Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dámaso regresa con Llull a Mallorca

El artista dona al Obispado una treintena de obras de la exposición que hizo en la iglesia de Santa Eulalia en 2015, por el 700 aniversario de la muerte del beato

Dámaso regresa con Llull a Mallorca

Dámaso regresa con Llull a Mallorca

Las obras que Pepe Dámaso (Agaete, 1933) realizó en homenaje al beato Ramón Llull regresan a Mallorca, tras formalizar la donación al Obispado de Mallorca de una treintena de piezas, entre retratos, collages y esculturas de las las series que hizo en 2015 para la exposición Luz de Lllul, en el marco de los actos por el 700 aniversario del escritor, filósofo, poeta, místico, teólogo y misionero mallorquín.

La iglesia de Santa Eulalia, que acogió dicha muestra, volverá a dar abrigo a estas series en una exposición temporal, con la previsión de mantener una sala permanente con una selección de las obras, tal como avanzó Francesc Vicens, vicario episcopal de Patrimonio del Obispado de Mallorca. “Para nosotros es un privilegio contar con estas obras que vienen a ampliar el patrimonio cultural y de fe, que pueden disfrutar creyentes y no creyentes”, sostuvo Vicens tras el acto de la firma de la donación, en un encuentro celebrado ayer en la casa-taller de Pepe Dámaso, en el barrio de La Isleta.

Según Vicens, “nuestra intención es producir aquella exposición en Santa Eulalia; la riqueza, como dice Pepe Dámaso, es la unidad de todo el conjunto, e intentaremos mantener ese conjunto”.

“La iglesia no es un ente muerto, la fe sigue viva y sigue produciendo obras y el de Pepe Dámaso es un clarísimo ejemplo”, destacó el vicario. En su opìnión, contar con estas obras que ya se están en Mallorca, “es una oportunidad de lujo para poner en valor la belleza, que es consustancial con la fe y con nuestra manera de entender a dios”.

8

Pepé Dámaso dona cuadros al Obispado de Mallorca

Tres meses en el hospital

El homenaje de Pepe Dámaso a la figura de Ramón Llull (1232-1316) tiene su punto de partida en 2015 tras la invitación que le lanzó Joan Guaita, galerista del artista grancanario, que estuvo ayer presente en la firma, junto a Carmensa De La Hoz, comisaria de la exposición. Fue un año complicado para el artista al resentirse su salud y permanecer tiempo ingresado.

El trabajo para esta exposición y completar el resto de obras que había comenzado a principios de ese año fue determinante en su mejoría de salud. Dámaso pasó tres meses en el hospital y tras su recuperación “se decidió retomar el proyecto, y aunque pareciera que podría estar desganado comenzó con el trabajo poquito a poco, con entusiasmo, y en noviembre estábamos en Palma de Mallorca con el maestro inaugurando una exposición en una iglesia”, detalló ayer Carmensa De La Hoz.

Pepe Dámaso dona tres series de cuadros y una escultura al Obisapdo de Mallorca

“Hice un esfuerzo que ha sido una constante damasiana”, explicó un emocionado Pepe Dámaso en un acto entre amigos en el se le agolpaban recuerdos de su niñez en Agaete; y de su amigo César Manrique, que fue quien le recomendó en los años 80 al que sería su galerista, Joan Guaita. Según razonó Dámaso, “siempre he tenido esa fortaleza, y las emociones que hoy tengo, cuando me faltan tres años para los 90 estoy aquí con ustedes jugando entre islas. Por eso estoy vivo, me he quedado sin perras porque todos nos hemos resentido, pero he tenido la paciencia de contar con los amigos”.

La donación de esta treintena de piezas en homenaje Ramón Llull es un gesto de “desprendimiento de la obra en un momento en el que todos tenemos que dar lo mejor de cada uno, y lo mejor mío es la espiritualidad y la belleza, que ha sido mi profesión”, dijo Dámaso. En su opinión, “es una obra muy especial que se podría disgregar, y eso me hizo pensar que Mallorca podría tenerlo para que se conserve como ellos quieran; no voy a poner pegas ninguna, todo lo contrario”.

Dámaso regresa con Llull a Mallorca

Un “mundo creativo”

En cuanto a Ramón Llull y los conceptos que manejó Dámaso para esta exposición, el artista declaró su admiración por el "mundo creativo" que plasmó en sus libros, que se encuentran en el Archivo Diocesano de Gran Canaria, "los libros más antiguos de Canarias", según enfatizó. “Si hay un motivo estético es ese”.

En los textos que acompañan el catálogo de la exposición Luz de Lllul, se acentúa la relación de Mallocar con Canarias. “Se habla de cómo los mallorquines vinieron a las Islas, y en la historia de Canarias está la parte de religiosidad de los mallorquines, y eso es un fundamento que quiero recalcar”.

Recordó el artista que el beato mallorquín, que “está en vias de canonización en Roma”, es “un hombre que me sobrepasa en la medida del prestigio que tiene en el mundo”. En cuanto a los motivos, Dámaso resumió que “la esencia ha sido el arte, que es la fe y la belleza”. “Hay tantas cosas que cogí como elementos -entre ellos, vegetación de las Islas-, y en los retratos hay gente conocida como el músico Jordi Savall”.

En este contexto, explicó que Ramón Llull “tiene una parte surrealista del mundo; jugó mucho con las letras, el universo, con los astros, la creación, y hay algo cósmica y una espiritualidad en las obras”. De las obras quiso destacar “una pieza de un caballo por la anécdota de la entrada en la iglesia”. Un templo del siglo XII, la propia iglesia de Santa Eulalia, donde según la historia, entró Ramón Llull a caballo tras una mujer que padecía un cáncer de pecho.

Dámaso regresa con Llull a Mallorca

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats