Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Martín Caparrós

"Hay quien cree que la muerte es un error"

"Siempre vivimos con miedo, siempre el gran instrumento de cualquier poder para ejercer ese poder es el miedo que tengamos a X, Y o Z", afirma el periodista, autor de la novela 'Sinfín'

El escritor Martín Caparrós.

El escritor Martín Caparrós. M.V.

En Sinfín plantea la inmortalidad a costa de un montón muertos.Sinfín

¿Por qué a costa de un montón de muertos?

Por lo que llama La Más Bella Historia: la búsqueda de la inmortalidad se cobra las víctimas.La Más Bella Historia

Bueno, eso siempre es así, ¿no? No digo que esté bien, pero no es sorprendente.

Su argumento es semejante a la pandemia. Me refiero a la muerte de los viejos.

Sinfín está publicada ahora, justo unos días antes del Estado de alarma. La terminé hace año y medio. Puede ser. Para empezar hay una base cierta en la novela que es aquello de que hay gente que cree que la muerte es un error que hay que subsanar. Este, durante mucho tiempo se buscaron formas ilusorias para ello? Las religiones son formas ilusorias para sobrellevar la muerte. Estas investigaciones de las que hablo al principio de la novela, de un modo u otro, están en curso.

Cuénteme.

Me refiero a estos muchachos que han hecho fortuna con alguna empresa digital o cosa por el estilo y que tienen unas vidas tan extraordinarias que no tienen ganas de que se acaben. Están poniendo mucho dinero para ver cómo hacen para vivir para siempre. Hay dos líneas: la que dicen que hay que actuar sobre el cuerpo para conservarlo todo lo posible; reemplazar partes del cuerpo, meter nanotecnología para no sé qué... y luego están los que dicen que hay que dejar de lado el cuerpo y transferir el cerebro a otro sitio donde pueda vivir tranquilo; total, la identidad es el cerebro. Esto es cierto, está en un estadío muy incipiente. La base está sucediendo, pero luego es una novela. Lo que me llamó mucho la atención de todo esto -decía usted que guarda relación con la pandemia- es que terminé por inventar que la condición fundamental para conseguir una estabilidad más o menos eterna es que uno aceptara aislarse absolutamente. Y esto es lo que nos dijeron en la pandemia: si quieres vivir, no eternamente, sí unos años más, no tienes otra que aislarte.

¿Cree que han logrado domesticarnos?

Esta es la gran pregunta. Me la hago muy a menudo. Siempre vivimos con miedo, siempre el gran instrumento de cualquier poder para ejercer ese poder es el miedo que tengamos a X, Y o Z: a la muerte, a la represión, al hambre, al paro, qué sé yo. Pero nunca fue tan evidente como en estos cuatros meses. Todo lo que hicimos, lo hicimos por miedo y nos impusieron gracias a ese miedo absoluto cosas que nunca habríamos tolerado: que no nos dejen salir de nuestras casas, que no nos dejen trabajar, que no nos dejen despedirnos de nuestros padres... ¿Podremos sacudirnos esta tasa enorme de miedo y volver a una situación más parecida a la anterior o seguiremos en esta línea de susto que hace que aceptemos cosas inverosímiles? Mi pregunta es en qué momento vamos a poder dejar de lado este acostumbramiento extremo al miedo.

Imponen ahora la mascarilla porque aducen que los comportamientos de algunos no han sido óptimos.

Los represores tienen la mejor de las excusas: el bien común. Un represor armado con el bien común es un mono con navaja.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats