al gran público.

Sea como fuera, en los tres casos anteriormente nombrado, en lo que respecta al trabajo original en el noveno arte, había un interés bien claro por parte del guionista de Kentucky de dar una vuelta de tuerca a los códigos más conocidos del cómic "de miedo" a través de diferentes maneras de plantear el mundo de los zombies, las posesiones diabólicas y la licantropía.

Pues bien, el guionista estadounidense también es autor de otras obras no menos interesantes que son referencias indiscutibles en terrenos como la intriga con Ladrón de ladrones o la ciencia ficción en Oblivion song. Y es precisamente esta última la que acaba de ver la luz en nuestro país con un primer volumen que recopila los seis primeros capítulos de la serie.

En esta ocasión es el dibujante Lorenzo de Felici el que se encarga de convertir en viñetas las ideas del genio. Y curiosamente, el estilo del ilustrador italoamericano es muy parecido al de Tony Moore por lo que no resulta difícil que sus seguidores se enganchen inmediatamente a estas nuevas aventuras como lo hicieron con la de los supervivientes del Apocalipsis.

El argumento de Oblivion song no tiene desperdicio. Un total de 300.000 ciudadanos de Filadelfia desaparecieron a través de una brecha espaciotemporal yendo a parar a una dimensión paralela llamada Oblivion en la que tuvieron que aprender nuevas reglas para sobrevivir en un mundo plagado de monstruos. Por otro lado, algunos de esos seres aprovecharon esa falla para acceder a la ciudad norteamericana y emprender una lucha contra sus habitantes con más de veinte mil muertes. Pero un científico llamado Nathan, con la ayuda del gobierno, consigue inventar un inyección con la que alinear sus moléculas mediante vibración para saltar entre las dos dimensiones y rescatar a los desaparecidos. Como siempre ocurre con Kirkman, realmente el argumento es una excusa paras mostrar cómo es el comportamiento humano en situaciones límites, ya sea en el exilio o tras un ataque terrorista.

Sea como fuera, Oblivion song es la obra más transgresora del autor estadounidense, logrando un mayor efectismo artístico en algunas viñetas realmente psicotrópicas.

Compartir el artículo

stats