Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La cultura contra el coronavirus

La industria musical ante la distopía

Las perspectivas negativas de un sector que, en plena crisis del coronavirus, depende de las multitudes del directo, inspira una pieza audiovisual de Víctor Lemes sobre los conciertos online

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La paralización de la industria musical en el paréntesis global que ha congelado el conjunto del sector de la cultura en España con motivo de la crisis sanitaria del coronavirus abre un nuevo capítulo de incertidumbre en el corazón de una profesión cuyo latido depende, sobre todo, de las multitudes del directo. La paradoja de que la música haya constituido precisamente uno de los arropes principales durante el confinamiento con un aluvión de conciertos gratuitos online aviva el debate sobre los futuros derroteros del sector musical en las postrimerías de esta cuarentena a corto y medio plazo.

Este escenario de desconciertos es el que ha inspirado la nueva pieza de reflexión autoparódica del cantautor y humorista Víctor Lemes, con un cortometraje en el que preconiza un horizonte distópico de festivales y actuaciones virtuales en la estela gélida de un episodio de Black Mirror. Bajo el título 2021 D. C., el propio Lemes protagoniza esta breve pieza audiovisual que filmó a partir de una iniciativa de David Sainz, en la que invitaba a creadores y artistas de distintas disciplinas a crear una obra bajo la premisa de una supuesta extensión de la cuarentena hasta el próximo 2021.

En su cortometraje, Lemes se interpreta a sí mismo durante un concierto online en directo bajo la denominación Bizum Life y, a su término, trata de vender su disco desesperadamente al precio de una corona con veinte antes de que el público-internauta, al que intenta retener para una firma de discos electrónica", cambie de pantalla.

A esta pieza se suma una composición musical ad hoc titulada Décima al ¿futuro del artista? , que dice así: "A la hora anunciada entre usted a mi Instagram / Configure su Webcam / Meta bien la coordenada / Haga un Bizum en la entrada en su casa y a cubierto / Lo que quiera, precio abierto /Meta el código QR / Ya está dentro. /No me cierre / Bienvenido a mi concierto".

"Esta idea futurista se me ocurrió como una posible solución o escapatoria para el mundo del arte, en general, y de la música, en particular, donde a lo mejor el día de mañana la gente tendría que pagar online para ver al artista y remunerarlo, ya que las aglomeraciones han sido totalmente canceladas", explica Lemes, quien subraya que el futuro horizonte de restricciones a los aforos limita, sobre todo, las posibilidades de subsistencia de los músicos. "La situación es realmente muy complicada porque nosotros dependemos de las aglomeraciones y, si van a escalonarse durante muchos meses seguidos, unido al temor de la gente a juntarse por miedo al contagio, no sé qué va a ser de nosotros", añade.

A este respecto, la Asociación de la Industria Musical Canaria (Aimca), constituida por más de 70 productoras y empresas vinculadas a la actividad musical en Canarias, hizo público a finales del pasado mes de marzo un comunicado en el que indicaba que en las islas peligra un total de 26.000 puestos de trabajo ligados a la industria musical como consecuencia de la crisis del Covid-19, ante lo que el colectivo reclama un plan de medidas urgente para evitar su debacle.

Además, un informe reciente elaborado por la Asociación de Promotores Musicales (APM) y remitido al Ministro de Cultura prevé cancelaciones hasta septiembre -lo que se llevaría por delante las citas musicales más importantes del calendario- y pérdidas de 622 millones de euros. En esta línea, las consecuencias de la crisis sanitaria del coronavirus se sentirían hasta la segunda mitad de 2021, por lo que la APM reclama subvenciones y cambios fiscales para el sector.

Medidas

Asimismo, en el ámbito de Canarias, el área de Cultura del Gobierno de Canarias anunció la pasada semana que impulsará en los próximos días un paquete de medidas inmediatas dirigidas a paliar los efectos de la crisis en el ámbito de la cultura con una dotación de 2,6 millones de euros, así como una convocatoria de proyectos creativos en todos los ámbitos del sector.

Por su parte, también la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Encarna Galván, ha trasladado a Aimca el compromiso de la corporación capitalina con la cultura a través de un plan de medidas, entre las que se incluye un programa para la movilización del sistema cultural local mediante convocatoria abierta de proyectos musicales y artes escénicas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats