Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En la mente de Picasso

'Guernica' refleja el bombardeo fascista a la villa vasca y los cambios del genio andaluz antes de acabar su obra maestra

Los dueños y empleados de la fábrica de armas salen del refugio tras el bombardeo de Guernica.

Los dueños y empleados de la fábrica de armas salen del refugio tras el bombardeo de Guernica. lp / dlp

Gritos de niños, gritos de pájaros, gritos de flores, eso es Guernica". Es la respuesta de Pablo Picasso, durante la Gran Exposición de París del 22 de julio de 1937, a la pregunta de algunos periodistas sobre qué era lo que significaba el emblemático cuadro que había realizado como encargo del gobierno republicano sobre la guerra civil para que inaugurara el pabellón español.

Muchos han sido los estudios que esta creación ha generado y que continúa todavía alimentando los más sesudos análisis. Pero para conocer mejor qué fue lo que ocurrió en la localidad vasca y cómo el pintor malagueño ideó semejante obra maestra, nada mejor que sumergirse por este Guernica, un trabajo breve, pero intenso, realizado por los franceses Bruno y Corentin Loth en un estilo tan básico como realista y meticuloso. La obra muestra la historia desde seis diferentes frentes. El primero, y el más importante, sería el de los ciudadanos de la villa en el momento del bombardeo, la vida de gente humilde como ganaderos o comerciantes con hombres y mujeres reales. El segundo lo ocupa el propio Pablo Picasso que vive con su mujer Marie-Té y su hija Mara en París, pero que pasa todo el tiempo en su estudio pintando a la modelo Dora Maar. El tercero se centra en los milicianos republicanos que, diezmados por el ejército de Franco, se baten en retirada hacia Bilbao y atraviesan el propio pueblo.

El cuarto se centra en las aviaciones italiana y alemana que salen de Soria y Burgos respectivamente para bombardear el puente de Guernica y en un principio, impedir la huida del enemigo. El quinto, y el más truculento, muestra a los dueños de las fábricas de armas Astra, que se ocultan en el mejor refugio, y que se mueven por el interés económico. Y, finalmente, el último sería el de la prensa, la televisión y el cine de París que difunden la aberración fascista y hace que los parisinos salgan a la calle y se manifiesten.

Un momento especialmente dramático ocurre tras la llegada de la segunda oleada de aviones que son confundidos por los lugareños con los republicanos que vienen en su ayuda para perseguir a los alemanes, convirtiéndose poco después en un objetivo fácil para los fascistas.

Bruno Loth penetra en la psicología de Picasso y en cómo elabora su obra. Así vemos cómo el genio andaluz tenía intención de pintar "un sol que ilumine la escena y trigo en el puño de un soldado agonizante con el arma rota", pero lo quitó porque sólo quería que Guernica "fuese la sombra fúnebre", mientras Dora fotografía todo el proceso. La obra se completa con estudios y artículos sobre un cuadro que cambió el arte.

Compartir el artículo

stats