Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política cultural

Rubén Pérez Castellano: “Ya hemos pasado del rescate a todo el sector cultural a su reactivación”

“Ya hemos pasado del rescate a todo el sector cultural a su reactivación”

Rubén Pérez Castellano es el Director General de Cultura del Gobierno de Canarias, cuya área ha impulsado un plan de choque para el rescate del sector cultural en el marco de la crisis de la Covid-19 con 12 convocatorias públicas y más de 6 millones de euros. El próximo paso es reactivar las programaciones culturales.

El Gobierno de Canarias aprobó en consejo el pasado 10 de septiembre una normativa específica para el desarrollo de la programación cultural estable en espacios culturales, que requerirán de una única autorización previa. ¿En qué medida pondrá fin a la arbitrariedad a la que se enfrenta el sector para poder desarrollar su actividad?

En la medida en que hace posible la reactivación de las programaciones. Lo que se ha conseguido realmente con esta normativa es posicionar la actividad cultural ordinaria de los centros públicos fuera de los eventos multitudinarios, que es una excepción que ha marcado la norma y que ha sido la clave para poder reiniciar la actividad, que es la lucha que estábamos persiguiendo. En este sentido, ya hemos pasado del rescate a todo el sector cultural a la reactivación.

¿Cómo funciona este sistema y cómo se garantiza la agilidad de este trámite con la antelación suficiente?

Esta es una autorización para los espacios, esto es, teatros, auditorios y casas de la cultura, donde un comité interdepartamental, en el que ya estamos nosotros como área de Cultura del Gobierno, junto con Sanidad, estudia todas las peticiones. Este sistema ha permitido agilizar la reanudación de la actividad en esos espacios culturales que ya tenían una programación y, además, están saliendo adelante sobre la marcha.

“Estamos terminando de pagar las ayudas, lo que significa que estamos trabajando a un ritmo de vértigo”

Rubén Pérez Castellano - Director General de Cultura del Gobierno de Canarias

decoration

¿Cómo se protege a los gestores y promotores en caso de nuevas cancelaciones según el escenario epidemiológico?

Es que ahora mismo la normativa no plantea la cancelación ni el aplazamiento. Incluso, en todas las convocatorias que estamos sacando, lo que se plantea en el caso de que surgiera cualquier problema es la exhibición vía streaming sin público. Pero desde que nosotros iniciamos la nueva andadura del Teatro Guiniguada el pasado septiembre, no hemos cancelado nada ni nos planteamos cancelar nada.

El plan de choque del área de Cultura del Gobierno de Canarias ha destinado más de 6 millones de euros de ayuda al sector a través de 12 convocatorias públicas. ¿Cuáles son sus próximas líneas de trabajo?

La mejor ayuda que se le puede brindar al sector es reactivarlo. Por eso hemos generado una normativa que nos permite reanudar la actividad cultural. Ahora estamos tratando de incentivar tanto a cabildos como a ayuntamientos a través de la comisión de Cultura para que fomenten la producción a nivel local. No podemos perder de vista que la política cultural de la comunidad autónoma es una competencia compartida entre Ministerio, comunidades, cabildos y ayuntamientos, así que necesitamos que las administraciones reactiven la actividad cultural, porque está permitida y es segura. Lo que hemos hecho -aunque esto se retrotrae a la etapa anterior a la pandemia- es reunirnos periódicamente con todos los cabildos y mantenemos una relación directa con los ayuntamientos a través de la comisión de Cultura de la FECAM, porque este es un tema de competencias compartidas. Ahora mismo hay ayuntamientos con más restricciones que las que establece la ley, porque creo que todavía hay mucha sensación de miedo. Luego, también están las limitaciones económicas, porque se ha derivado presupuesto a otros departamentos o áreas, lo cual es un peligro, porque seguimos cuantificando la cultura por su valor monetario, pero a mí me gusta resaltar que, sobre todo en estos momentos de crisis, el ciudadano necesita agarrarse a los valores culturales.

“Desde que iniciamos la nueva andadura del Guiniguada, no hemos cancelado ni vamos a cancelar nada”

decoration

¿Esta es la línea que marca la última convocatoria del plan, que destina 650.000 euros a proyectos culturales impulsados por ayuntamientos?

Efectivamente, esta última convocatoria sale adelante porque tenemos que salir de la pura exhibición e incentivar todos los proyectos culturales y, para eso, necesitamos proyectos culturales. En Canarias tenemos que salirnos de la cultura de exhibición y necesitamos un proyecto cultural de cada municipio porque, desde mi punto de vista, la cultura siempre tiene que irradiarse desde los ámbitos locales.

Precisamente, una de las primeras convocatorias del plan de choque de su área se basaba en promover la redacción de proyectos e ideas, en que resultaron beneficiados más de 500 operadores culturales. ¿Cree que ahora podrían tener salida?

Exactamente: los hay y deben ser apoyados con esta convocatoria para proyectos culturales impulsados por ayuntamientos. Y donde no los hay, tenemos una oficina de apoyo. La política cultural del Gobierno de Canarias se desarrolla en un porcentaje muy alto a través de una empresa pública, Canarias Cultura en Red, donde tenemos una oficina de apoyo, así que estamos brindando la oportunidad a las administraciones locales de que, incluso, nos pidan ayuda para elaborar un proyecto cultural municipal, en el caso puntual de que lo necesitaran, porque los ciudadanos de cada municipio necesitan acceder a la cultura, que además debe descentralizarse.

“Cultura segura’ es un lema que tiene que calar porque, además, ahora es más necesaria que nunca”

decoration

¿Cómo se garantizarían las contrataciones, que es lo que realmente aliviaría la situación de los profesionales del sector?

Aquí vuelvo al plan de incentivación con cabildos y ayuntamientos, porque yo no puedo intervenir en el funcionamiento o programación de sus espacios. En lo que respecta a la reactivación de la programación en nuestras salas, ya está en marcha. Creo que un ejemplo claro -que, por otra parte, no fue buscado- es que fuimos el primer espacio cultural de titularidad pública que abrió sus puertas después del confinamiento con el concierto de Yul Ballesteros en el Teatro Guiniguada. O la reactivación del primer rodaje en España de la serie Hierro, con un grupo burbuja dirigido por Movistar+ en coordinación con nosotros. Ambos son ejemplos de nuestro compromiso máximo con la reactivación del sector desde que pudimos. Pero claro, las competencias en programar no dependen de nosotros, así que estamos generando la estructura, la legislación y la incentivación para que eso suceda, incluso con esta última convocatoria, pero no podemos intervenir en espacios que no dependen de nosotros.

¿Se contempla ese tan ambicionado aumento presupuestario en la inversión cultural para evitar que se hunda un sector en constante hundimiento?

En lo que se refiere al presupuesto, ya estamos llegando a finales de año y creo que con uno de los grados de ejecución más altos de la comunidad, con un total de 12 convocatorias públicas y más de 6 millones de euros que, además, inciden en toda la cadena de valor y todas las disciplinas culturales. Esto nunca se había hecho en la historia de la empresa pública. Claro, la otra cara es que tenemos un volumen altísimo de expedientes y en el área de Cultura del Gobierno tenemos un equipo muy reducido pero muy implicado para sacar adelante los expedientes, pagar en tiempo y forma, y cumplir los tiempos, porque sabemos de la desesperación de los profesionales del sector. Por eso, ante la crisis de la Covid-19, lo que hemos hecho ha sido centrar todos nuestros esfuerzos en el rescate del sector cultural porque no podíamos perderlo y, para ello, hemos contado con el propio sector como aliado para poder cumplir ese objetivo. Ahora, para esta nueva línea de reactivación del tejido trabajamos desde la política cultural que diseñamos para Canarias desde que asumimos el cargo hace poco más de un año, que se basa en una política cultural orientada al ciudadano.

“Necesitamos que las administraciones reactiven la actividad cultural, porque está permitida y es segura”

decoration

Precisamente, una de las quejas del sector es la lentitud en cuanto al acceso a las ayudas.

Yo valoro el trabajo que se está haciendo en ese sentido con respecto a los pagos. Nosotros le dimos prioridad a las tres Ayudas Covid a autónomos, empresas y artistas, y prácticamente estamos terminando de pagarlas, lo que, sinceramente, significa que estamos trabajando a un ritmo de vértigo.

Uno de los ámbitos más golpeados es el de las artes en vivo, como manifestó el sector a través de las protestas de Alerta Roja a escala nacional o el Clúster Canario de la Música en una carta abierta dirigida a su área.

Nosotros hemos trabajado de la mano del sector de las artes en vivo, como, por ejemplo, con representantes de asociaciones como Réplica o Pie de Base. Y en cuanto a la carta remitida por el Clúster, el tema es que todo lo que se pide ahí ya se ha hecho desde el Gobierno. El problema está en que necesitamos que las programaciones en los espacios de los ayuntamientos y cabildos salgan adelante.

Con todo, dado que la normativa para la programación cultural estable excluye los eventos y festivales, ¿su celebración es viable en Canarias, como tantos que se han llevado a cabo en el resto del país hasta ahora sin registrar ningún contagio?

Por supuesto, tú puedes montar un evento con la autorización de Sanidad y que funcione, como, por ejemplo, el Festival Hispanoamericano de Escritores de La Palma, que se celebró en un parque al aire libre con unos protocolos exquisitos basados en la distancia interpersonal, desinfección continua de espacios e itinerarios de entrada y salida. Solo es cuestión de perder el miedo y de voluntad por parte de los dirigentes de las diferentes administraciones. No podemos olvidar que la cultura es segura y que tenemos unos protocolos exquisitos frente a otros sectores o comunidades, con aforos basados en la distancia perimetral y con mascarilla. “Cultura segura” es un lema que tiene que calar, porque, además, ahora es más necesaria que nunca. Necesitamos aumentar toda la actividad cultural porque la gente necesita aferrarse a ella.

Compartir el artículo

stats